Seguridad de la página de inicio
jueves, 15 abril 2021
Log in

El consumo de alcohol podría proteger contra el hígado graso

-Un consumo moderado en sujetos sin daño hepático, podría ayudar-

 Diversos estudios han demostrado que el consumo moderado de alcohol promueve la salud. Por ejemplo, su consumo en cierta frecuencia y cantidad previene el desarrollo de la Diabetes Mellitus, reduce el riesgo de enfermedades del corazón, eleva el colesterol HDL (“colesterol bueno”), entre otros.

Estos beneficios contribuyen a la reducción del síndrome metabólico y la sensibilización a la insulina.

El consumo de alcohol en exceso ocasiona lesión en el hígado, hígado graso alcohólico, cirrosis, entre otros. Paradójicamente, en el caso de la enfermedad por hígado graso no alcohólico, se ha visto una disminución con el consumo moderado de alcohol.

Por lo tanto, el Dr. Moriya y colaboradores del Hospital Okayama de Japón, estudiaron a 7894 pacientes japoneses, de los cuales 31% eran hombre con hígado graso y 15% eran mujeres con hígado graso. La prevalencia de hígado graso fue menor en bebedores que en no bebedores (28% contra 40% en hombres, y 10% contra 16% en mujeres).

En el caso de los hombres, se observó el efecto protector en aquellos que bebían, por ejemplo, una copa al día pero no en aquellos bebían 3 copas una vez a la semana. En el caso de las mujeres también se observó un efecto benéfico pero de menor magnitud.

Por último, estas observaciones no deben interpretarse como un fomento al consumo de alcohol de ninguna manera. De hecho, en pacientes con hepatitis o cirrosis diagnosticada el consumo de alcohol puede precipitar una recaida o descompensación grave.

 

 

Fuente:

1. Moriya A, Iwasaki Y, Ohguchi S, et al. Alcohol Consumption Appears to Protect Against Non-alcoholic Fatty Liver Disease. Aliment Pharmacol Ther. 2011;33(3):378-388.