miércoles, 12 diciembre 2018
La hora actual es: 18:48

La Aspirina podría reducir el cáncer de hígado

Introducción: El ácido acetilsalicílico o AAS (C9H8O4), conocido popularmente como aspirina, nombre de una marca que pasó al uso común, es un fármaco de la familia de los salicilatos. Se utiliza como medicamento para tratar el dolor (analgésico), la fiebre (antipirético) y la inflamación (antiinflamatorio), debido a su efecto inhibitorio, no selectivo, de la ciclooxigenasa, una enzima importante en el proceso de dolor.

El ácido salicílico, presente en las hojas del sauce (Salix), ha sido utilizado por la humanidad desde hace por lo menos 2400 años. El ácido acetilsalicílico fue sintetizado por primera vez por el químico francés Charles Frédéric Gerhardt en 1853, al combinar el salicilato de sodio con cloruro de acetilo. En la segunda mitad del siglo XIX otros químicos describieron su estructura química e idearon métodos más eficientes para su síntesis. En 1897, los científicos de Bayer comenzaron a estudiar la aspirina como un posible reemplazo menos irritante que los medicamentos de salicilato comunes. Aunque antes de 1899, Bayer había llamado al fármaco «Aspirina» y la comercializaba bajo esa marca en todo el mundo, los derechos de la empresa sobre la marca se perdieron o vendieron en muchos países. Su popularidad creció durante la primera mitad del siglo XX, lo que condujo a una fuerte competencia entre distintas marcas y productos cuyo principio activo era el ácido acetilsalicílico.

Por otro lado, hay que saber que el carcinoma hepatocelular (CHC) es el sexto cáncer diagnosticado con mayor frecuencia en todo el mundo y se prevé que su incidencia aumentará aún más en la próxima década. El CHC continúa conduciendo a resultados insatisfactorios en el paciente, incluso después del tratamiento curativo, debido a su crecimiento agresivo y sus altas tasas de recurrencia y metástasis, que hacen que sea la segunda causa más común de muerte por cáncer. Además, debido a que los métodos de detección temprana de CHC son ineficaces, la implementación de medidas preventivas es de una importancia considerable.

Un estudio del Hospital General de Massachusetts muestra que el uso regular de la aspirina, o tomar dos o más tabletas de 325 mg de uso estándar a la semana durante cinco años o más, podría conducir a una reducción significativa en el riesgo de desarrollar cáncer de hígado primario, o hepatocarcinoma, la segunda causa de muerte por cáncer en todo el mundo.

aspirina 0

Materiales y Métodos: El equipo investigador examinó la información de más de 133.300 participantes con uso regular de aspirina desde los ochenta. Estos participantes tomaron dos o más tabletas de dosis estándar a la semana y tuvieron una reducción de 49 por ciento en el riesgo relativo de desarrollar CHC.

En otro estudio, investigadores de Harvard informaron que las mujeres con un uso reciente y regular de una dosis baja de aspirina (100 miligramos o menos) tuvieron un 23 por ciento menos riesgo de desarrollar cáncer de ovario que las mujeres que no tomaron aspirina con regularidad.

Resultados: Entre quienes tomaron aspirina durante cinco años o más, el riesgo relativo se redujo en 59 por ciento.

La reducción del riesgo aumentó mientras más tiempo se utilizó la aspirina, pero se redujo si la aspirina era descontinuada y desaparecía ocho años después de suspenderla.

Al igual que la reducción del riesgo aumentó con una mayor duración del uso de Aspirina, también disminuyó si se suspendió el fármaco, desapareciendo ocho años después de que se suspendió el consumo del medicamento. El uso regular de paracetamol o medicamentos antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno no tuvo impacto en el riesgo de CHC.

aspirina 1

El autor principal del estudio, señaló que "el uso de aspirina ya se recomienda para la prevención de enfermedades cardíacas y cáncer colorrectal en ciertos adultos de EE. UU.".

"Estos datos también se agregan a una creciente lista de cánceres para los que la aspirina parece tener actividad contra el cáncer", dijo en el comunicado de prensa.

Conclusiones y comentario: Este estudio sugiere que el uso regular de aspirina a largo plazo se asocia con una reducción dependiente de la dosis en el riesgo de CHC, que se manifiesta después de 5 o más años de uso. Parece que se necesitan más investigaciones para aclarar si el uso de aspirina representa una estrategia viable para la prevención primaria contra el CHC.

Trabajos como este nos lleva a reflexionar que los tratamientos para el cáncer o para las enfermedades para las que aún no tenemos cura, tal vez ya se encuentren en los anaqueles a la espera de ser descubiertos.

 

Referencia

Simon, T. G., Ma, Y., Ludvigsson, J. F., Chong, D. Q., Giovannucci, E. L., Fuchs, C. S., ... & Chan, A. T. Association Between Aspirin Use and Risk of Hepatocellular Carcinoma. JAMA Oncology.

https://www.aasld.org/about-aasld/press-room/can-aspirin-day-keep-liver-cancer-away

 Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo. Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas.