Seguridad de la página de inicio
lunes, 15 julio 2019
Log in

Venezuela enfrenta epidemia de hepatitis A

La hepatitis A es una infección del hígado sumamente contagiosa causada por el virus de la hepatitis A. Se le considera la forma más frecuente de hepatitis aguda viral, que ocasiona coloración amarilla de los ojos, lo cual indica inflamación y alteración del funcionamiento del hígado.

Es probable contraer hepatitis A por ingerir alimentos o agua contaminados, o por el contacto directo con personas u objetos infectados. Los casos leves de hepatitis A no necesitan tratamiento. Si bien que la mayoría de las personas infectadas se recuperan por completo, sin daños permanentes en el hígado, existen algunos casos de hepatitis fulminante que pueden ser fatales. Además, la enfermedad florida puede ocasionar incapacidad escolar o laboral por 2-6 semanas. En algunos casos, la hepatitis tienen un curso prolongado, sobre todo la llamada variante colestática (en la cual suben mucho los valores de las bilirrrubinas) que puede durar hasta 2-3 meses y en raras ocasiones más tiempo. Es importante considerar que la discapacidad que ocasiona la enfermedad afecta al menos a un cuidador de la familia, pero a veces a más personas.  

Ciudad Guayana es una ciudad del estado Bolívar, en Venezuela. Al menos 14 muertes se han registrado recientemente en el estado Anzoátegui por casos de diarrea, patología vinculada con el consumo de agua contaminada. A propósito de esta situación, el presidente del Colegio de Médicos en Bolívar, Hugo Lezama, señaló que desde hace dos meses se viene presentando en Ciudad Guayana una epidemia de amibiasis y hepatitis A: de esta última siguen llegando casos a las consultas.

Aunque no hay cifras sobre el total de casos registrados y las muertes, Lezama indicó que en promedio han llegado hasta cinco pacientes con hepatitis A, solo a las consultas privadas, por cuanto se estima que en hospitales y otros centros de salud pública el número sea mayor. La población más afectada son los de edad preescolar y escolar.

Tanto la amibiasis como la hepatitis A están relacionadas con la contaminación fecal en alimentos y manos, una de las causas de la infección está asociada al consumo de agua contaminada o no tratada en la ciudad.

Lezama señaló que si bien han podido controlar las enfermedades con los pocos medicamentos disponibles, una condición que sigue afectando a la salud de los pacientes, principalmente niños, es la desnutrición.

hepa a
“Si tenemos a una población desnutrida, está más propensa a enfermedades por falta de un buen desarrollo del sistema inmunológico”, destacó Lezama.

Como medidas preventivas, recomendó hervir el agua para consumir, lavarse bien las manos antes de manipular alimentos (poner énfasis en la higiene de los mismos), limpieza del hogar y conservación de ambientes externos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “los síntomas de la hepatitis A tienen carácter moderado o grave y comprenden fiebre, malestar, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular). Los infectados no siempre presentan todos esos síntomas”.

“No hay ningún tratamiento específico para la hepatitis A. Los síntomas pueden remitir lentamente, a lo largo de varias semanas o meses. Lo más importante consiste en evitar medicamentos innecesarios. No se deben administrar antieméticos ni paracetamol. La hospitalización es innecesaria en ausencia de insuficiencia hepática aguda. El tratamiento persigue el bienestar y el equilibrio nutricional del paciente, incluida la rehidratación tras los vómitos y diarreas”, agrega la OMS.

Una de las mejores maneras de protegerse contra la hepatitis A es practicar una buena higiene, como lavarse las manos con frecuencia. Las personas con mayor riesgo (niños en edad escolar) deben aplicarse la vacuna contra la Hepatitis A.

 

Referencia

https://notidiariove.wordpress.com/2019/01/09/brote-de-hepatitis-a-en-ciudad-guayana/

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo. Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas.