viernes, 24 mayo 2019
Log in

Hepatitis virales

Descubren virus de hepatitis B en esqueletos de hace 4.500 años

Ese descubrimiento ha hecho suponer que el virus ya infectaba a los humanos cuando estos abandonaron el continente africano, hace más de 60.000 años, o incluso antes, aunque hasta la fecha no se han encontrado evidencias que lo confirmen. Cómo ya hemos dicho, el descubrimiento que se acaba de realizar ha revelado los primeros casos comprobados de contagio en nuestra especie.

Los nuevos antivirales también curan la hepatitis C en pacientes coinfectados con VIH

Los resultados clínicos a largo plazo después del tratamiento del virus de la hepatitis C (VHC) en pacientes con VIH / VHC no están bien descritos. El objetivo de este artículo observacional del Grupo de Trabajo sobre la Hepatitis C en colaboración con el Instituto de Mejora de la Investigación Clínica y Epidemiológica del VIH en Europa (EuroCoord), tuvo como objetivo comparar la respuesta al tratamiento del VHC en pacientes con VIH / VHC en diversos estudios de varios autores en Europa.

México, sede del VI Congreso de VIH y Hepatitis C en las Américas

 

 

La elevada calidad de los ponentes y su enfoque en la región latinoamericana permitirán a los participantes fortalecer conocimientos en favor de la población afectada.

Habrá conferencias magistrales, presentación de investigaciones, ponencias y mesas de discusión, así como exhibición de carteles relacionados a mejores prácticas.

Las Manifestaciones extrahepáticas de la infección por hepatitis C

La erradicación del virus es, sin duda, un objetivo clave en el abordaje terapéutico de las características extrahepáticas relacionadas con el VHC. Sin embargo, el escenario ha sufrido un cambio disruptivo con la aparición de terapias antivirales de acción directa, que han surgido como cambiantes de juego en la terapia contra el VHC; por lo tanto, se puede anticipar que el enfoque terapéutico para pacientes con VHC que se presentan con manifestaciones extrahepátiocas también cambiará drásticamente.

Reactivación del virus de la hepatitis B en pacientes con terapia inmunosupresora para enfermedad reumática

Los actuales tratamientos han cambiado el pronóstico de la artritis reumatoide y otras enfermedades reumáticas, y ha disminuido la progresión a formas con grave afectación del aparato locomotor, pero siempre debemos tener en cuenta el balance riesgo-beneficio y adecuar el tratamiento a los antecedentes y preferencias del paciente.

Infectólogos participan en la investigación de nuevas estrategias de tratamiento para el VIH y hepatitis C

La revista americana “Clinical Infectious Diseases”, una de las publicaciones científicas más prestigiosas en el campo de las enfermedades infecciosas, ha publicado dos artículos sobre sendos ensayos clínicos en los que ha participado la Unidad de Enfermedades Infecciosas, conformada por profesionales de los Hospitales Juan Ramón Jiménez e Infanta Elena, a través de la Fundación de investigación biomédica Fabis, cuyos resultados permitirán mejorar el manejo terapéutico de los pacientes con infección por VIH y hepatitis C, contribuyendo a reducir toxicidades y efectos secundarios y, de este modo, mejorando el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes.

Enfermedades infecciosas por transfusión en México

Las infecciones transmitidas por transfusión en México tienen características particulares que probablemente guardan relación con la ubicación geográfica del país, su topografía, el clima y las características genéticas de la población; en otras palabras, la altiplanicie mexicana que caracteriza el clima en el centro del país debido a su altitud, cambia el patrón de las infecciones, a pesar de que gran parte del país se ubica por debajo del trópico.

Más de 50 millones de niños de todo el mundo padece una hepatitis viral

Las hepatitis víricas son una causa importante de morbimortalidad en todo el mundo. La prevalencia de infección por los virus de la hepatitis, así como la importancia relativa de los distintos tipos existentes, varía según las áreas geográficas, y la incidencia real es desconocida debido al gran número de infecciones asintomáticas y formas anictéricas. Existen pocos estudios en población infantil, y la gran mayoría de los realizados en adultos calculan la prevalencia en donantes de sangre, grupo que no refleja de forma exacta a la población general.