miércoles, 12 diciembre 2018
La hora actual es: 11:07

La canela podría estar afectándole al hígado, sobre todo si no compra la “verdadera”

La esencia dulce y color madera de la canela ha sido conocida casi desde el principio de los tiempos como una de las fragancias más cálidas y suaves del planeta. Derivada de la corteza café de los árboles de canela nativos de Sri Lanka, ha sido usada por milenios como una especie, una medicina y uno de los productos básicos y muy valiosos en valor mercantil. Los libros escolares de botánica chinos la mencionaban ya a principios del año 2,700 A.C. y las referencias bíblicas son numerosas.

Una nota muy interesante del diario “El país” dice que aunque es posible que seas muy consciente de su delicioso sabor y los beneficios que la canela puede ofrecerte, es posible que no conozcas que hay muchas variedades diferentes de esta especia. Algunas de ellas son muy saludables, son beneficiosas para tu nivel de azúcar en la sangre, la salud del corazón y la salud dental, sin embargo, la mayoría de la canela que encontramos en el mercado contiene una alta proporción de cumarina, una sustancia tóxica para el hígado.

De manera que si eres un consumidor habitual de este tipo de especia o la utilizas habitualmente para endulzar tus platos, te interesará saber más sobre cómo se puede evitar comer el tipo equivocado de canela.

Aunque hay unas 13 variedades de canela disponibles en el mercado, podemos agrupar éstos en dos categorías claras: casia y el verum. Verum es la palabra latina que significa "verdadero", ya que este grupo de canela es el auténtico y proviene de Sri Lanka. Este tipo de canela se conoce generalmente como la canela de Ceilán. Todas las propiedades del canela que conoces o has escuchado hasta la fecha se corresponden con este tipo de canela.

La canela de cassia, por otra parte, proviene de tres regiones diferentes: Vietnam, China e Indonesia. La casia ahora domina el mercado de la canela en los EE.UU. debido a su bajo coste, aunque su uso ha sido severamente restringido y parcialmente prohibido en la Unión Europea debido a las preocupaciones reales acerca de sus efectos sobre la salud. Pero sin embargo, no hay señales de que la venta de la canela de cassia se vaya a restringir en los EE.UU.

Este tipo de canela contiene entre el 2 y el 8% de un fitoquímico llamado cumarina, un ingrediente peligroso, que se ha demostrado que puede causar cáncer en roedores. Según recientes investigaciones en Alemania, si la cumarina se toma en dosis bajas incluso puede conducir a producir daños en el hígado como los que se enumeran a continuación:


• Los síntomas leves podrían significar un aumento en el número de enzimas hepáticas en la sangre.
• Los casos extremos pueden conducir a la inflamación del hígado que se manifiesta como ictericia.
• La canela de cassia tiene fuertes propiedades anticoagulantes que impiden que la sangre se coagule después de una lesión.

canela x

Hasta el momento, se dice que estos efectos perjudiciales en el hígado son reversibles.

El Insituto alemán BFR aconseja que aquellos que consumen canela de cassia moderadamente en la cocina no tienen gran riesgo de daño hepático. Se estima que una persona que pesa 60 kg puede consumir 6 mg de cumarina todos los días sin preocupación. Sin embargo, es muy difícil de determinar la cantidad de cumarina contenida con la casia que utiliza en la cocina.

BFR sugieren que aquellos que están acostumbrados a consumir la canela con frecuencia, por ejemplo, en arroz con leche, bollos de canela o cafés, debe cambiar inmediatamente a la canela de Ceilán (verum), que contiene niveles muy bajos de cumarina. Aunque su precio sea más caro.

Cuando compres canela observa las siguientes características: la canela de ceilán (verum) se parece más a un cigarro. Es bastante delgada y quebradiza. La canela de cassia son como dos rollos individuales juntos. Es espesa y difícil de romper.

 

Referencia

https://elpais.com/elpais/2017/12/18/buenavida/1513611299_642782.html