Seguridad de la página de inicio
lunes, 14 octubre 2019
Log in

Reducir el consumo de cigarrillos y refrescos para detener el hígado graso

La enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico es un término genérico para múltiples y variadas afecciones hepáticas que afectan a las personas que beben muy poco o nada de alcohol. Como el nombre lo implica, la principal característica de la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico es una gran acumulación de grasa en las células del hígado.

Esta se presenta en dos tipos: hígado graso alcohólico e hígado graso no alcohólico, en el segundo tipo intervienen otros factores ajenos al consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

De acuerdo con una noticia que se dio a conocer recientememnte "consumir más de una lata de refresco al día o fumar más de un paquete de cigarrillos, así como beber alcohol de forma moderada aumenta el riesgo de padecer la conocida como enfermedad del hígado graso, según un estudio de investigadores franceses".

Lawrence Serfaty, es profesor de Hepatología y Jefe del Departamento de Enfermedades Hepáticas del Hospital Hautepierre de la Universidad de Estrasburgo, Francia. El Dr. Serfaty comenzó su carrera de investigación estudiando el VHC viral a principios de los años 90 y luego se centró en los mecanismos potenciales de la esteatosis y su papel en la fibrogénesis en el VHC crónico. Luego amplió su campo de investigación a la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD), investigando los mecanismos de lesión hepática asociados con la resistencia a la insulina en pacientes obesos, así como en aquellos con lipodistrofia asociada al VIH. Ahora está enfocando su investigación en epidemiología global de NAFLD y mecanismos de fibrogénesis en NASH.

Según el profesor, al margen de que los factores de riesgo metabólico como la obesidad o la diabetes, que ya se conocían, ahora se ha demostrado que "los factores medioambientales tienen también un papel importante en la génesis de las lesiones hepáticas."

El Dr. Serfaty dijo que para proteger el hígado de forma general habría que "abstenerse de consumir alcohol y refrescos, y beber al menos dos tazas de café no descafeinado."

"Para las personas con sobrepeso, no se puede más que aconsejar perder peso, pero sabemos muy bien que eso es a menudo difícil."

Pero más allá de esa cuestión de los desarreglos alimentarios, insistió en alentar la práctica de una actividad física regular.

 

Referencia

https://newsbeezer.com/perueng/reduce-consumption-of-cigarettes-and-soft-drinks-to-stop-fatty-liver/

https://newsbeezer.com/belgiumeng/drinking-a-single-can-of-soda-a-day-is-bad-for-the-liver/

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas