Seguridad de la página de inicio
miércoles, 21 febrero 2024
Log in

Tratamiento contra la hepatitis autoinmune

  • Escrito por Dra. Fernanda García Alvarado
  • Publicado en Auto-inmunidad

 

¿Que hay de nuevo?

La hepatitis autoinmune es poco frecuente y se da principalmente en niñas y mujeres jóvenes; afecta al sexo femenino en un 70% de los casos. La enfermedad puede iniciarse a cualquier edad, pero es más frecuente en la adolescencia o en el inicio de la edad adulta.

El 60% de los pacientes tiene anticuerpos antinucleares y anticuerpos antimúsculo liso. Más del 80% de los casos tiene un aumento de las gammaglobulinas en sangre. Algunos pacientes presentan asociadas otras enfermedades autoinmunes tales como tiroiditis, colitis ulcerosa, diabetes, vitíligo (zonas de piel despigmentadas) o síndrome de Sjógren (síndrome que cursa con sequedad ocular y/o de boca)

Las estrategias de tratamiento actuales para la hepatitis autoinmune son complicadas debido a la recaída frecuente después del retiro de los medicamentos, la intolerancias de los mismos y también la enfermedad refractora.

El objetivo del estudio hecho por el Dr. Czaja de la Clínica Mayo en Rochester, Estados Unidos, fue el de describir los avances que han mejorado los resultados del tratamiento al definir los objetivos óptimos de la terapia inicial, el manejo más efectivo de las recaídas, la identificación de los problemas del pacientes de manera temprana y la incorporación de nuevas intervenciones farmacológicas que han surgido como terapias nuevas y de salvamento.

El tratamiento con esteroides de manera inicial deben ser continuados hasta que los niveles de enzimas hepáticas, gamma globulinas e inmunoglobulina G se normalicen, al igual que el mantenimiento de esta mejoría durante 3 a 8 meses antes de la revisión de los tejidos hepáticos.

La mejoría a un hígado con tejidos normales es el resultados ideal que justifica el cese del medicamento, pero esto sólo se logra en un 22% de los pacientes. La hepatitis portal mínima, la cirrosis inactiva, o la cirrosis mínimamente activa son las causas más comunes de fin del tratamiento.

La recaída posterior al cese de los medicamentos obliga a un régimen de mantenimiento de largo plazo, preferiblemente con azatioprina. Los modelos matemáticos pueden identificar los problemas en adultos de manera temprana, al igual que el fenotipo (menores de 30 años), respuesta rápida al tratamiento (menor a 24 meses), raza no blanca, entre otros. 

Además, la ciclosporina y el tacrolimus pueden ser efectivos en casos de pacientes refractarios a esteroides. El mofetil micofenolato puede ser usado en lugar de los esteroides y en caso de tolerancia a la azatioprina. El esteroide budesonida combinado con este último puede ser efectivo en pacientes sin tratamientos previos y sin cirrosis.

La mayoría de pacientes responden bien al tratamiento inmunosupresor. Cuando esto ocurre la supervivencia de la enfermedad es muy buena, y depende de la gravedad de la misma en el momento del diagnóstico

 

Referencia:

 

1.     Czaja AJ. Advances in the current treatment of autoimmune hepatitis. Dig Dis Sci. 2012 Aug;57(8):1996-2010.

 

2.  Rodríguez, Harlim Rodríguez, et al. "Caracterización de pacientes con enfermedades hepáticas autoinmunes." Investigaciones Medicoquirúrgicas 6.2 (2015) : 214-28.

 

3      http://asscat-hepatitis.org/otras-hepatitis/hepatitis-autoinmune/