Seguridad de la página de inicio
lunes, 24 junio 2024
Log in

EL MAGNESIO Y EL METABOLISMO HEPÁTICO A LO LARGO DE LA VIDA

El hígado es el principal órgano responsable de mantener el equilibrio de los nutrientes en el organismo. Durante la ingesta de alimentos, el hígado acumula reservas de energía en forma de glucógeno y triglicéridos, que luego se liberan durante el ayuno en forma de glucosa y cuerpos cetónicos.Una compleja red de señales que regulan las vías metabólicas controla esta transición de la alimentación al ayuno y asegura un aporte adecuado de nutrientes en el momento preciso.

Funciones del higado


A menudo expuesto a agresiones tóxicas y perturbaciones que pueden alterar su correcto funcionamiento, la capacidad de regeneración del hígado es otra característica destacable de este órgano. Mantener el equilibrio es crucial para el correcto desarrollo de las funciones hepáticas, con un adecuado balance de macro y micronutrientes asegurando los procesos antes mencionados. En este contexto, el magnesio ha aparecido como un compuesto clave para este tipo de procesos, ya que se ha asociado con enfermedades hepáticas o comorbilidades relacionadas.

Los niveles de magnesio en el organismo están determinados por la relación entre su secreción y su ingesta o reabsorción. Los huesos actúan como reservorio (>50% del magnesio en el organismo), el riñón regula su excreción y el intestino modula la absorción.

Magnesio en la regeneración del hígado.

regeneracion higadoEl tamaño del hígado se ajusta a las necesidades del cuerpo en una proporción llamada "hepatostato", que mantiene el equilibrio entre el peso del hígado y el peso corporal que debe mantenerse para un rendimiento óptimo de este órgano. Para mantenerlo, el hígado muestra una capacidad regenerativa única cuando hay una pérdida masiva de hepatocitos y de función hepática. Los complejos mecanismos implicados en este proceso hepático único incluyen una variedad de vías regenerativas que probablemente estén estrechamente reguladas por los niveles de magnesio intracelular.

Magnesio y diabetes mellitus.

Se ha descrito que el magnesio se correlaciona inversamente con la calidad de los carbohidratos circulantes y los autores comentan que han estudiado recientemente su relación con la secreción de insulina y la resistencia a la insulina (RI). Casi el 50% de los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) sufren de hipomagnesemia, causada principalmente por una ingesta baja y una mayor pérdida urinaria de magnesio. Curiosamente, una mayor ingesta de este nutriente está relacionada con un menor índice de masa corporal, circunferencia de la cintura y niveles séricos de glucosa en los pacientes.

Envejecimiento y alteraciones del magnesio

El envejecimiento es un proceso inevitable definido como la acumulación de cambios nocivos en células y tejidos a lo largo del tiempo. Durante el proceso de envejecimiento, se producen cambios en el genoma y en la estructura del material genético, lo que conduce a un deterioro de la función hepática. En este contexto, la inestabilidad genómica y la acumulación de mutaciones es un aspecto importante promovido por la deficiencia de magnesio (hipomagnesemia). La hipomagnesemia conduce a mutaciones en el ADN que contribuyen al envejecimiento y al desarrollo del cáncer, incluso aumentando la prevalencia y el riesgo en unos pocos años. El magnesio también regula la estructura de los telómeros, ya que la enzima telomerasa, responsable de prevenir la degradación de los telómeros que se produce con el envejecimiento, depende del magnesio.

males hepaticos destacada1

En cuanto a la función hepática, con la edad existen cambios fisiológicos que alteran el funcionamiento normal del hígado, cuyo tamaño se reduce debido a una disminución de la capacidad regenerativa hepática, acompañado de una disminución del flujo y volumen sanguíneo con un contenido de albúmina disminuido. En este contexto, el papel esencial del magnesio en la formación del complejo ATPasa puede contribuir a estos cambios.

Liver y magnesioEl envejecimiento es un factor de riesgo para el déficit de magnesio, y existe una disminución relacionada con la edad en los niveles de magnesio intracelular, acompañada de una ingesta inadecuada por parte de los ancianos. Además, en la vejez aumenta la absorción de diversos fármacos, aunque disminuye la capacidad del hígado para metabolizarlos, aumentando su secreción urinaria y contribuyendo a la hipomagnesemia. La aparición de otras patologías como RI, diabetes, lesión hepática inducida por paracetamol, consumo de alcohol o accidente cerebrovascular también disminuye la reabsorción de magnesio.

