Seguridad de la página de inicio

lunes, 24 junio 2024
Log in

LA INNOVACIÓN NO TIENE SENTIDO SI NO LLEGA A LOS PACIENTES

  • Escrito por Maribel Ramírez Coronel
  • Publicado en Expertos

 

Los directivos de compañías farmacéuticas están convencidos de ello, de que la innovación generada para atender la salud de la humanidad no tiene sentido alguno si no logra llegar a quienes la necesitan, a los pacientes Pero, ¿cómo va a llegar y ser accesible si los tratamientos de última generación surgen a precios demasiado elevados? En los últimos años la industria farmacéutica ha lanzado medicamentos que cuestan miles de dólares al mes y que implican, ya no digamos la cura, sino apenas una ligera ganancia de sobrevida para ciertos tipos de cáncer, por ejemplo.

Al respecto a Thomas Cueni, director general de la Asociación Internacional de Productores y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA), reconoce que es hoy el gran desafío de este sector; que el tema se viene abordando desde hace tiempo en las reuniones con Naciones Unidas (ONU) y que ha sido una discusión recurrente ahora con la pandemia, de ahí por ejemplo el esfuerzo de la iniciativa Covax para un reparto más equitativo y accesible de las vacunas anticovid a todo el mundo. En el marco de la Semana de Innovación que organiza anualmente la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), Cueni nos comenta que entre la industria farmacéutica de innovación hay cada vez mayor disposición de explorar avenidas nuevas para el acceso; una de ellas es la opción de pago en función de resultados, lo que de conseguirse podría tener un impacto positivo en la salud, y no sólo por el tratamiento, sino por un abordaje integral de las enfermedades.innovacion p

La experiencia de la pandemia nos dice, hizo ver la aportación de la industria de innovación farmacéutica porque fue del sector privado de donde surgieron tanto las vacunas como los tratamientos con los que se sigue atendiendo el Covid19, y hay que reconocer la importancia de tener un sistema de innovación fuerte. Debido a la pandemia se perdieron más de 6 millones de vidas a nivel mundial. Y en cuanto a las pérdidas económicas fueron más de 13 trillones de dólares, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Si se consiguió la velocidad impresionante para desarrollar las vacunas fue gracias en parte a todo tipo de alianzas sin precedente que fueron alcanzadas tanto entre compañías privadas como con instancias públicas, sociales y gubernamentales, y es parte de las lecciones aprendidas, al igual que la necesidad de un mayor acceso. Estas lecciones están proyectadas en un documento desarrollado por IFPMA. En cuanto al acceso, Cueni señala que hubo compañías como Pfizer que abordaron en forma diferenciada los precios; para países de ingreso alto el precio de su vacuna se definió al mismo precio que un almuerzo o una hamburguesa BicMac; para los países de ingreso medio se pagó la mitad de eso, y para los de bajo ingreso pagaron sólo el costo de la materia prima.

Cuestionado en torno a cómo traducir este esfuerzo de acceso en el terreno de las terapias para cáncer donde hay mucha desigualdad entre países, Cueni expone que el cáncer tiene sus propias dificultades y muchas facetas que van más allá del tratamiento; incluye concientización, educación, tamizaje, lo oportuno o retrasado que se hagan las pruebas de diagnóstico. También se trata de que los hospitales tengan instalaciones de vanguardia. Y en función de cómo se aborde cada fase es que se puede elevar el costo. Aquí México tiene enormes desafíos porque muchos tipos de cáncer son detectados tardíamente.

En este sentido, Cueni informa sobre un esfuerzo para mejorar la calidad y cantidad del tratamiento del cáncer que impulsa la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC) buscando llevar la innovación a las personas, viendo cómo mejorar resultados. Se está aplicando en grandes ciudades de países de bajos y medianos ingresos donde se pretende integrar a gobiernos y hospitales. Se trata de la iniciativa del City Cáncer Chanel, que abarca 17 ciudades. De América Latina, las dos primeras fueron Cali, Colombia y Asunción, Paraguay, y se han sumado Rosario, Argentina, Porto Alegre, y de México, la ciudad de León, Guanajuato. Se incluyen también ciudades de naciones de Asia y África.

Escrito por: Maribel Ramírez Coronel.

maribel.coronelleconomista.mx

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/La-innovacion-no-tiene-sentido-si-no-llega-a-los-pacientes-20230402-0077.html