Seguridad de la página de inicio
martes, 27 septiembre 2022

EL PORTAL EDUCATIVO DE LA SALUD HEPÁTICA

Log in

ACERCA DE LA FELICIDAD

A veces nos parece que la felicidad es un juego de azar, pero recientes estudios nos indican que hay algo en lo que se puede trabajar y construir de maneras que jamás habíamos imaginado. Hemos pensado que la felicidad es efímera, relativa, fugaz, individualista, material, egoista y hasta intrascendente, pero en realidad no estamos programados para ser felices, sino para buscar la felicidad.

La dopamina nace en una de las áreas más primitivas del cerebro y, a través del sistema de recompensa, fluye hasta el lóbulo frontal, una estructura más evolucionada que nos permite dirigir nuestra conducta hacia un fin. Esta región del cerebro es la más lenta en madurar y la primera en deteriorarse en la vejez y actúa como una máquina del tiempo que nos hace posible recordar el pasado y vivir el futuro antes de que suceda. Nos ayuda a anticipar sucesos, y en esa anticipación reside parte de nuestra felicidad y nuestra desdicha.

El problema es que el cerebro nos da en muchas ocasiones datos erróneos de lo que nos hará o no felices. Cometemos el error de pensar que lo bueno será muy bueno y lo malo, “muy malo" Es preferible ser escéptico, basarse en datos científicos, mirar las estadísticas y cuestionar los consejos para encontrar la felicidad. Las estadísticas nos dan algunas claves sobre lo que hace felices a la mayoría de las personas. Por ejemplo, entre las recetas más usadas están las que dicen que para ser feliz hay que tener un buen trabajo que dé para vivir decentemente, casarse y tener hijos.

Con las cifras en la mano, vemos que es cierto que las personas casadas son más felices que las solteras o que las parejas de hecho y que viven más años. El matrimonio es una buena inversión en todas las culturas, sobre todo para los hombres. Pero divorciarse cuando las cosas no van bien también aumenta la felicidad, en especial la de los hombres, que se sienten mejor de inmediato. Las mujeres tardan de media un par de años en volver a ser felices. En cuanto a los hijos, los números reflejan que suponen una exigencia que disminuye la felicidad, en especial de las madres, mientras son pequeños. El pico de infelicidad parental se sitúa entre los 45 y 55 años, cuando la carga de obligaciones es máxima.


"El síndrome del nido vacío es un invento. Cuando los hijos se van de casa, la felicidad de los padres aumenta". 


lancha 1

 

Otros estudios concluyen que hay una relación sorprendentemente consistente entre satisfacción, expectativas y felicidad. Las expectativas también afectan a la felicidad, incluso antes de aprender el resultado de una decisión. Si tienes planes de reunirte con un amigo en tu restaurante favorito, esas expectativas positivas pueden aumentar la felicidad tan pronto como realices el plan. La nueva ecuación captura estos diferentes efectos de las expectativas y permite predecir la felicidad sobre la base de los efectos combinados de muchos acontecimientos del pasado.

La felicidad no sólo depende de la satisfacción del individuo, sino también de sus expectativas.

Los seres humanos hasta hace poco vivíamos menos de 40 años por los que los recursos destinados a mantenimiento del organismo no están desarrollados. Es más, socialmente no estamos preparados para esos 40 años de más que viven muchos. En la antigüedad la felicidad estaba reservada para después de la muerte.

Foto 1. Agosto 2021. Fotografía tomada con Dron Mavic Mini. Grupo de gente tomando un día de descanso en su bote. La perspectiva de esta foto me encanta ya que se aprecia como la gente está completamente relajada disfrutando un día en alta mar.    

El flujo de la felicidad tiene un patrón de obsesiones sucesivas y apuntan hacia algo intangible. Se dice por ahí que “si quieres que una empresa prospere tiene que haber una idea intangible e inalcanzable que mueva los intereses de los involucrados”.

Lo que produce el placer no es tanto la obtención de la meta como la búsqueda. La adquisición compulsiva (como ir de compras) da una satisfacción instantánea pero pronto llega la insatisfacción, se llena el closet de cosas que nunca vas a usar.

Cualquier búsqueda de la felicidad basada en dinero, trabajo, etnia o salud, está condenada al fracaso. Se parece más a la ausencia de miedo, la felicidad ahora no se trata de evitar el dolor y el sufrimiento, sino de encontrar un balance sano entre las 2 opciones. Digamos que se parece más a la búsqueda del equilibrio entre el yin yang que al logro de un ultramaratón.

                                                                                                                                     

isla 2Las pasiones tienen fisiológicamente más peso que la razón porque las conexiones neuronales del córtex a la amígdala están más desarrolladas que en sentido contrario.  

Las personas somos capaces de sufrir los mismos traumas (estrés) recordando o imaginando una situación traumática que si la viviéramos, pero también cuando tenemos pensamientos de éxito futuro, algo positivo sin duda, pero también el hecho de estarlo rumiando en la mente constantemente hace que su efecto sea cada vez menor, por eso dicen “cuando tengas un gran proyecto en mente, no lo estés contando a todo mundo por que se ceba” porque el hecho de contarlo hace que recibas cada vez, una gratificación química que se parece mucho a la que tendrías si ya lo hubieras realizado y con el tiempo se pierde el chiste y hasta las ganas de alcanzarlo.

