Seguridad de la página de inicio
domingo, 15 septiembre 2019
Log in

Cáncer de hígado

LI-RADS, EL NUEVO MÉTODO PARA EVALUAR CÁNCER DE HÍGADO

El envejecimiento y el cambio en el estilo de vida de la población han contribuido con el incremento en la tasa de incidencia en Cáncer de Hígado, el problema con este cáncer era que no se había estandarizado una clasificación por imagen para su detección oportuna. 

  • Escrito por Dra. Fernanda Alpizar
  • Categoría: Cáncer de hígado
  • Visto: 169

Evalúan la utilidad de la biopsia líquida en el cáncer de hígado

Esta prueba poco invasiva, presentada en un estudio publicado en la revista Nature Materials, puede detectar el ADN circulante del tumor (ctDNA), sustancia que expulsan los tumores al torrente sanguíneo, en una pequeña muestra de sangre, lo que ayudaría a detectar de manera precoz el cáncer de hígado, así como a analizar cómo evoluciona el tratamiento de los pacientes.

Nuevos hallazgos sobre la LKB1, una proteína clave en el cáncer de hígado

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores emplearon modelos preclínicos de ratón y posteriormente validaron sus descubrimientos en pacientes con tumores hepáticos. Los resultados han sido expuestos en un artículo publicado en la revista EBioMedicine-The Lancet por los investigadores Imanol Zubiete, Juan Luis Rodríguez y Fernando Lopitz, bajo la dirección de las ya mencionadas Martínez Chantar y Teresa Cardoso.

Animales de laboratorio para conocer mejor el cáncer hepático

Un conjunto de investigadores afincados profesionalmente en la pacense Facultad de Ciencias de la Universidad de Extremadura (UEx), concretamente del departamento de Bioquímica, Biología Molecular y Genética, utiliza las ratas con un fin vital a largo plazo: identificar nuevas maneras de diagnosticar, pronosticar e incluso de tratar el cáncer hepático en humanos.

Aprobado cabonzantinib, de Ipsen, para cáncer de hígado

La CE también ha aprobado el uso de Cabometyx (cabozantinib) para el tratamiento del carcinoma de células renales (CCR) avanzado tanto en adultos sin tratamiento previo con riesgo intermedio o elevado (mayo de 2018), como en adultos después del tratamiento con terapia previa dirigida al factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF).