Seguridad de la página de inicio
martes, 27 septiembre 2022

EL PORTAL EDUCATIVO DE LA SALUD HEPÁTICA

Log in

ENOJO...

“Enfado, resentimiento, enojo, irritabilidad, hostilidad, rencor, vergüenza, rabia, furia, envidia, celos, ira, odio, cólera”

T: ¿Cómo estás?


P: Mal, me enojé con mi mamá muchísimo y le cerré la puerta, es que soy… impulsivo”.


T: ¿qué te llevó a cerrarle la puerta a tu mamá? Enséñame, ¿cómo te estaba regañando? ¿Cuál era tu postura y tu distancia, y cuál la de ella?


Mi paciente se para y me enseña, yo actúo como él y él hace el papel de su mamá. Entonces empiezo a sentir unas ganas de aventarla y ponerme a salvo.


T: ¿sabes? Yo también hubiera cerrado la puerta.

Cualquier día en terapia

En variadas ocasiones dentro del espacio terapéutico puedo sentir el enojo que experimentan mis pacientes, la emoción modifica el cuerpo, y el cuerpo informa al cerebro de los cambios que se perciben, gracias a que las emociones pueden ser reconstruidas a partir del recuerdo, o también creadas de la imaginación podemos trabajarlas y hablar de ellas sin un juicio. Muchas veces el enojo está considerado como “malo” ¿cuántas veces hemos escuchado?

  • Quien se enoja pierde
  • Cada minuto de enojo, nos roba 60 minutos de felicidad
  • El enojo te hace más pequeño
  • Una persona enojada, no es razonable.
  • Las niñas bonitas no se enojan.
  • Demuestra tu madurez controlando tu enojo.


¿Te sabes alguna? Ahora ninguna emoción es buena o mala, simplemente informan de la lectura que se tiene del entorno y de tus relaciones con los demás. En el caso de mis pacientes continuamente hay un reporte de enojo: “me empezó a hervir la sangre, se me calienta la sangre y la cabeza, me empecé a poner rojo”, todas estas son signo de que alguna situación no fue cómoda, fue agresiva y el cuerpo se prepara para defenderse.enojo 1


El enojo es una emoción que personalmente no la evito en mis pacientes, pues es una energía que informa de cómo es la experiencia en el mundo de mi paciente, y continuamente advierte de las cosas que son incómodas, agresivas o de las cuales se tiene que salvaguardar


¡Por suerte existe el enojo!


Ahora bien, el enojo tiene que ir a alguna parte, es energía que se genera en el cuerpo y va a explotar, algunas veces cuando te la tragas puede tener efectos nocivos, así se llega al cutting, al daño hacia ti mismo, a tomar decisiones que no son nutritivas para ti y además cerrar el diálogo.
Así que el primer paso para resolver el enojo y tomar el conflicto como un lugar de oportunidad es:

  • Reconocer ¿qué te enoja de cierta situación o persona?
  • Ver si esto tiene que ver contigo o con la otra persona.
  • Cuando te enojas con alguien, no es con “Pedro”, es con la “perspectiva de Pedro”.
  • Si hay espacio para el diálogo es importante acercarse a la persona para dialogar, a veces, se necesita un mediador (padre, hermano, terapeuta, amigo, etc.) alguien que sirva para mirar las dos perspectivas.


Ahora si no puede haber una situación de diálogo, es importante salvaguardarse, poner límites sanos y a veces contundentes.
El enojo como emoción, nos protege, nos informa, nos da una lectura de una situación o persona, no es negativo, simplemente es una emoción y hay que darle espacio. El enojo habla de una frustración que hay con una situación o persona, no es un invento es un aviso.


Si necesitas hablar con alguien sobre una o varias situaciones de enojo y comprenderlas, ayudar a canalizarlas para tu bien, no dudes en contactarnos.

Escrito por: Mtra. Gabriela Rodríguez López
Psicoterapeuta
englishlab2013@gmail.com