Seguridad de la página de inicio
martes, 21 mayo 2024
Log in

Más sangre segura en casos de transfusiones múltiple

  • Escrito por Comite editorial AMHIGO
  • Publicado en Prevención

Reducción de riesgo gracias a programas de vacunación.

La hepatitis B afecta a más de 350 millones de pacientes en el mundo (estimaciones de la Organización Mundial de la Salud). El virus de la Hepatitis B (VHB) puede ser transmitido por sangre o por diversos fluidos biológicos contaminados a través de vasos sanguíneos, piel o membranas mucosas inflamadas y erosionadas.

Se ha detectado una mayor concentración de virus en la sangre o exudados de suero mientras que la concentración en saliva, semen o secreciones vaginales es muy baja.

La donación de sangre es un procedimiento necesitado por millones de pacientes en condiciones críticas o de gravedad. La hepatitis B post-transfusional sigue siendo un serio problema de salud en países con insuficientes programas de reducción de riesgo. El método más exitoso de prevención de su infección siendo la vacunación oportuna. De hecho, se dispone de esta opción desde 1981. En 1992, la OMS recomendó la vacunación universal en niños. Una década después, en 2003, 151 (79%) de 192 países han adoptado estas políticas de vacunación en su población. En México, se aplica este programa desde 1998 lo cual permite la protección de la mayor de los niños que actualmente tienen entre 0 y 14 años. Sin embargo, la población adolescente y adulto joven aun no está protegida contra esta potencialmente grave enfermedad infecciosa.

El pasado mes de julio de 2011, se publicó un artículo del investigador suizo Christoph Niederhauser (christoph.niederhauser@bsd-be.ch), investigador del Servicio de Transfusión Sanguínea de Berna, quien revisó el riesgo de hepatitis viral B (HVB) asociado a multi-transfusión sanguínea. Antes de la década de los años 70s el riesgo de infección podría ser tan alto como detectar un episodio infeccioso por cada 1000 actos de donación (1:1000). Sin embargo, en la actualidad el riesgo se ha reducido a tan solo un episodio por medio millón a un millón de transfusiones (1:500,000 a 1:1,000,000). Este avance representa una mejoría de 1000 veces en la prevención, lo cual se ha logrado en parte gracias a los siguientes factores:

1. Disponibilidad de mejores sistemas de detección del antígeno de superficie del VHB en laboratorio (bioensayos con mejor sensibilidad).

 

2. Mejoras en los programas de selección de donadores.

 

3. Aplicación de programas de vacunación contra VHB.

 

 

Sin embargo, resulta importante mencionar que hasta un 5 por ciento de las personas vacunadas pueden estar desprotegidas por no lograr el desarrollo de anticuerpos (sero-conversión). Por ello, aun conviene continuar aplicando estrictos programas de selección de donadores y métodos sensibles de detección para seguir ofreciendo sangre segura a la población necesitada.

 

Fuente:

 

1. Goldstein ST, Alter MJ, Williams IT, Moyer LA, Judson FN, Mottram K, et al. Incidence and risk factors for acute hepatitis B in the United States, 1982-1998: implications for vaccination programs. J Infect Dis. 2002;185:713-719.

2. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Surveillance for chronic hepatitis B virus infection - New York City. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2012 Jan 13;61(1):6-9.

3. Niederhauser C Reducing the risk of hepatitis B virus transfusion-transmitted infection. Blood Transfusion Service SRC, Bern, Switzerland.J Blood Med. 2011;2:91-102.