Seguridad de la página de inicio
viernes, 17 enero 2020
Log in

Hígado graso no Alcohólico

El hígado graso y su progresión a fibrosis podrían tratarse con una nueva terapia génica

La enfermedad del hígado graso no alcohólico presenta una prevalencia entre el 20 y el 30 % de la población mundial. Esta patología abarca desde la esteatosis simple (grasa hepática) hasta su manifestación inflamatoria (esteatohepatitis), que puede evolucionar a fibrosis, cirrosis y, en ocasiones, a carcinoma hepatocelular. Una de sus principales características es su enorme complejidad debido a las comorbilidades asociadas, lo que resulta que aun hoy en día se considere una enfermedad sin tratamiento. Algo que podría cambiar gracias a recientes investigaciones.

¿Conoces la enfermedad de Wilson?

La enfermedad de Wilson es una enfermedad rara que puede manifestarse como enfermedad hepática, neurológica o psiquiátrica. Se hereda a la vez del padre y de la madre (herencia autonómica recesiva) por mutaciones en un gen ATP7B, localizado en el cromosoma 13, que codifica una proteína necesaria para eliminar el cobre sobrante desde el interior de la célula hepática a la bilis.

Aumento del hígado graso entre los jóvenes

Del estudio se extrajeron varios datos interesantes: la gran mayoría de los jóvenes del estudio que presentaron la enfermedad del hígado graso no alcohólico tenían sobrepeso, con un IMC superior a 25. Y entre las personas que presentaron una mayor cantidad de depósitos de hígado graso, el 60% eran obesos.

Un fármaco experimental disminuye el nivel de colesterol y el hígado graso no alcohólico relacionado con la obesidad

Científicos de la Escuela de Medicina Feinberg de Northwestern University en Chicago (Estados Unidos) han desarrollado un nuevo fármaco experimental, conocido como TM5614, que, en modelos experimentales, logra revertir el colesterol alto y la enfermedad del hígado graso no alcohólico relacionado con la obesidad.

Reducir el consumo de cigarrillos y refrescos para detener el hígado graso

De acuerdo con una noticia que se dio a conocer recientememnte "consumir más de una lata de refresco al día o fumar más de un paquete de cigarrillos, así como beber alcohol de forma moderada aumenta el riesgo de padecer la conocida como enfermedad del hígado graso, según un estudio de investigadores franceses".

La expresión de polimorfismo PNPLA3 podría ser la clave para la enfermedad hepática grave en NAFLD en la población hispana

Se ha demostrado que la presencia de alteraciones en algunos genes y en particular la deteccción del llamado "polimorfismo en el gen PNPLA3" está directamente relacionado con la susceptibilidad de padecer hígado graso no alcohólico y posteriormente progresar a las formas agresivas de la enfermedad, incluidas la cirrosis hepática y el carcinoma hepatocelular.