Azúcar artificial capaz de detener la progresión del cáncer de hígado

Para el año 2017, los cálculos de la Sociedad Americana contra el cáncer para este cáncer (cáncer de hígado primario y el cáncer intrahepático) en los Estados Unidos son: aproximadamente 40,710 nuevos casos (29,200 en hombres y 11,510 en mujeres), y aproximadamente 28,920 personas (19,610 hombres y 9,310 mujeres) morirán a causa de estos cánceres.

La razón para esta elevada mortalidad se explica, por una parte, por los retrasos en el diagnóstico de la enfermedad ya que en sus fases iniciales no presenta síntomas específicos y, por otra, por la falta de tratamientos eficaces una vez el tumor ha progresado.

Como explica Yasuhiko Kizuka, director de esta investigación japonesa publicada en la revista "Cell Chemical Biology", «dada su capacidad supresora de la invasión, nuestro análogo de la fucosa se presenta como un tratamiento prometedor para prevenir las metástasis de los tumores ricos en fucosa, caso de aquellos que se encuentran en el hígado».

Pero, ¿Qué es la fucosa? La fucosa, o más concretamente, la GDP-fucosa, es un derivado de la glucosa. Hoy en día se sabe que los glicoconjugados de la fucosa (glicoproteínas y glicolípidos) son una parte esencial en eliminación o la inversión de procesos de enfermedades como el cáncer, la inflamación y la inmunidad, se puede encontrar en antígenos de las células sanguíneas, que están implicados en la determinación del grupo sanguíneo. La fucosa (FUC) es uno de los ocho glúcido monosacáridos esenciales para el correcto funcionamiento de muchos organismos vivos entre ellos los seres humanos.

Entonces, y dada la elevada cantidad de estos glicanos fucosilados en el cáncer hepático, ¿es posible que la inhibición de la fucosilación pueda ser útil en el tratamiento del cáncer, y más específicamente, del cáncer de hígado?

Para responder a esta pregunta, los autores han evaluado si el uso de análogos –esto es, de moléculas que, si bien con una estructura muy similar a la original, caso de una enzima, no llevan a cabo la misma función– para interrumpir la fucosilación de los glicanos en las células del hepatoma podrían detener su progresión.

En este estudio, los autores utilizaron distintos tipos de análogos de la fucosa. Y lo que vieron es que lo que llamaron ‘6-Alk-Fuc’ tiene la capacidad de evitar la fucosilación en distintos tipos de células.

Como refiere Yasuhiko Kizuka, «el análogo compite con la GDP-manosa por la atención de la enzima FX, que previene la formación de fucosa a partir de la GDP-fucosa y, así, imposibilita que se lleve a cabo la fucosilación».

Pero independientemente del proceso químico específico inhibido, ¿este análogo puede ser útil en el tratamiento del cáncer de hígado? Pues sí. Los autores utilizaron distintos cultivos de células de cáncer de hígado con un exceso de glicanos fucosilados y observaron que la administración del análogo ‘6-Alk-Fuc’ previno que estas células pudieran traspasar la matriz extracelular sana. Es decir, evitó que las células sanas fueran invadidas por las tumorales.

Sin embargo, parece que la eficacia del análogo no es del todo completa. Y es que si bien preserva a las células sanas y evita que se conviertan en malignas, no es capaz de frenar la proliferación de las células tumorales. En consecuencia, el hígado conserva sus células sanas, pero sigue creciendo allá donde se encuentran las cancerígenas. Hay que seguir investigando.

 

Referencia
Kizuka, Y., Nakano, M., Yamaguchi, Y., Nakajima, K., Oka, R., Sato, K., ... & Taniguchi, N. (2017). An Alkynyl-Fucose Halts Hepatoma Cell Migration and Invasion by Inhibiting GDP-Fucose-Synthesizing Enzyme FX, TSTA3. Cell Chemical Biology.