jueves, 13 diciembre 2018
La hora actual es: 10:16

Las mujeres mexicanas prefieren donar sus órganos en vida, feliz día de la mujer

La donación de órganos es la intervención quirúrgica que permite sustituir un órgano enfermo por uno sano, devolviendo la calidad de vida del paciente enfermo. Los casos más frecuentes que requieren trasplantes de órganos son insuficiencia renal crónica, cardiaca y problemas de forma y transparencia en córneas.

Cada año se realizan más de 100.000 trasplantes de órganos en el mundo. Se estima que más de 250.000 personas se encuentran actualmente en espera de un trasplante, en donde 35% fallecen.

Según Cenatra, en México se efectúan trasplantes desde 1963 y se han practicado aproximadamente 40 mil hasta 2016. Poco más de 20 mil personas están en espera de un órgano, pero sólo 20% podrán disponer de él.

El 23% de las personas que solicitan un trasplante son jóvenes entre los 21 y 30 años.

La donación de órganos en México está prevista en la Ley General de Salud como el consentimiento de una persona para que en vida o después de su muerte su cuerpo o cualquiera de sus componentes sean utilizados en trasplantes. La Ciudad de México, el Estado de México y Aguascalientes son las entidades con mayor número de donaciones.

Los órganos que se pueden trasplantar son: corazón, pulmón, hígado, páncreas y riñones. Los tejidos que se pueden trasplantar son: córneas, piel, huesos, médula ósea, válvulas cardiacas, arterias, venas, tendones y cartílago.

Si una persona pierde la vida por paro cardiorrespiratorio, únicamente podrá donar tejidos como: hueso, piel, córneas, tendones, cartílago y vasos sanguíneos.

Existen dos tipos: Donadores vivos y Donadores cadavéricos.

Estos últimos sufren paro cardiorrespiratorio o muerte cerebral, proceso irreversible en que el órgano fallece debido a que dejan de funcionar talle y tronco cerebral, pero el resto de órganos tienen actividad por 48 a 72 horas más.

Cuanto se dictamina muerte cerebral, es obligación del hospital informar a los familiares de la posibilidad de donar órganos y tejidos útiles del paciente. Es importante no perder tiempo, ya que órganos como riñón tienen una "vida" de 36 horas, mientras corazón e hígado sólo tienen 4 horas.

Las mujeres mexicanas prefieren donar sus órganos en vida, que en la muerte. A nivel nacional, durante el 2017, se registraron 2 mil 200 donaciones hepáticas y de riñón, de las cuales, el 66 por ciento, equivalente a mil 466 donantes fueron mujeres, informó el director del Registro Nacional de Trasplantes, José André Madrigal.

"Tenemos una diferencia de donante vivo y fallecido en el perfil por sexo. En donante fallecido, predominan los hombres y las donaciones en vida son en su mayoría de mujeres", comentó.

La razón por la que los hombres donen más sus órganos tras la muerte se debe a que están mayormente expuestos a trauma cráneo encefálico o lesiones traumáticas.

"Estas lesiones se presentan más en los hombres. Socialmente, están más expuestos", consideró el especialista.

De acuerdo con el Reporte Anual 2017 de donación y trasplantes de México, los trasplantes hepáticos en vida tuvieron lugar en Ciudad de México, Jalisco y Nuevo León.

Mientras que los de riñón en vida, tuvieron mayor recurrencia en Jalisco, Ciudad de México y Puebla.

El año pasado, el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) registró 2 mil 54 donaciones de órganos de personas fallecidas, de los cuales, las principales ciudades de origen fueron: Ciudad de México, Estado de México, Aguascalientes, Sonora y Nuevo León.

En el país hay 21 mil 521 personas a la espera de un trasplante para sobrevivir. De acuerdo con estadísticas de Cenatra, siete de cada 10 personas fallecen en un lapso de cinco años, en la espera de recibir un órgano.

 

Referencia
http://www.excelsior.com.mx/nacional/2018/02/24/1222573

https://www.gob.mx/cenatra