Seguridad de la página de inicio
martes, 17 septiembre 2019
Log in

CALLANDO EL RUIDO MENTAL

Muchas veces creer que pensando más en algo solucionará el problema agrava el problema pues ahora tenemos dos, la situación que te causa preocupación y el incesante ruido de pensamientos cargados de negatividad por esa situación pues sobrecargas la mente y originará cierta química al incrementar cortisol que es la bien llamada "hormona del estrés", con lo cual pueden aparecer síntomas como irritabilidad, nerviosismo, insomnio, etc.

El cortisol o hidrocortisona es una hormona producida por la glándula suprarrenal que se libera como respuesta al estrés (1). No todo el estrés es “malo”, ya que hay un tipo de estrés positivo llamado eustrés que ayuda como un catalizador (o facilitador) a alcanzar metas pues nos estimula a poder afrontar los problemas, es una energía que nos permite tener mayor iniciativa y creatividad para pasar mejor por la situación. 

eustres y estresPero el estrés que causa el ruido mental es negativo. Pasar por periodos de mucha tensión va acostumbrando a tu cuerpo y mente a estar en un estilo de “alertas prendidas”, donde estarás no solo atento a algún suceso sino que te acostumbrarás a vivir con miedo y lo peor del caso es que no te darás cuenta en la mayoría de las ocasiones pues actuarás ya de forma mecánica. Salir del mecanicismo es básico para lograr mejoría. Cómo hacerlo? Haciendo consciente el qué haces y cómo lo haces?

Vuélvete el observador de ti mismo. Menciona Eckart Tolle (2), (The power of Now, 2000), que “en el momento en que usted empieza a observar al que piensa se activa un nivel más alto de conciencia”. En Psicoterapia, uno de los objetivos principales es lograr hacernos más conscientes, por qué? Porque así podemos actuar de forma diferente, más sana o conveniente, sabiendo más claramente qué siento, qué pienso para decidir qué haré y dejar de actuar por impulso, que finalmente nos llevará a complicaciones.

Te ha pasado que algunas veces quieres “arreglar el mundo” a las tres de la mañana? Seguramente habrás visto que no sucederá por más que pienses mil veces. Algunas ocasiones ni siquiera es trascendental lo que estás pensando pero son muchos pensamientos a la vez, desde: qué vestiré mañana, a qué hora es mi cita? Cuándo es el pago de la tarjeta? Le hubiera dicho tal cosa y no tal otra… etc etc. Ese ruido mental o “mente del chango” como le llaman el Oriente, nos significa un desgaste físico y emocional importante.

Cómo callar la mente?


Caminando entre lilis

1) Toma una posición cómoda
2) Comienza a poner atención a tu respiración
3) Haz tu respiración cada vez más lenta
4) Al inhalar infla muy suavemente el abdomen y al exhalar desínflalo
5) Visualiza una puerta en medio de un campo florido. No sabes qué hace ahí, no sabes cómo es que se sostiene sin paredes, tú simplemente te acercas
6) Abre la puerta e introdúcete
7) Ves un pasillo que te conduce hacia dentro, camina por ahí
8) Llegarás a unas escaleras de caracol que van hacia abajo
9) Abajo descubres el “laboratorio de tu mente”
10) Comienza a ordenar, limpiar, tirar lo que no sirva, deja todo de la manera que te guste
11) Mientras lo haces, sonríe
12) Terminas contento de haberlo logrado y comienzas a subir los escalones nuevamente, uno a uno los vas contando
13) Sales por el pasillo a un lugar plácido, amplio y relajante, disfrutas de estar ahí
14) Quédate ahí el tiempo que necesites, es tu lugar seguro
15) Poco a poco comienza a disipar esa imagen y regresa al aquí y ahora
16) Comienza a mover suavemente tu cuerpo y cuando estés listo, abre los ojos parpadeando varias veces

Repite las veces necesarias pues como sabes, la práctica hace al maestro. Espero te sea de utilidad.

Samantha Urzua y Madrid
Terapeuta Gestalt

Bibliografía
1) Manual de fisiología Médica Gyuton Hall. 10 edición, Ed. Mc Graw Hill- Interamericana
2) The Power of Now. Eckart Tolle. Biblioteca del Nuevo tiempo, Argentina, 2000