Seguridad de la página de inicio
miércoles, 21 febrero 2024
Log in

ANOMALÍAS MUSCULARES EN PACIENTES CON CIRROSIS HEPÁTICA Y SU EFECTO SOBRE LA FUNCIÓN MUSCULAR

  • Escrito por Nut. Frida Gasca
  • Publicado en Prevención

La progresión de la enfermedad hepática crónica se asocia con alteraciones metabólicas que comprometen la composición corporal y función física del paciente. Entre los cambios de composición corporal, la pérdida muscular es frecuente y a menudo, puede ocurrir con aumentos simultáneos de masa grasa.

Infiltracion de grasa en musculo
Daniela Zambrano y colaboradores de la Facultad de Medicina de la Universidad Federal de Pelotas, Brasil, mencionan que la Miosteatosis es la acumulación patológica de grasa en el músculo como grasa inter e intramuscular., esta acumulación inadecuada de grasa conduce a una disminución de la calidad del músculo.

La Miosteatosis aumenta con la edad y la adiposidad, también se asocia con trastornos metabólicos y comorbilidades. Los cambios desfavorables en la composición corporal surgen con frecuencia junto con la disminución de la fuerza muscular y la movilidad. Estas condiciones se asocian con peores pronósticos como episodios de encefalopatía, mayor número de infecciones, ingresos hospitalarios y mortalidad.

alteraciones en maa muscular


Los autores narran que detectar anomalías en la masa y calidad muscular y su relación con la función física es algo que no se mide comúnmente debido a las limitaciones de las técnicas utilizadas, las cuales te resumimos a continuación:

Absorciometría de rayo X de energía dual (DXA)

No mide directamente la masa muscular; sólo se hace una estimación a partir de la masa libre de grasa de extremidades, lo que lleva a una mala correlación entre la estimación de la cantidad de masa muscular y la función.

Tomografía computarizada (TC)

TCCuantifica tanto la masa del musculo esquelético como la radiodensidad del musculo esquelético. Este último es un marcador de calidad muscular que representa el componente “no funcional” de la masa muscular en presencia de miosteatosis. Por lo tanto, la medición combinada de los componentes musculares cuantitativos y cualitativos (cantidad y calidad) podría dar como resultado una mejor evaluación de la masa muscular funcional, que a su vez se correlacionaría mejor con la función física.

Sin embargo, pocos estudios han evaluado la correlación de la masa muscular funcional evaluada por TC con la función muscular en pacientes con cirrosis.

En este contexto, los autores definen como objetivo, explorar las asociaciones entre las medidas de componentes musculares derivadas de la tomografía computarizada y la fuerza muscular, que es un marcador de la función física, en pacientes con enfermedad hepática crónica avanzada.

Material y métodos

Se incluyeron pacientes con cirrosis,  Fue un estudio transversal por lo que los autores recolectaron los siguientes datos de los pacientes seleccionados: información sociodemográfica, comorbilidades (diabetes, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal crónica u otras), fuerza de prensión manual y examen físico (incluido peso y altura). Además, se recopiló de los siguientes registros médicos:

  • Información sobre la etiología de la cirrosis hepática.
  • Estimación de la cirrosis mediante biopsia y estudios de imagen y laboratorios.
  • Antecedentes de hospitalización.
  • Pruebas de laboratorio.
  • Con los laboratorios más cercanos, calcularon Child-Pugh y MELD.
  • Los participantes fueron remitidos para una tomografía computarizada abdominal para la detección de hepatocarcinoma en el Departamento de Radiología del Hospital Escuela de la UFPel.

JamarLa fuerza de prensión manual se evaluó con un dinamómetro hidráulico Jamar®. Se utilizó el valor más alto de tres mediciones del brazo dominante.

Las imágenes de tomografía en el nivel de la tercera vértebra lumbar (L3) se analizaron utilizando el software SliceOmatic versión 5.0 por un único observador capacitado con la que se determinó el área del músculo esquelético (en cm2) y el índice del músculo esquelético (SMI). También se obtuvo la radiodensidad del músculo esquelético.

Resultados

Se logró incluir a 118 pacientes con cirrosis, 65% hombres, con una promedio de 58 años, con un rango de 49 a 66 años. Los resultados del presente estudio mostraron que la masa muscular además de características clínicas seleccionadas, se correlacionaron con la función muscular en pacientes con cirrosis hepática. Este estudio es uno de los pocos que demostró que las características clínicas y la masa muscular están asociadas con la fuerza muscular en pacientes con cirrosis hepática. La baja radiodensidad muscular es el resultado de la acumulación de grasa intramuscular y la miosteatosis. Este proceso puede ocurrir con el aumento de la adiposidad (IMC) y varias patologías crónicas como el cáncer.

tabla fuerza muscular

A pesar de que el 79% de los pacientes en este estudio no presentaban descompensación, los autores mencionan que, a medida que avanza la enfermedad hepática, se espera una disminución de la densidad muscular debido a la infiltración de lípidos y líquidos.

Conclusión

Este estudio confirmó la asociación entre la composición muscular (masa y miosteatosis) y la fuerza muscular en pacientes con cirrosis. Sin embargo, los hallazgos también sugirieron que la miosteatosis, es un indicador de gravedad de la enfermedad y potencialmente media la gravedad clínica y su baja función relacionaa con estos pacientes.

Los autoren también concluyen qe los pacientes con una mayor gravedad de la enfermedad per se deben iniciar intervenciones nutriconales y de ejercicio siultaneos al tratamietno de la enfermedad, independientemente de sus niveles de masa y densidad muscular.

El Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico comenta que este estudio realiza una nueva aportación al concepto de la alta prevalencia de afección muscular y de infiltración grasa en pacientes con cirrosis. En el cuadro de resultados se muestran claras diferencias entre genero, mostrando valores menores en mujes que en hombres, de la masa y de la fuerza muscular. Sin embargo, lamentablemente, los autores no incluyeron un grupo control de similar edad y/o género, Por lo tanto, no es posible dimensionar si estos hallazgos son atribuibles o no a la misma cirrosis o forman parte del deterioro de la edad. Independientemente de sus causas, también es un buen recordatorio de la importancia de realizar ejercicio para activar lamasa, la fuerza y la elasticidad muscular.

Referencias:

  1. Zambrano DN, Xiao J, Soares JLS, Prado CM, Gonzalez MC. Muscle abnormalities in patients with liver cirrhosis and its effect on muscle function. Nutrition. 2023 Jun;110:112001. doi: 10.1016/j.nut.2023.112001.
  2. Georgiou A, Papatheodoridis GV, Alexopoulou A, Deutsch M, Vlachogiannakos I, Ioannidou P, et al. Validation of cutoffs for skeletal muscle mass index based on computed tomography analysis against dual energy X-ray absorptiometry in patients with cirrhosis: the KIRRHOS study. Ann Gastroenterol 2020;33:80–6.
  3. Zhu K, Wactawski-Wende J, Ochs-Balcom HM, LaMonte MJ, Hovey KM, Evans W, et al. The association of muscle mass measured by D3-creatine dilution method with dual-energy x-ray absorptiometry and physical function in postmenopausal women. J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2021;76:1591–9.
  4. Ebadi M, Bhanji RA, Tandon P, Mazurak V, Baracos VE, Montano-Loza AJ. Review article: prognostic significance of body composition abnormalities in patients with cirrhosis. Aliment Pharmacol Ther 2020;52:600–18.