El magnesio juega un papel clave en la prevención del envejecimiento y la mayor prevalencia de patologías hepáticas, indicando la hipomagnesemia una posible contribución a los cambios asociados. La hipomagnesemia conduce a mutaciones en el ADN, características del envejecimiento y a la elevación de las catecolaminas, que en realidad promueven la hipomagnesemia, lo que conduce a un círculo vicioso. El magnesio también previene la pérdida de proteostasis (proceso que regula las proteínas dentro de la célula) y detección de nutrientes que se producen durante el envejecimiento. Además, la inevitable pérdida de magnesio que se produce durante el envejecimiento puede contribuir al aumento observado en la prevalencia de patologías hepáticas en pacientes de edad avanzada.

¿Cuál es la cantidad total de magnesio que dispone el organismo adulto y cuáles son las concentraciones séricas habituales?

El cuerpo humano adulto contiene aproximadamente 25 gramos (g) de magnesio. Alrededor del 50 al 60% de todo el magnesio en el cuerpo se encuentra en el esqueleto y el resto se encuentra en los tejidos blandos, principalmente en el músculo. El magnesio es el segundo catión intracelular más abundante después del potasio. La sangre contiene menos del 1% del magnesio corporal total. Sólo la forma libre e ionizada de magnesio (Mg2+) es fisiológicamente activa. El magnesio quelado y unido a proteínas sirve para amortiguar en sangre (efecto tampon) el conjunto de magnesio ionizado libre.

El nivel sérico normal del magnesio oscila entre 1,7 y 2,2 mg/dL; se define hipomagnesemia e hipermagnesemia como la concentración sérica de magnesio menor o mayor, respectivamente.

¿Qué alimentos son ricos en magnesio?

El magnesio es un mineral indispensable para la nutrición humana. La mayor parte del magnesio en la dieta proviene de los vegetales, como las verduras de hoja verde oscura. De hecho, al final de este artículo te presentamos una imagen de estos alimentos. 

En conclusión, en general, mantener el correcto equilibrio del magnesio es fundamental para el buen funcionamiento del hígado y de todo el organismo. En este trabajo los autores revisaron el papel potencial del magnesio en diferentes procesos de la vida. A medida que los individuos envejecen, aumenta el riesgo de desarrollar hipomagnesemia, condición que exacerba las alteraciones relacionadas con la edad. Esta condición también puede contribuir al desarrollo de patologías hepáticas. Por tanto, para prevenir las alteraciones hepáticas relacionadas con la edad y contribuir al mantenimiento de la homeostasis hepática, se debe prevenir la pérdida de magnesio mediante su monitoreo continuo, en especial en edad avanzada o con alguna patología ya diagnosticada, además de una ingesta adecuada de alimentos ricos en magnesio.

aliments mg

Referencias:

  1. Bravo M, Simón J, González-Recio I, Martinez-Cruz LA, Goikoetxea-Usandizaga N, Martínez-Chantar ML. Magnesium and Liver Metabolism Through the Lifespan. Adv Nutr. 2023 Jul;14(4):739-751. doi: 10.1016/j.advnut.2023.05.009.
  2. González-Recio I., Simón J., Goikoetxea-Usandizaga N., Serrano-Maciá M., Mercado-Gómez M., Rodríguez-Agudo R., et al. Restoring cellular magnesium balance through cyclin M4 protects against acetaminophen-induced liver damage. Nat. Commun. 2022;13(1):6816. doi: 10.1038/s41467-022-34262-0.
  3. Michalopoulos G.K., Bhushan B. Liver regeneration: biological and pathological mechanisms and implications. Nat. Rev. Gastroenterol. Hepatol. 2021;18(1):40–55. doi: 10.1038/s41575-020-0342-4.
  4. Simón J., Goikoetxea-Usandizaga N., Serrano-Maciá M., Fernández-Ramos D., Sáenz de Urturi D., Gruskos J.J., et al. Magnesium accumulation upon cyclin M4 silencing activates microsomal triglyceride transfer protein improving NASH. J. Hepatol. 2021;75(1):34–45. doi: 10.1016/j.jhep.2021.01.043.
  5. Volpe S. Magnesium in disease prevention and overall health. Adv Nutr. 2013; 4(3):378S-83S. doi: 10.3945/ an.112.003483. 

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo. Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas.