Seguridad de la página de inicio
jueves, 29 febrero 2024
Log in

Enfermedades Autoinmunes. ¿Y el hígado?

  • Escrito por Dra. Fernanda García Alvarado
  • Publicado en Auto-inmunidad
 
“En condiciones normales, el organismo atacaría con su sistema inmune a ciertos factores nocivos del medio ambiente, como bacterias y virus, pero lo que termina haciendo es provocándole un problema al propio organismo", explica el doctor Mario César Salinas, jefe del departamento de Inmunología del hospital de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en México.
Y es que nuestro organismo se confunde.
 
"Encuentra similitudes entre los componentes propios y los componentes de los agentes externos", señala el especialista.

El sistema inmune, que es una red de tejidos, órganos y células, comete un error y en vez de protegernos de patógenos, infecciones y enfermedades, identifica las células saludables como enemigas y las ataca.

De ese error resulta una enfermedad autoinmune.

Algunas de ellas son: la enfermedad celíaca, la hepatitis autoinmune, la tiroiditis de Hashimoto, la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico y discoide, la psoriasis, el síndrome de Guillain-Barré.

La hepatitis autoinmune afecta mayoritariamente a mujeres jóvenes, pero puede verse a toda edad. Los síntomas son variables, ya que la enfermedad tiene un curso fluctuante. No es raro que la enfermedad se diagnostique por alteraciones de laboratorio en personas que no presentan síntomas. Pueden existir síntomas inespecíficos como fatigabilidad, náuseas, dolor abdominal y dolores articulares.

"Algunas de las enfermedades afectan un solo órgano como por ejemplo la glándula tiroides y otras atacan varios sistemas al mismo tiempo como la artritis reumatoide o la enfermedad mixta del tejido conectivo", indica Salinas.

"En este tipo de enfermedades influyen los antecedentes genéticos. Están presentes en varios miembros de una familia que han padecido de enfermedades autoinmunes", señala el experto.
De acuerdo con Salinas, hay señales generales que aparecen en una etapa temprana de la enfermedad.

"Algunos síntomas son el malestar general, las pérdidas de apetito y de peso y debilidad", indica el experto mexicano.


"Tres síntomas que nos ayudan a pensar en la posibilidad de una enfermedad autoinmune son:
- La aparición de ronchas rojizas en la piel al exponerse al sol. Te pueden aparecer en la cara, alrededor de la nariz como unas alas de mariposa o pueden salir en otras partes del cuerpo
- Fotofobia: experimentar una molestia exagerada ante el sol
- Caída del cabello


"Hay otros malestares más profundos como el dolor en las articulaciones. Por ejemplo, en las mañanas los pacientes pueden sentir los dedos de sus manos entumecidos o tener dolor en las muñecas, los codos, los hombros y las rodillas", explica Salinas.


El tratamiento de la hepatitis autoinmune se hace con medicamentos que disminuyen la activación de las células inmunológicas.

La hepatitis autoinmune no tratada puede tener un curso progresivo y llevar a la cirrosis hepática. Afortunadamente, el tratamiento adecuado puede evitar que esto ocurra en la mayoría de los pacientes
 
Referencia:
Fainboim, L., Fainboim, J., Geffner, J., Janeway, C. A. M., Travers, K., Walport, P., ... & Turgeon, M. L. (2011). Introducción a la inmunología humana (No. 616.017). Panamericana.