Seguridad de la página de inicio
jueves, 29 febrero 2024
Log in

¿Qué es la Hepatitis por Mononucleosis y porqué se le llama la enfermedad del beso?

Generalmente escuchamos que la hepatitis es provocada por el virus de la Hepatitis A, B o C. Sin embargo, también hay otros virus que provocan inflamación del hígado. En algunos casos, no todos, se le ha llamado la enfermedadd del beso. En este breve artículo, entérate de esta enfermedad en la cual los médicos también deben pensar cuando ven a un paciente con Hepatitis, particularmente si se trata de un paciente joven.

La hepatitis causada por el Virus de la Mononucleosis, también conocida como hepatitis infecciosa, es una afección viral que afecta principalmente al hígado. Es causada por el Virus Epstein-Barr (VEB), miembro de la familia de los herpesvirus. Aunque la mononucleosis infecciosa es comúnmente asociada con síntomas característicos como fiebre, fatiga y agrandamiento de los ganglios linfáticos, también puede provocar una inflamación hepática significativa. En este artículo, exploraremos datos sobre la frecuencia, cuadro clínico, los métodos diagnósticos, el tratamiento y las consideraciones más recientes sobre esta forma de hepatitis. 

Su estructura comprende varios componentes microscópicos clave:

  • Cápside Viral: El VEB posee una cápside icosaédrica que contiene su material genético. La cápside está compuesta por múltiples subunidades proteicas que forman un arreglo geométrico en forma de icosaedro. En su interior, la cápside aloja el material genético del virus.

  • ADN Genómico: El genoma del VEB es de doble cadena de ADN, lo que significa que su información genética está codificada en una doble cadena de bases nitrogenadas (adenina, timina, citosina y guanina). El genoma contiene genes que codifican proteínas virales esenciales para la replicación y la infección.

  • Envoltura Lipídica: Alrededor de la cápside, el VEB está rodeado por una envoltura lipídica compuesta por lípidos y proteínas virales. La envoltura contiene glicoproteínas virales en su superficie que son esenciales para la entrada del virus en las células huésped.

  • Glicoproteínas: Las glicoproteínas son proteínas virales que tienen carbohidratos unidos a ellas. Estas glicoproteínas son importantes para la adhesión del virus a las células huésped y para la fusión de la envoltura viral con la membrana celular durante la entrada del virus.

  • Cuerpos de Inclusión Viral: Estas estructuras son acumulaciones de proteínas virales y otros componentes que se pueden observar en las células infectadas al microscopio. Son características de la infección por VEB y pueden ser útiles para la detección y el diagnóstico.

La estructura del VEB es similar a la de otros virus de la familia Herpesviridae, pero cada miembro de esta familia tiene sus propias particularidades en términos de componentes y funciones específicas.

Virus Epstein Barr

Frecuencia de la enfermedad y distribución mundial

La hepatitis causada por el Virus de la Mononucleosis es relativamente común en todo el mundo. El Virus Epstein-Barr, responsable de la mononucleosis infecciosa y de la hepatitis asociada, es altamente prevalente y se estima que la mayoría de las personas han estado expuestas al virus en algún momento de su vida.

La incidencia de casos de mononucleosis infecciosa varía según la región y la población. En áreas con condiciones de hacinamiento, como dormitorios universitarios y cuarteles militares, la propagación del virus es más probable debido al contacto cercano entre las personas. La mayoría de los casos de mononucleosis ocurren en adolescentes y adultos jóvenes. 

Dado que el VEB se transmite por un estrecho contacto personal, a través de fluidos corporales, principalmente la saliva. Por ello, se le ha llamado la Enfermedad del Beso. 

Cuadro Clínico:

Los síntomas habituales de la hepatitis por mononucleosis, causada por el Virus de la Mononucleosis (Virus Epstein-Barr), pueden variar en su intensidad y duración, pero generalmente incluyen:

 

1. Fatiga Extrema: La fatiga es uno de los síntomas más comunes y notables. Los pacientes pueden sentir una debilidad persistente y una sensación abrumadora de cansancio.

2. Fiebre: La fiebre es un síntoma común y puede ser moderada a alta, a menudo acompañada de escalofríos.

3. Dolor de Garganta: Muchas personas experimentan dolor de garganta intenso, similar al de una amigdalitis. La garganta puede estar enrojecida e inflamada.

4. Dolor de Cabeza: Los dolores de cabeza son frecuentes y pueden ser un síntoma persistente durante el curso de la enfermedad.

5. Agrandamiento de los Ganglios Linfáticos: Los ganglios linfáticos, especialmente los ubicados en el cuello y en la región de la ingle, pueden aumentar de tamaño y volverse sensibles al tacto.

6. Inflamación y dolor en el hígado y el bazo: La hepatitis por mononucleosis puede causar inflamación en el hígado, lo que resulta en un dolor en la región abdominal superior derecha. La ictericia, que es la coloración amarillenta de la piel y los ojos, puede ser un signo de afectación hepática. También el bazo crece y puede haber dolor en el costado izquierdo. 

7. Erupción Cutánea: Algunas personas pueden desarrollar una erupción cutánea característica que suele empeorar después de la exposición al sol.

8. Síntomas Gastrointestinales: Pueden incluir náuseas, vómitos, pérdida de apetito y molestias abdominales.

9. Dolor Muscular y Articular: El dolor muscular y articular, similar a la sensación de gripe, es otro síntoma común.

10. Sensibilidad a la Luz: Algunas personas pueden experimentar sensibilidad a la luz (fotofobia).

Hepatitis infantil

Es importante destacar que la gravedad de los síntomas puede variar ampliamente. Algunas personas pueden tener síntomas leves que se asemejan a un resfriado común, mientras que otras pueden experimentar síntomas más intensos y debilitantes. En casos más graves, especialmente en personas con sistemas inmunológicos debilitados, la infección puede dar lugar a complicaciones como inflamación del hígado (hepatitis grave), inflamación del bazo, anemia hemolítica, y en raras ocasiones, complicaciones neurológicas.

Es importante mencionar que el virus de Epstein Barr, si bien puede ocasionar una enfermedad aguda autolimitada, con alto potencialidad de recuperación en 7-14 días, también ha sido implicado en algunos casos de Linfoma, de Cáncer Nasofaringeo,  Esclerosis Múltiple y en el Síndrome de Fatiga Crónica, entre otros padecimientos. 

Métodos Diagnósticos:

El diagnóstico de la hepatitis por mononucleosis se basa en una combinación de síntomas clínicos, pruebas serológicas y análisis de laboratorio. Algunas de las pruebas comunes que se utilizan para diagnosticar la hepatitis por mononucleosis incluyen:

  • Pruebas Serológicas para Anticuerpos Epstein-Barr (EBV): Estas pruebas detectan la presencia de anticuerpos específicos dirigidos contra el Virus Epstein-Barr en la sangre. Los dos tipos principales de anticuerpos son:

    • Anticuerpo contra el antígeno del capsídeo viral (VCA-IgM e IgG): El VCA-IgM es indicativo de una infección reciente o aguda, mientras que el VCA-IgG suele estar presente durante toda la vida después de la infección.
    • Anticuerpo contra el antígeno nuclear (EBNA): La presencia de EBNA-IgG puede indicar una infección pasada o resuelta.
  • Análisis de Sangre para Función Hepática: Estos análisis miden los niveles de enzimas hepáticas, como la alanina aminotransferasa (ALT) y la aspartato aminotransferasa (AST), así como los niveles de bilirrubina. Un aumento en estas enzimas puede indicar inflamación hepática y daño.

  • Frotis de Sangre Periférica: En algunos casos, un frotis de sangre periférica puede mostrar la presencia de células atípicas llamadas linfocitos activados o células de Downey. Estas células son más grandes y tienen núcleos irregulares, lo que puede ser indicativo de una infección por Epstein-Barr.

  • Pruebas de Detección de ADN de Epstein-Barr: En casos complejos o en pacientes inmunocomprometidos, se pueden realizar pruebas de detección de ADN de Epstein-Barr en la sangre para cuantificar la carga viral y evaluar la severidad de la infección.

IMG 5159

Es importante tener en cuenta que el diagnóstico de la hepatitis por mononucleosis no se basa únicamente en una prueba, sino en una combinación de factores, incluidos los síntomas clínicos y los resultados de varias pruebas. 

¿Existe algún tratamiento específico para este tipo de Hepatitis ?

No existe un tratamiento específico para la hepatitis causada por el Virus de la Mononucleosis (Virus Epstein-Barr). Dado que esta infección es viral y generalmente autolimitada, el manejo se centra en aliviar los síntomas y brindar apoyo durante la recuperación. Aquí hay algunas opciones de tratamiento y recomendaciones:

Descansar y estar bien hidratado: El descanso adecuado es esencial durante la fase aguda de la enfermedad. Descansar permite que el sistema inmunológico combata la infección de manera efectiva. Además, mantenerse bien hidratado es fundamental para prevenir la deshidratación debido a la fiebre y los síntomas gastrointestinales.

Medicamentos para el Dolor y la Fiebre: Medicamentos como el paracetamol (acetaminofén) pueden ayudar a reducir la fiebre y aliviar el dolor de cabeza y el dolor muscular. Sin embargo, se debe evitar el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ibuprofeno, ya que pueden aumentar el riesgo de complicaciones hepáticas en algunos casos.

Evitar el Alcohol y Medicamentos Hepatotóxicos: Durante la recuperación, es importante evitar el consumo de alcohol y medicamentos que puedan causar daño adicional al hígado. Esto incluye medicamentos que metabolizan principalmente en el hígado, como algunos analgésicos y medicamentos para la fiebre.

Seguimiento Médico: Es fundamental hacer un seguimiento con un profesional de la salud para evaluar la evolución de los síntomas y la función hepática. En algunos casos, la inflamación hepática puede ser más severa, y el médico puede recomendar pruebas adicionales para evaluar la función hepática y la necesidad de atención médica adicional.

Prevención de Complicaciones: En casos raros, la hepatitis por mononucleosis puede llevar a complicaciones graves como ruptura del bazo o problemas neurológicos. Si los síntomas empeoran o se desarrollan nuevos síntomas, se debe buscar atención médica de inmediato.

Estilo de Vida Saludable: Mantener un estilo de vida saludable, incluyendo una alimentación equilibrada y actividad física moderada, puede favorecer la recuperación y el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Es importante recordar que cada individuo puede experimentar la infección de manera diferente, y el tratamiento puede variar según la gravedad de los síntomas y las necesidades específicas. Siempre es aconsejable consultar a un médico antes de tomar cualquier decisión sobre el tratamiento y seguir sus recomendaciones.

Referencias Bibliográficas:

  1. Hennessey PT, et al. Hepatitis Epstein-Barr Virus. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK536977/
  2. American Liver Foundation. Infectious Mononucleosis (Mono) and the Liver. 2022. Available from: https://liverfoundation.org/for-patients/about-the-liver/diseases-of-the-liver/infectious-mononucleosis-mono-and-the-liver/
  3. Cohen JI. Epstein-Barr Virus Vaccines. Clin Transl Immunology. 2023;12(2):e1398. doi:10.1002/cti2.1398.

Uso de Inteligencia Artificial:

El Dr. Jorge Luis Poo reconoce que en este artículo utilizó apoyo de la tecnología denominada Chat GPT.