miércoles, 23 enero 2019
Log in

Efectos del alcohol a largo plazo

El alcohol es un líquido incoloro, de olor característico, soluble tanto en agua como en grasas; se caracteriza por ser una sustancia psicoactiva, depresora del sistema nervioso central, y con capacidad de causar dependencia.

Se calcula que 1 gramo de alcohol aporta al organismo 7,1 Kcal.; este aporte energético no se acompaña de un aporte nutritivo como minerales, proteínas o vitaminas.

El alcohol se ha utilizado ampliamente en muchas culturas durante siglos y en nuestro país su consumo forma parte de nuestros usos y costumbres: es nuestra droga cultural por excelencia, hasta el punto de que el hecho de beber es considerado normal ya que tres cuartas partes de la población española beben de manera esporádica o habitual. Sin embargo, actualmente se está tomando conciencia de que el alcohol es una droga más y de que su consumo no es en absoluto inocuo.

El consumo de alcohol es uno de los principales factores que se relacionan con la salud de los individuos y de las poblaciones, ya que las consecuencias de su consumo abusivo tienen un gran impacto en términos de salud y en términos sociales.

A continuación mencionaremos algunos de los efectos más importantes:

Depresión: Claro, al principio el alcohol da un sentimiento de euforia. Pero a medida que el cuerpo descompone los químicos del alcohol, el equilibrio de los neurotransmisores que estabilizan el estado de ánimo en el cerebro, son interrumpidos. A corto plazo, esto puede afectar drásticamente el estado de ánimo. Y con el tiempo, puede hacer que las células cerebrales se reduzcan, lo que desencadena problemas como depresión, según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo.

Obesidad: Una de las formas más simples de mantener un buen peso es no tomar mucho alcohol. Estudios demostraron que el consumo de alcohol puede ser un factor de riesgo de la obesidad, especialmente si se consume alcohol con regularidad. ¿Por qué? Para la mayoría de nosotros, el alcohol es tan sólo una fuente en exceso de calorías. De hecho, los expertos dicen que usualmente no compensamos lo que tomamos, comiendo menos. Al contrario, como la bebida disminuye las inhibiciones, es posible que hasta comas de más.

alcohol 0

Falta de memoria y Demencia: Los neurotransmisores no solo afectan el estado de ánimo, incluso pueden provocar lagunas mentales y problemas cognitivos a largo plazo como demencia. Por ejemplo, un estudio francés que analizó a más de 1 millón de adultos, descubrió que de los 57 mil casos de demencia temprana que estudiaron, casi el 60% de ellos estaban relacionados con el consumo de alcohol pesado.

Hígado graso: Recuerda que el trabajo del hígado es metabolizar los nutrientes de lo que comemos y bebemos. Y se consume mucho alcohol que sature al hígado, éste acumulará grasa. Y el exceso de grasa en el hígado provoca una condición llamada “hígado graso”. Esta grasa incrementa tu riesgo de desarrollar enfermedades inflamatorios como hepatitis alcohólica que a largo plazo puede transformarse en cirrosis.
Aunque el corazón esté saludable, uno de los riesgos del alcohol es el aumento de las probabilidades de sufrir un infarto. De hecho, un estudio descubrió que las personas que toman con regularidad (6 tragos al día para hombres y 4 o más para mujeres), tienen un 40% mayor riesgo de tener un infarto.
Los expertos todavía no entienden la relación entre el alcohol y el riesgo de infarto. Pero beber ha sido relacionado con la presión alta, un factor de riesgo importante para los infartos.

Pancreatitis: La pancreatitis es una condición dolorosa provocada por una inflamación severa que aumenta el riesgo de enfermedades como diabetes y cáncer de páncreas, una de las formas más fatales de cáncer. El consumo excesivo de alcohol no es el único culpable, pero definitivamente es una de las más importantes. Esto sucede porque el alcohol interfiere con las funciones normales del páncreas, causando que el órgano secrete enzimas digestivas internamente, en lugar de mandarlas al intestino delgado.

Neumonía: Se ha demostrado uno de los efectos del alcohol es su relación con ciertos tipos de cáncer como de hígado, mama, boca y garganta. ¿Por qué? Cuando se descompone el alcohol en el cuerpo, se convierte en un químico tóxico llamado acetaldehído. El acetaldehído puede lastimar, tanto el ADN, como la proteína del cuerpo y causar daño severo a las células. El alcohol también genera radicales libres, componente dañinos que causan la oxidación de las células. Esto provoca que las células saludables se salgan de control y se vuelvan cancerígenas.

VIH: Tomar alcohol obviamente no tiene una relación directa con el VIH. Pero recuerda que sí puede suprimir el sistema inmune y hacerlo más propenso a varias infecciones. Si se toman decisiones impulsivas y apresuradas como tener sexo sin protección con múltiples personas, es un factor de riesgo para contraer VIH. Y se tiene la enfermedad, podría desarrollarse más rápido cuando se consume alcohol regularmente, según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo.

Aunque tomar moderadamente alcohol (1 trago al día para mujeres, 2 para los hombres) ha demostrado tener efectos positivos en la salud anteriormente, con base en un estudio global, ningún nivel de consumo puede ser considerado saludable, pues los efectos del alcohol a largo plazo son delicados.

alcohol 1

El estudio confirmó que tomar alcohol, sin importar cuánto, provoca una peor salud. Y aunque tomar una copa de vino de vez en cuando no te matará, el riesgo de problemas de salud mortales (cáncer, infartos, etc.) se incrementa si bebes alcohol.

De hecho, tomar licor, vino o cerveza es un factor de riesgo de alguna discapacidad y muerte temprana entre personas de 15 a 49 años en 2016, lo que provocó 2.8 millones de muertes en todo el mundo.

 

Referencia

https://www.usa.gov/espanol/agencias-federales/instituto-nacional-sobre-el-abuso-del-alcohol-y-el-alcoholismo

https://www.addictioncampuses.com/alcohol/long-term-effects/

Day, A. M., Celio, M. A., Lisman, S. A., Johansen, G. E., & Spear, L. P. (2013). Acute and chronic effects of alcohol on trail making test performance among underage drinkers in a field setting. Journal of studies on alcohol and drugs, 74(4), 635-641.

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo. Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas.