Seguridad de la página de inicio
jueves, 09 diciembre 2021

EL PORTAL EDUCATIVO DE LA SALUD HEPÁTICA

Log in

Cinco mitos falsos de los genéricos

 

¿Ya los conocías?

Del total de medicamentos que consumimos en México, se sabe que alrededor del 20 por ciento pertenecen a la categoría de genéricos. Aunque nuestro país está avanzando en la implantación de estos fármacos , aún estamos lejos de nuestros vecinos de la Unión Europea, donde el 55 por ciento de los medicamentos que se consumen son genéricos, y en países como Alemania y Reino Unido en donde llegan a superar el 60 por ciento del total de unidades consumidas. Y es que el consumo de medicamentos genéricos todavía está rodeado de una serie de falsos mitos que es necesario explicar.

 1.- ¿Su producción está menos controlada?

Eso es falso. Todos los medicamentos deben tener los mismos controles de calidad en su fabricación, sin importar si son de marca o genéricos. Del mismo modo, todos los laboratorios farmacéuticos deben cumplir los mismos requisitos para obtener la autorización que les permita producirlos. Por ejemplo El Ministerio de Sanidad, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios y la Agencia Europea del Medicamento son los organismos que aprueban y reconocen un fármaco antes de ponerlo en circulación en Europa, en nuestro país los encargados son la COFEPRIS y en Estados unidos la FDA.

 

2.- ¿Son menos eficaces que los fármacos de marca?

Es cierto que los fármacos genéricos pueden tener excipientes diferentes a los del medicamento original, pero siempre deben contar con la misma composición cualitativa y cuantitativa en principios activos y la misma forma farmacéutica -comprimidos, cápsulas, sobres...-, aunque, eso sí, pueden tener diferente color, forma o tamaño. 

3.- ¿Tardan más en hacer efecto?

No. Los medicamentos genéricos producen los mismos efectos y en el mismo periodo de tiempo que los originales de marca. Antes de comercializarse, los fármacos "genéricos intercambiables" deben someterse a estudios de bioequivalencia con el medicamento original -desde el punto de vista de la calidad, seguridad y eficacia- para demostrar que son intercambiables.

 

4.- ¿Pueden causar confusión?

En México, los fármacos genéricos son fáciles de identificar ya que en el envase llevan la denominación "GI" ("genéricos intercambiables"). En España contienen las siglas EFG (Equivalente Farmacéutico Genérico). Además, la denominación del medicamento está formada, generalmente, por el nombre del principio activo seguido del nombre del laboratorio farmacéutico que lo ha fabricado.

 

5.- ¿Cada fármaco de marca tiene su versión genérica?

No todos los medicamentos que se comercializan en España tienen equivalente genérico. La autorización de comercialización de un medicamento genérico debe hacerse a petición de un laboratorio farmacéutico una vez que haya caducado la patente del fármaco, que en España dura 10 años. En general, un medicamento genérico requiere, como media, cuatro años de desarrollo científico.

 

LA INVESTIGACIÓN, ESENCIAL

La principal ventaja de consumir medicamentos genéricos es el precio, que es menor al del fármaco de marca. Esto se debe a que en el precio del genérico no se repercuten los gastos de investigación del principio activo -los estudios preclínicos y clínicos- que ha llevado a cabo la empresa farmacéutica y que son muy elevados. Hay que decir que poner un fármaco en el mercado implica un periodo de investigación de entre ocho y diez años. Por ello, la validez de una patente se mantiene por 20 años, lo cual permite a la casa farmacéutica innovadora tener una utilidad financiera por un período razonable. Al culminar ese período se pueden fabricar fármacos genéricos.

 

Referencias:

 

http://www.finanzas.com/sociedad/20150722/cinco-falsos-mitos-genericos-3196270.html