martes, 11 diciembre 2018
La hora actual es: 16:25

Todos tenemos derecho a la verdad

Cómo manejar las pérdidas con un niño, un adulto mayor o un enfermo?
12 de agosto de 2015
Las Naciones Unidas afirman que el derecho a la verdad es un derecho tanto individual como colectivo. De hecho, el 24 de Marzo se conmemora el día internacional del derecho a la verdad que está más en relación hacia los derechos humanos y la dignidad de las víctimas; sin embargo, también aplica éste derecho en el terreno de las pérdidas y comunicar "malas noticias".

La realidad no siempre es placentera y en el camino de vivir nos enfrentaremos a múltiples pérdidas:

- pérdida de salud

- pérdida de trabajo

- pérdida de una relación

- pérdida de un ser querido, etc.

Para todos es complicado el comunicar una "mala noticia"; sin embargo, recuerda el derecho a la verdad, el cual aplica para niños, adultos mayores, enfermos o familiares. El callar una noticia como por ejemplo, una enfermedad grave, nos lleva a la "conspiración del silencio" y te aseguro que no hay ventaja en ello. El enfermo sabe que algo pasa, el enfermo sabe que va a morir y si le niegas su derecho a la verdad, le niegas el derecho a expresarse, a manifestar el miedo, el perdón, el enojo y sobre todo el poder despedirse, lo cual es necesario tanto para el que se va como para el que se queda.


La familia igualmente necesita la verdad, si omites decirles cómo va tu proceso no ayudas, no estás generando ningún beneficio real, solo pones en pausa lo que de todas formas va a salir a la luz y a veces al dejarlo para después agravas una situación que pudo ser atendida fácilmente. Mentirte a ti mismo, negarte a ti mismo la verdad es aún más lamentable. Recuerda que puedes afrontar mejor lo que se te presente con realidad, presente y buena actitud.

Te mencionaré algunos ejemplos donde podrías estar ejerciendo la conspiración del silencio y olvidando el que todos tenemos derecho a la verdad:

1. No le digo a mi esposa ni a mis hijos, sobre mi enfermedad. O bien le digo a mi esposa, pero a mis hijos no.

2. No me comprometo con mi dieta, al cabo que no saben que mis niveles de amonio o de azúcar están muy elevados.

3. No hago ejercicio, al cabo que lo que realmente me cuesta son las pastillas y eso si que debe ser fuerte.

4. No dejo de tomar, al cabo que ni se dan cuenta y además ya tomo menos que antes.

5. No veo mis resultados de estudios de laboratorio, al cabo que no les entiendo y mi esposa o mi hijo parece que si.

6. No les digo que me pidieron una tomografía porque es un estudio muy caro e igual a mi me corresponde pagarlo. Mejor me aguanto, al cabo que puede esperar unos meses.


Es comprensible que con la intención de evitarles un dolor, se recurra a ocultarles la verdad pero no funciona. Es comprensible que cuando ves llorar a alguien le digas que ya no lo haga pues ni tu mism@ tal vez sabes lidiar con tu dolor, menos con el ajeno, pero sabes? es necesario llorar. La diferencia está en sufrirlo o afrontar el dolor. El dolor será intenso pero breve y el sufrimiento puede ser inacabable, como un veneno en dosis pequeñas que no termina.

"El dolor es natural, el sufimiento es opcional". Buda

La muerte es un proceso natural en nuestra existencia, el término de una relación también es común aunque indeseable por el dolor que implica, pero si naturalizamos éstas realidades y más bien enseñamos con nuestro propio ejemplo a cómo afrontar las pérdidas -puedes acudir a psicoterapia con un experto en el tema- y generar tolerancia a la frustración y resiliencia, evitaremos el desarrollo de psicopatologías (enfermedades) más severas y fomentaremos el desarrollo de seres humanos más sanos, con mejores capacidades para enfrentar la vida.


Hay muchas definiciones de salud, desde mi punto de vista salud es: realidad y presente. En la salud mental la demencia es catalogada como una de las enfermedades más graves, caracterizada entre otras cosas por la pérdida de realidad, esto te dice algo? Muchos recurren a la fantasía, a suponer o a imaginar algo y esto simplemente te aleja de la realidad que de todas maneras tendrás que afrontar en algún momento.

Procurar estar en el presente es mucho más sano. Es bueno planear (futuro) pero no vivir adelantándote a algo que no existe pues desperdicias el ahora y te llenas de incertidumbre, situación que no necesita tu cuerpo ya que generas estrés, ansiedad y enfermas. Es bueno mirar atrás (pasado), pero solo para obtener el aprendizaje que te dejó la experiencia y corregir en adelante, no para lamentarte y generar culpa o resentimiento que tampoco necesitas.

"Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo". Proverbio árabe

Recuerda también que en cada pérdida hay una ganancia. Mantenerte enfocado en lo que hay y no en lo que falta también hará una diferencia en tu realidad.

Decide qué quieres hacer con tu presente. Toma en cuenta que en cualquier momento puedes decidir por el derecho a la verdad que traerá crecimento y evolución.