Seguridad de la página de inicio
jueves, 15 abril 2021
Log in

Enfermedad hepática por alcohol

¿A partir de cuantas bebidas por día inicia el riesgo?

Según la Fundación por un mundo libre de drogas, dedicada a informar y concientizar sobre el peligro de las drogas (http://mx.drugfreeworld.org) , el alcohol mata a más adolescentes que todas las otras drogas combinadas. Es uno de los tres factores principales de causas de muerte entre los jóvenes de 15 a 24 años: accidentes, homicidios y suicidios.

Un reciente estudio sobre los efectos del alcohol en la reducción de la esperanza de vida fue realizado por los doctores Kuanrong Li, Anita Husing y Rudolf Kaaks, en Heildelberg, Alemania. Se incluyeron a un total de 11,928 hombres y 13.612 mujeres, de alrededor de 40 años. Se excluyeron aquellos con diabetes mellitus, enfermedad cardiovascular o cáncer ya conocidos, quedando una poblacion de 22,466 participantes desde 1994-1998. Se recolectó información sobre sus hábitos tabáquico, alcohólico así como su peso y talla y patrón de consumo de diversos alimentos, en base a encuestas de recordatorio de consumo de 24 horas.

Los participantes fueron seguidos a través el tiempo (hasta diciembre de 2009) permitiendo a este estudio conocer datos sobre su sobrevida. El seguimiento promedio fue de 11 años.

 

Se documentaron un total de 1599 defunciones, 1040 entre hombres y 559 en mujeres. Los resultados demuestran los siguientes factores asociados a reducción de la expectativa de vida: (1) consumo tabáquico intenso (más de 10 cigarros al día), (2) Índice de masa corporal menor a 22.5 o mayor a 30, (3) consumo alcohólico intenso (más de 4 copas por día) y (4) consumo alto de carne roja procesada (más de 120 g por día).

Los autores concluyen que si es posible identificar "estilos de vida de alto riesgo" que reducen la esperanza de vida, incluso de manera temprana.

Por otro lado, aunque varios estudios han definido la relación estrecha entre el consumo de alcohol y el riesgo del desarrollo de enfermedades hepáticas como cirrosis o carcinoma hepatocelular, existe una amplia variabilidad individual, factores como cantidad, tiempo y tipo de bebida alcohólica así como patrones relacionados como el consumo de alimentos acompañantes ha sido implicado para la enfermedad alcohólica hepática.

El doctor Bellantani y colaboradores, realizaron un estudio clásico en el norte de Italia, con duración de dos años en dos comunidades en Italia en el cual explora a detalle la cantidad diaria de alcohol consumida. En este estudio incluyeron a 6534 sujetos con edad entre 12 y 65 años de ambos sexos a los cuales se les hizo una historia clínica detallada general y un cuestionario en cuando al consumo de bebidas alcohólicas (cantidad, tiempo, tipo de bebida y patrones de consumo) así como un examen médico en donde fueron excluidos los pacientes con algún tipo de enfermedad crónica del hígado

Tuvo como resultado que los hombres consumen más alcohol que las mujeres (43.8 gr vs 15.7 gr al día), pero la duración del consumo de alcohol fue similar en ambos sexos 21 años para los hombres y 20 para las mujeres, 2683 consumían menos de 30 gr de alcohol y 2501 eran abstemios por lo que fueron considerados fuera de riesgo. El resto de 1349 sujetos tenían un consumo mayor a 30 g o más al día (el cual es considerado el umbral de riesgo), 159 mujeres, de las cuales 2 desarrollaron enfermedad alcohólica hepática y 2 cirrosis. 1190 hombres fueron detectados, 42 con enfermedad hepática por alcohol y 27 con cirrosis, de los cuales 2 desarrollaron cáncer hepatocelular durante el seguimiento posterior de tres años.

También se mostró que la ingesta de alcohol en el riesgo de enfermedad es independiente de las otras variables examinadas, tales como el sexo, el peso corporal, el IMC con la exclusión de los hábitos de consumo de bebidas múltiples y de consumo de alcohol con comida ya que el uso de varios tipos de bebidas eran significativamente asociado porque aumenta 23.2 veces el riesgo de presentar enfermedad alcohólica hepática y cirrosis es 3.4 veces con consumo de alimentos y 5.0 veces sin ellos.

El estudio concluye que el riesgo de daño al hígado inicia a partir de los 30 g/día (una bebida equivale aproximadamente a 10-12 g de alcohol) y se incrementa cuando los sujetos consumen (a) fuera de alimentos y (b) mezclan diversos tipos de bebidas alcohólicas. Los autores recomiendan fomentar la educación dirigida a reducir la cantidad de alcohol, en evitar beber fuera de las horas de comida y consumir un solo tipo de bebida, preferentemente uno con bajo contenido de alcohol.

 

 

Fuente:

1. Li et al. Lifestyle risk factors and residual life expectancy at age 40: a German cohort study. BMC Medicine 2014;12:59-68.

2. Bellantani, S., et al. Drinking habits as cofactors of risk for alcohol-induced liver damage. Gut, 1997(vol. 41) 845-50.