miércoles, 23 enero 2019
Log in

El arte de la medicina: una investigación hermenéutica

A continuación reproducimos parte del artículo del profesor Arturo G. Rillo de la Facultad de Humanidades y el Centro de Estudios de la Universidad Autónoma del Estado de México. Su reciente artículo aporta valiosos elementos de reflexión sobre el sentido de la vida y la vivencia de la enfermedad. Parecería ser que "el tomar conciencia" sobre el sentido del porqué estamos en este mundo forma parte del misterio oculto de nuestra existencia. La meta de "simplemente curar" no es suficiente, cuando este don no es exclusivo del médico, sino que en él intervienen otros muchos factores (por ejemplo la voluntad, la acción, la medición del cambio). La reflexión entonces nos lleva a considerar que parte de "el arte de la medicina" es la habilidad de acompañar en la vida a un ser humano, con el fin último de tomar conciencia de la finitud de la vida, de la importancia de "estar alerta" ante la enfermedad y tomar las adecuadas acciones para recuperar la salud (cuando aún se pueda). Por todo ello nos pareció sumamente interesante transmitirlo a nuestros pacientes, familiares y amigos visitantes del Portal AMHIGO que buscan enriquecer su vida con contenidos de valor filosófico. 

A continuación dejamos la palabra a Arturo Rillo: "Al preguntar por el sentido originario de la salud se han puesto de manifiesto dos problemas fundamentales: el olvido de la salud y el misterio que subyace en el estado oculto de la salud. Su análisis filosófico, desde la perspectiva hermenéutica–fenomenológica de Hans–Georg Gadamer, ha permitido concluir que son el resultado de la transición de la medicina antigua hacia una medicina científica y técnica.

Esta transición conduce a pensar el fundamento científico de la medicina en tanto ciencia de la enfermedad, que de acuerdo con la tradición médica sería la forma más apropiada para conceptuarla. Sin embargo, Gadamer sostiene en su libro The Enigma of Health que existe una estrecha correlación de existencia entre la salud y la enfermedad, por lo que la medicina no se circunscribe a ser la ciencia de las enfermedades, dado que la enfermedad no puede existir sin la salud.

Es decir, si la enfermedad se vivencia al establecerse como vínculo entre el ser humano y el mundo de la vida, la salud también se expresa como la relación que se establece entre la vida y el mundo al que está referido el ser humano. En este sentido, salud y enfermedad son modos del ser, formas en las que el ser humano expresa su existencia, su habitar en el mundo de la vida de manera particular y contingente.

Entonces, si la medicina es el arte de curar ¿existe un arte vinculado a la salud propiamente dicha? O bien, si la medicina se define como la ciencia de la enfermedad ¿existe una ciencia cuyo objeto de estudio sea específicamente la salud? La medicina contemporánea también se orienta hacia el estudio científico de la salud, pero ésta no es el objeto de estudio formal de la medicina.

¿Cómo incorporó la medicina, en tanto arte de curar y ciencia de la enfermedad, el estudio de la salud? La historia demuestra que la medicina ha tenido la necesidad de incluir el estudio de la salud para explicar la enfermedad.

En la segunda mitad del siglo XX, el objeto de estudio de la medicina se circunscribió al proceso salud–enfermedad como dos momentos mutuamente excluyentes de un mismo proceso. Esta concepción permitió delimitar el campo temático de la medicina y ofreció la posibilidad de comprenderse a sí misma y de captar el sentido de su realización en la unidad de la existencia humana.

¿Cuál es este sentido? La influencia y los medios que proporciona la ciencia moderna al modelo biomédico, se han utilizado para explicar la enfermedad o la salud desde la enfermedad, fortaleciendo la concepción actual de que salud y enfermedad son dimensiones de una unidad dual.

La hegemonía del modelo biomédico y su perspectiva biotecnológica en el ámbito de la salud y de la enfermedad ha propiciado que el arte de la medicina se oriente principalmente al arte de curar, determinando una tradición médica que da a la medicina la categoría de ciencia universal verdadera, especialmente si el modelo biomédico de las ciencias de la salud se suma al todo de nuestro mundo social. ¿Cómo interpretar la tradición médica en una época en la que se recupera el concepto de totalidad del ser humano? Para pensar en esta cuestión, téngase en cuenta que Heidegger indica que la situación de la interpretación como apropiación comprensiva del pasado, es siempre la situación de un presente viviente y, por su parte, Gadamer afirma que pertenecemos siempre a una tradición y el tema que se quiere comprender es un momento de la tradición.La tradición médica se presenta a la vida como el arte de curar; sin embargo, dicho arte sólo constituye uno de los aspectos del mundo de la vida, pues la medicina se comprende como una actividad fundamental de la vida fáctica que permite al ser humano mantenerse abierto a las posibilidades que ofrece el estar en el mundo.

Al tematizar la tradición médica, se identifica un horizonte de sentido caracterizado por la ciencia moderna, la racionalidad técnica, la automatización y la especialización, pero al preguntarnos por el sentido de la tradición médica desde la vida misma se abre un campo de problemas que trasciende el arte de curar: ¿cuál es el sentido originario del arte de la medicina que subyace en la tradición médica? ¿Este sentido permite guiar la tradición médica hacia la comprensión del arte de la medicina en los albores del siglo XXI?

Hoy por hoy, el arte de la medicina es un arte que ha perdido su sentido de comprensión, pues no se entiende en el enfoque contemporáneo de arte ni de técnica, como se ha dicho al traducir el término de la téchné, por lo que surge la siguiente interrogante: ¿cómo se articula el quehacer médico en el mundo de la vida? Es decir, ¿en qué consiste el arte de la medicina? ¿Dicho arte se orienta exclusivamente a la curación de la enfermedad? ¿Será posible que el arte de la medicina, según sus orígenes griegos, haga referencia a una sabiduría práctica para conservar y restaurar la salud?

Con el propósito de explorar la respuesta a la pregunta por el arte de la medicina, el estudio se realizó desde el enfoque de la hermenéutica filosófica como interlocutor para escuchar la tradición médica y desvelar el sentido originario de la tradición médica relativo al arte de curar."

Los textos previos correponden a A.G. Rillo. El artículo en extenso se encuentra disponible a través de internet.

 

Referencia
Rillo, A. G. (2006). El arte de la medicina: una investigación hermenéutica. Gaceta médica de México, 142(3), 253-260.