martes, 11 diciembre 2018
La hora actual es: 16:25

Nuez moscada para el daño hepático y otros padecimientos metabólicos

Originaria de Indonesia, la nuez moscada es una planta perenne de cuyo fruto se obtiene un grano duro cubierto de una membrana. Este grano es precisamente la especia que tanto usamos en la cocina, a la que basta rayar y añadir a cualquier plato para dotarlo de un sabor sutil y muy agradable. Pero lo más importante de la nuez moscada son los diversos beneficios para la salud

La nuez moscada ayuda a combatir el daño hepático, la hiperlipidemia y la hiperglucemia, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por investigadores estadounidenses y que ha sido publicado en el “Journal of Proteome Research”.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el mundo consume cada año 9.000 toneladas de nuez moscada, la semilla del árbol “Myristica fragrans” que se ha utilizado para tratar el asma, el dolor reumático, los dolores de muelas y las infecciones.

En este trabajo, los investigadores han demostrado que la nuez moscada puede combatir la hiperlipidemia, la hiperglucemia, el daño al tejido cardíaco y la hepatotoxicidad. En este sentido, utilizando un modelo animal de ratón de toxicidad hepática para probar el mecanismo que subyace de los efectos protectores de la nuez moscada, observaron que la nuez moscada probablemente protegía contra el daño hepático situando a los ratones en niveles más saludables de varios lípidos y acilcarnitinas.

En este estudio, se usó un modelo de lesión hepática aguda en ratones para explorar el mecanismo de los efectos protectores del extracto de nuez moscada, incluido su principal componente bioactivo myrislignan. Los resultados indicaron que el estracto de nuz moscada (NME) podría proteger eficazmente el daño hepático según lo evaluado por la recuperación del aumento de las transaminasas séricas, la disminución del estrés oxidativo hepático y la menor inflamación hepática. El análisis de metabólico reveló además que el tratamiento con NME condujo a la recuperación de una serie de lípidos que incluían lisofosfatidilcolinas que disminuyeron y una disminución de las acilcarnitinas que se incrementaron en plasma de ratón e hígado después de la exposición a este tipo de daño. El análisis de expresión génica demostró que el efecto hepatoprotector de NME se lograba mediante la modulación del receptor alfa activado por el proliferador de peroxisoma (PPARα), así como la disminución del estrés oxidativo.

Aunque la nuez moscada posee todas estas propiedades que hemos mencionado y es beneficiosa para nuestra salud y para las artes culinarias, hay que tomar algunas precauciones al usarla. Esta especia contiene una sustancia llamada miristicina que puede producir alucinaciones y otras condiciones psicotrópicas, si se consume en cantidades elevadas. Por esta razón se recomienda no pasarse de 1 cucharadita diaria en su uso.

 

Referencia
Yang, X. N., Liu, X. M., Fang, J. H., Zhu, X., Yang, X. W., Xiao, X. R., ... & Li, F. (2018). PPARα mediates the hepatoprotective effects of nutmeg. Journal of proteome research.

https://www.acs.org/content/acs/en/pressroom/presspacs/2018/acs-presspac-may-9-2018/nutmegs-hidden-power-helping-the-liver.html