Seguridad de la página de inicio
lunes, 14 octubre 2019
Log in

La polifarmacia en los adultos mayores, un riesgo para la salud y el hígado

  • Escrito por Dra. Fernanda García Alvarado
  • Publicado en Prevención

El número creciente de personas de edad avanzada en la población mundial ha motivado el interés y el incremento en la investigación gerontológica y geriátrica.

Las características generales en los adultos mayores son: alta prevalencia de enfermedades crónicas, existencia de problemas de salud no declarados por considerarlos normales, la presentación atípica de síntomas que pueden dificultar su diagnóstico, tratamiento de la enfermedad en el adulto mayor que reviste la importancia de mejorar su autonomía y su readaptación a su medio habitual interviniendo sobre el paciente y su entorno, recursos de consumo sanitario elevado respecto a otros grupos de edad, pérdida en muchos casos de la capacidad para entender y asumir su propio tratamiento.

La creencia popular más extendida es aquella que dice que es posible mantenerse en buenas condiciones gracias al uso y abuso de la farmacoterapia. Las reacciones adversas por el consumo de medicamentos en la población geriátrica son mucho más frecuentes, llegando al 20%, mientras que la frecuencia desciende de un 5 a un 10% en pacientes de edad inferior a 55 años, por lo que resulta necesario hacer una evaluación de esta problemática en la población anciana, así lo dice el Dr. Patterson en una revisión sistemática que estudia esta situación.

La polifarmacia representa un riesgo para la salud, sobre todo en las personas adultas mayores, ya que con la edad, la difusión, distribución y particularmente la eliminación de los medicamentos disminuye, de ahí que su incidencia sea significativamente más alta en este grupo de edad.

La polifarmacia puede ser definida como el consumo concomitante y regular de 4 o más medicamentos, aunque hay autores que la describen como el consumo de 5 o más medicamentos.

Se abusa del consumo de medicamentos con mucha frecuencia, especialmente en los adultos mayores, debido a su pluripatología. Paralelamente al progreso del envejecimiento de la población, se produce un aumento en el consumo de medicamentos. La Organización Mundial de la Salud advierte que las personas mayores de 65 años consumen el 25% de las prescripciones médicas. Si esta corriente continúa, se calcula que llegará al 40% en 2020.

El promedio de consumo de drogas en los tratamientos ambulatorios es de 3,5 por adulto mayor. Si el mismo anciano es institucionalizado, aumenta a 7.

El mensaje es “Sigamos activos para envejecer bien”, resume en pocas palabras el cambio de paradigma de la Organización Mundial de la Salud que propone para el siglo XXI el entendimiento de que el envejecimiento es un proceso normal y dinámico, no una enfermedad. Por lo tanto, el envejecimiento saludable debe ser una meta para conseguir.

Es necesario abordar de una forma especial la prescripción y el seguimiento de los tratamientos que se les administra a estos pacientes y evitar el error médico en la prescripción o recetarle al adulto mayor medicamentos que tienen especiales riesgos a su edad y para alguno órganos, entre ellos el hígado.

 

Referencia
Patterson, S. M., Cadogan, C. A., Kerse, N., Cardwell, C. R., Bradley, M. C., Ryan, C., & Hughes, C. (2014). Interventions to improve the appropriate use of polypharmacy for older people. Cochrane Database of Systematic Reviews,

World Health Organization. United Nations Population Fund . Ageing in the Twenty-First Century: A Celebration and a Challenge. United Nations Population Fund; New York, NY, USA: 2012.

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas