Seguridad de la página de inicio
jueves, 29 febrero 2024
Log in

Ingesta de vitaminas y cáncer de hígado

Las vitaminas y la buena alimentación nos pueden ayudar más de lo que pensábamos

El cáncer de hígado es el quinto cáncer más común en el hombre y el séptimo en la mujer a nivel mundial. Aproximadamente el 85% de los cánceres de hígado ocurren en los países en desarrollo, y tienen un pronóstico muy malo, convirtiéndolo en la tercera causa más común de muerte por cáncer a nivel mundial. Las causas más frecuentes para éste tipo de cáncer pueden ser los virus de la Hepatitis B y C, el alcohol, la obesidad, la diabetes, entre muchos otros.

 

En un estudio en China, se evaluaron a los pacientes del Estudio de Salud de Mujeres de Shanghai (SWHS) y del Estudio de Salud de Hombres de Shanghai (SMHS) , donde se examinó si la ingestión de vitaminas o el uso de suplementos vitamínicos se relacionan con el riesgo de cáncer de hígado en dos grupos de mujeres y hombres del mismo país. Los participantes fueron entrevistados en persona utilizando un cuestionario estructurado para obtener información sobre las características demográficas, el estilo de vida, los hábitos alimenticios (incluyendo el uso de suplementos de vitaminas y calcio), antecedentes médicos, laborales y la actividad física. También se realizó antropometría, incluyendo el peso, la altura y circunferencia de la cintura y la cadera al inicio del estudio. Asimismo, el seguimiento de los pacientes para detectar la aparición del cáncer se realizó personalmente a través de encuestas cada 2 a 3 años, y vinculando los reportes anuales de las bases de datos poblacionales.

 

Al final, un total de 132 837 participantes (72 486 mujeres y 60 351 hombres) permanecieron en el estudio. Durante una media de seguimiento de 11 años en mujeres y de 5.5 años en hombres, se detectaron un total de 355 cánceres hepáticos primarios (142 en mujeres y 213 en hombres). Asimismo, se identificaron como factores de riesgo la edad avanzada, un nivel de educación bajo, antecedentes de hepatitis B y/o C, presencia de cirrosis, historia familiar de cáncer de hígado, obesidad, diabetes, entre otros.

 

Además, en la revisión de aspectos nutricionales, se detectó un efecto protector de la ingesta elevada de vitamina E, ya sea en la dieta o en suplementos. De confirmarse, estos resultados podrían abrir una nueva vía para la prevención del cáncer de hígado que es la tercera causa más común de muerte en todo el mundo.

 

Fuente:

1) Wei Zhang, Xiao-OuShu, Honglan Li, Gong Yang, Hui Cai, Bu-Tian Ji, JingGao, Yu-TangGao, Wei Zheng, Yong-Bing Xiang. Ingesta de vitaminas y cáncer de hígado, un reporte de dos estudios de cohorte en China. J Natl Cancer Inst. 2012;104(15):1174-1182.