Seguridad de la página de inicio
miércoles, 19 febrero 2020
Log in

La citoquina que promueve el hígado graso y la resistencia a la insulina

El hígado graso (con o sin fibrosis) se denomina enfermedad grasa del hígado no alcohólica (EHGNA) y es una patología que engloba múltiples afecciones hepáticas que afectan a las personas que beben muy poco o nada de alcohol. Su principal característica es una gran acumulación de grasa en las células del hígado, los hepatocitos. Habitualmente, este órgano posee cantidades pequeñas de ella (alrededor de un 10% de su peso). Sin embargo, cuando la acumulación es excesiva y supera esta cantidad nos encontramos con la llamada esteatosis hepática.

Una investigación dirigida por Herminia González, del Laboratorio de Enfermedades Metabólicas del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva, del Hospital Clínico de Valencia, en España, indica que la la citoquina inflamatoria Light (TNFSF14), promueve la esteatosis hepática (hígado graso) y la resistencia a la insulina.

Estos datos han sido publicados recientemente en la revista oficial de la European Association for the Study of Diabetes, la investigadora principal, Andrea Herrero Cervera, ha explicado que la investigación tiene como punto de partida "estudios previos que indican la implicación de la citoquina Light en enfermedades metabólicas". Esta fue la base para estudiar el papel de esta citoquina en la enfermedad del hígado graso no alcohólico y la diabetes mellitus tipo 2.

Los resultados del estudio demuestran, según Herrero Cervera, que la inactivación de la citoquina Light en modelos de ratón sometidos a dieta alta en grasa y en colesterol disminuye la esteatosis hepática, la inflamación y la resistencia a insulina.

Pero que tiene que ver la resistencia a la insulina en todo esto? Bueno, la resistencia a la insulina ocurre cuando el cuerpo no responde a la insulina que produce. El resultado es que la glucosa no puede entrar las células y se queda en la sangre. Con el tiempo, el nivel de glucosa en la sangre se acumula y el resultado es diabetes. Adicionalmente, el páncreas trabaja más duro para producir más insulina.

La resistencia a la insulina asociada a factores de susceptibilidad genética condicionan una serie de alteraciones clínicas como arterioesclerosis como consecuencia de la disminución del colesterol HDL, la elevación del LDL y de los triglicéridos. A la larga, el depósito excesivo de grasas en la pared de las arterias favorece unna Hipertensión Arterial y la intolerancia a la glucosa puede progresar a diabetes mellitus tipo 2.

Entre las complicaciones asociadas a la diabetes mellitus tipo 2 se encuentran las enfermedades hepáticas, como la enfermedad del hígado graso no alcohólico. La enfermedad del hígado graso no alcohólico se caracteriza por la acumulación de lípidos en el hígado, alteración conocida como esteatosis hepática, por la inflamación y por la fibrosis, entre otras características. La progresión de esta enfermedad puede desembocar en cirrosis y carcinoma hepatocelular.

 

Referencia

Herrero-Cervera, A., Vinué, Á., Burks, D. J., & González-Navarro, H. (2019). Genetic inactivation of the LIGHT (TNFSF14) cytokine in mice restores glucose homeostasis and diminishes hepatic steatosis. Diabetologia, 62(11), 2143-2157.

https://www.redaccionmedica.com/secciones/aparato-digestivo/hepatologia/la-citoquina-light-promueve-el-higado-graso-y-la-resistencia-a-la-insulina-1261

Cipriani-Thorne, E., & Quintanilla, A. Diabetes mellitus tipo 2 y resistencia a la insulina. Revista Medica Herediana, 2010:21(3), 160-171.

 

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas