Seguridad de la página de inicio
domingo, 17 octubre 2021

EL PORTAL EDUCATIVO DE LA SALUD HEPÁTICA

Log in

Medicamentos en manos del comercio ilegal

Una realidad en nuestro país y el mundo

El constante aumento en la fabricación y el comercio de instrumental médico y medicamentos ilegales (ya sean falsos, robados, etc.) ha puesto en alerta a las autoridades internacionales, tanto policiales como sanitarias, sobre la emergencia de un nuevo mercado ilícito que está siendo explotado ampliamente por el crimen organizado, así lo expresan Carmen Jordá Sanz Investigadora del Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad y Andrea Giménez Salinas Framis Profesora del Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad, ambas de la Universidad Autonoma de Madrid.

Como todo mercado ilícito emergente, el tráfico de medicamentos ilegales cumple con una serie de características que le hacen atractivo para los grupos de crimen organizado: a) una gran demanda de productos farmacéuticos a bajo coste y con posibilidad de venta sin receta o prescripción médica; c) una oferta de este tipo de productos generada en países cuyos estándares de calidad y control son muy inferiores a los europeos o, en muchos casos, inexistentes; c) legislaciones heterogéneas entre los países respecto a la respuesta a este nuevo mercado, que ofrece oportunidades de negocio y márgenes de impunidad a quienes lo desarrollan y, d) las posibilidades que ofrece internet y el transporte global de mercancías como forma de intercambio, venta y distribución de productos entre diferentes países, promueven un alto beneficio entre el precio de compra en origen y el de venta al consumidor final. Por todo ello, este nuevo mercado constituye un negocio altamente vulnerable para la explotación de grupos de crimen organizado que conlleva implicaciones negativas a muchos niveles: beneficios ilegales, delincuencia a gran escala, aumento de la violencia, blanqueo de capitales, etc.

Sin embargo, la amenaza de este nuevo tipo de tráfico ilícito no se agota en el riesgo de aumento del crimen organizado sino que se ve incrementada por el producto con el que se trafica. La base de este negocio es la transacción de medicamentos y productos sanitarios, generalmente a través de internet, que no cumplen con los requisitos legales y cuya producción y distribución no se halla controlada. Con ello, una gran cantidad de medicamentos falsificados e ilegales vendidos en el mercado negro son consumidos diariamente por personas que necesitan tratamiento médico efectivo y que no son conscientes de los peligros que entraña la ingesta de este tipo de medicamentos.

De acuerdo a informes de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex), en los últimos tres años se han detectado aproximadamente 250 empresas fantasmas que trafican productos sin prescripción médica, se detalla que los productos ofertados son variados, tanto los que no necesitan receta médica como fármacos para tratar procesos oncológicos y enfermedades crónico-degenerativas.

En las licitaciones públicas puede participar cualquier proveedor radicado en la República, ya que son abiertas y muy pocas tienen candados.

Cabe destacar que medios nacionales han publicado que además de utilizar este tipo de medicamentos apócrifos, algunos proveedores no cumplen en tiempo y forma con la cantidad de medicamentos acordados, dado que son contratos tan voluminosos, de cientos y miles de millones de pesos, que si el proveedor apenas surte la mitad, ya con eso “fue buen negocio”, afirman, incluso termina quedando mal, pero no importa, pues puede volver a participar en años siguientes en estas licitaciones abiertas.

Si bien en la industria sí quedan identificados, para el gobierno siguen teniendo puertas abiertas, la “norma sagrada” inamovible en las áreas de compras es comprar lo más barato, sin importar otros factores como la experiencia y prestigio del proveedor, la calidad de los productos y o que el precio esté fuera de mercado.

La Ciudad de México se encuentra en primer lugar en aseguramientos de fármacos piratas, aproximadamente con 940 mil; le sigue Puebla con aproximadamente 2 mil y Coahuila con 638, además de otras piezas incautadas en distintos estados de la República Mexicana, según datos publicados por Anafarmex.

Referencia

Sanz, C. J., & Framis, A. G. S. (2015). El tráfico ilícito de medicamentos: un mercado ilegal para el crimen organizado. Revista electrónica de ciencia penal y criminología, (17), 10.

http://planoinformativo.com/nota/id/462108/noticia/sector-salud-en-manos-del-pirataje.html