viernes, 24 mayo 2019
Log in

La inadecuada gestión de los medicamentos caducados amenaza el medio ambiente

Así lo evidenció Diego Quijano Prieto, estudiante de la Maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), luego de encuestar a 385 personas en un hospital de primer nivel de complejidad en Bogotá, Colombia.

Al preguntarles a los pacientes por qué desechaban medicamentos que aún no estaban vencidos, el 40 % respondió que mejoraron antes de terminar el tratamiento y el 17 % reconoce que les recetaron más de lo necesario.

“Muchos principios activos de los medicamentos llegan al medioambiente y se mantienen allí. En el agua de consumo humano también se han encontrado en cantidades muy bajas. Varios estudios indican que esas cantidades tan pequeñas de medicamentos logran producir efectos importantes en algunas especies distintas a los humanos, como los microorganismos y peces”, agregó el docente Orozco.

El SINGREM es una Asociación Civil, sin fines de lucro, única en su tipo en México. Surge en el año 2008 por iniciativa de la Industria Farmacéutica (CANIFARMA), para atender de manera responsable la problemática que generan los medicamentos que caducan en los hogares mexicanos, tomando como base la Ley General para la Prevención y Gestión de Residuos, actualmente en vigor.

El SINGREM cuenta además con el apoyo de las Autoridades Federales y Locales de Salud y Medio Ambiente para el Manejo y Disposición Final de los Medicamentos Caducos y sus sobrantes en los hogares del público usuario.

Actualmente las normas colombianas indican que los medicamentos sobrantes se deben depositar en “puntos azules”, los cuales están a cargo de entidades trasportadoras para llevarlos hasta sitios especializados para incinerarlos.

¿Pero en México hacemos algo similar? Si, La recolección se lleva a cabo por medio de contenedores, que se ubican preferentemente en farmacias que cumplen con el programa del SINGREM. Son diseñados específicamente para garantizar que los medicamentos caducos y sus envases no se desvíen al mercado ilegal. Los establecimientos participantes se caracterizan por contar con el distintivo de Farmacia Adherida al Plan de Manejo.

En cuanto a los medicamentos sin utilizar que no están vencidos, la encuesta también mostró que el 64 % de las personas los botan a la basura, el 8 % en el desagüe y solo el 3,1 % en un sitio especializado.

SINGREM cuenta con un plan de recolección periódica de los residuos, y asegura su destrucción final a través de terceros autorizados, de la forma más ambientalmente adecuada cumpliendo con la regulación aplicable por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Este se ha convertido en un tema de interés para la comunidad científica que ha venido utilizando el término “ecofarmacovigilancia” haciendo referencia a la necesidad de vigilar los efectos adversos de los medicamentos en el ambiente.

Todos los medicamentos caducos, restos de medicamentos y sus envases, una vez depositados en el contenedor seguro SINGREM, llevan como destino final ser destruidos por completo. Bajo ninguna circunstancia el SINGREM busca ni permite que estos residuos sean desviados a ningún otro destino, la organización dedica recursos materiales y humanos específicamente para establecer un sistema de control que de certeza a sus constituyentes, adherentes y autoridades involucradas, a través de un sistema documentado y el despliegue de personal de supervisión en cada una de las ciudades cubiertas. El sistema de control que se ha establecido para la operación, permite asegurar que todos los materiales depositados por el público en los contenedores, será completamente destruido bajo los criterios y prácticas más ambientalmente adecuadas que se encuentren disponibles en el país.

 

Referencia
http://www.singrem.org.mx
http://www.singrem.org.mx/contenedoresSeguros.html