Seguridad de la página de inicio
jueves, 29 febrero 2024
Log in

Hepatitis crónica autoinmune

La hepatitis crónica (HC) es una lesión necroinflamatoria difusa del hígado, de diferentes etiologías en las cuales se incluyen la infección viral crónica, fenómenos auto-inmunes, drogas y en algunos casos no se logra identificar, quedando como hepatitis crónica criptogénica.

El concepto de cronicidad es clínico y se basa en la duración de la alteración funcional, que debe persistir a lo menos durante 6 meses y puede en algunos casos progresar a un daño mayor, la cirrosis hepática. Así lo explica la Dra. Claros y colaboradores de un hospital materno-infantil en Bolivia.  

Los síntomas de los pacientes con hepatitis crónica son inespecíficos: compromiso del estado general, fatiga, sensación nauseosa y dolor abdominal. La ictericia, coluria, prurito y baja de peso se presentan con mayor frecuencia en hepatitis crónica autoinmune, la que suele manifestarse como un cuadro más bien agudo. Los pacientes pueden permanecer casi asintomáticos durante meses o años y el diagnóstico ser descubierto por un examen médico de rutina en el cual queda en evidencia.

Desde el punto de vista clínico se debe sospechar la presencia de una hepatitis crónica en las siguientes circunstancias: hallazgo de disminución del tamaño hepático, hígado nodular o aumentado de consistencia, esplenomegalia, ascitis, edema, y varices esofágicas; lesiones cutáneas como telangectasia facial, eritema palmar o dedos en palillo de tambor; antecedentes de hiperbilirrubinemia conjugada en la infancia; historia familiar de enfermedad hepática crónica, recaída de una hepatitis aguda, persistencia de un cuadro de hepatitis aguda mayor a 3 meses, antecedentes de hepatitis aguda por VHB, VHC, no A no B, drogas, transfusiones y patología autoinmune.

La Hepatitis Crónica Autoinmune (HCA) es una enfermedad caracterizada por la presencia de necrosis hepatocelular e inflamación del parénquima hepático, asociado a fibrosis con tendencia a evolucionar a la cirrosis e insuficiencia hepática. En sus formas graves tiene una tasa de mortalidad de hasta el 50% en seis meses. La predisposición genética es un hecho reconocido en la HA llegando a considerar la presencia de HLA- DR3 y DR4, como factores de riesgo

Esta enfermedad afecta con mayor frecuencia a mujeres jóvenes (10 a 30 años) que a varones. Su incidencia media anual es de 1,9 por 100.000 habitantes. Afecta predominantemente a las mujeres en una relación 3,6:1 con respecto a los hombres, siendo todas las edades y grupos étnicos susceptibles.

Referencia

Claros Arispe, C., Tarifa Rodríguez, W. R., Zeballos Guzman, R., & Lizarazu Castedo, M. (2005). HEPATITIS CRÓNICA AUTOINMUNE. Gaceta Médica Boliviana, 28(2), 72-76.