Hay un experimento que sucede donde un ratón tenía la posibilidad de anular una descarga eléctrica y otros no. Los que no la tenían murieron de estrés. Por eso mismo se sugiere que busquemos trabajos donde tengamos una palanca de control. Ya me lo dijo un amigo que cuando eres empresario es muy difícil que vuelvas a trabajar para nadie porque es uno de los pocos modos de tener la palanca de control, tal vez esto nos hace adictos al control a ser “el que manda sobre nosotros mismos”.

Foto 2. Sábado 7 de mayo 2022. Foto tomada con Dron DJI Mavic Air 2S. Sin duda un viaje espectacular que realice a las Tuxtlas en Veracruz, en un lugar asombroso llamado Roca Partida. Los lugareños me llevaron a este paraje en las montañas, donde al volar el dron pude comprobar la belleza del sitio. Sin duda los invito a conocer este maravilloso lugar a 2 horas de la Ciudad de Veracruz.

¿El dinero nos brinda la felicidad?

En general los ingresos estimados para ser feliz son muy distintos comparados con los reales, así como los ingresos altos mejoran nuestra evaluación general de la vida, pero no nuestro bienestar emocional.

Cuando los ingresos llegan a cubrir nuestras necesidades básicas y un tanto más, ó por encima de esta cantidad, el dinero ya no está tan relacionado con el nivel de felicidad. Aunque puede aumentar si lo utilizamos en agasajar a los demás. Sin embargo, dejar de trabajar no es necesariamente una buena idea. Descansar es una de las cosas que menos felices nos hacen, al contrario que practicar actividades placenteras, sobre todo el sexo, seguido del ejercicio físico son las primeras que nos hacen sentir mejor. La felicidad no se alcanza haciendo cosas exóticas, sino con recetas sencillas, como pasar más tiempo con la familia y los amigos. Somos los animales más sociales del planeta, por eso quienes dedican más tiempo a las relaciones y tienen más amigos son más felices.

Parte de la infelicidad surge de nuestro interior. No hay nada en sí ni bueno ni malo, es la mente humana la que lo hace parecer así. Y es que nuestra especie tiene una estructura evolutiva reciente, la corteza pre frontal, que funciona como "un simulador que nos permite imaginar y anticipar cómo serán nuestras experiencias antes de vivirlas. Planificar acciones y tomar decisiones en virtud de experiencias simuladas mentalmente es, a priori, una ventaja. Sin embargo, puede convertirse también en la principal causa de que la búsqueda de la felicidad sea errónea pues esta parte del cerebro suele calcular bastante mal el grado de felicidad o de infelicidad que nos causarán las experiencias futuras".

Somos malos predictores de la felicidad.

No podemos cambiar lo ocurrido, pero sí lo que pensamos sobre ello. En caso contrario la "disonancia cognitiva" nos hará sentir infelices. En cambio, cambiar de perspectiva es muy positivo. Tener una mente abierta es fundamental. Las experiencias nuevas ejercitan el cerebro y nos hacen felices. Al fin entendemos que cuando recordamos algo, no recordamos el suceso en si, sino la última vez que lo tuvimos presente en nuestra mente, si lo cambiamos, cambiaremos la historia por nuestro propio bien. Es muy positivo cambiarla, como sucedía en la fábula de la zorra y las uvas. Sabiamente, la zorra, al ver que no tenía forma de cogerlas de la parra, decidió que no merecían la pena porque no estaban maduras. Esta habilidad de cambiar la forma de pensar es la piedra angular de la psicoterapia. Tener una mente abierta es fundamental. Las experiencias nuevas ejercitan el cerebro y nos hacen felices.

¿Sólo es pura química cerebral?

Solemos decir que la felicidad es algo que escapa a nuestros ojos: una sensación invisible que nos hace sonreír más y por la que los demás interpretan que estamos de mejor humor por algún motivo. Ahora, una nueva investigación afirma que la felicidad puede olerse y contagiarse, ya que el estado emocional de contento y alegría provoca que segreguemos ciertas sustancias químicas que salen secretadas por el sudor y que los demás pueden percibir e imbuirse de ello.

El olfato parece ser una forma extraña de recibir vibraciones positivas de las personas que tenemos a nuestro alrededor, pero un estudio publicado en la revista Psychological Science así lo confirma: “el sudor humano que se produce cuando una persona es feliz induce un estado similar a la felicidad en una persona que inhala este olor”. ¿Y si nos rodeamos de personas felices, ayudará?

Arte, cultura y música para sonreír:

Interesante es que el arte activa los centros de placer. Ver bailar (o practicar artes marciales) nos permite experimentar el movimiento mentalmente sin las limitaciones de nuestro cuerpo. Ahora entiendo por qué le gusta tanto “Dancing with the stars” a mi vecina de 80 años.


Escuchar música alegre no solo aumenta la sensación de felicidad y dibuja una sonrisa en nuestro rostro. También incrementa nuestra capacidad para percibir caras felices alrededor, a veces incluso cuando no hay rostros sonrientes que detectar. Las canciones tristes, tienen el efecto opuesto. Crear, inventar, dibujar, cocinar, componer música, tomar fotografías, escribir poner tu mente al servicio de la creación y de la humanidad tiene mucho valor.

 ¿Socializar es cuestión de genes?

Si eres feliz tus genes lo notan. Es la conclusión que se desprende de un estudio que demuestra que el estado psicológico positivo de un individuo influye en la expresión de sus genes. Y lo que es más interesante, los distintos tipos de felicidad tienen diferentes efectos sobre el genoma humano. La clase de felicidad que procede de llevar una vida plena y "con sentido", estimula la expresión de perfiles genéticos favorables en las células del sistema inmune, potenciando bajos niveles de inflamación y una fuerte expresión de genes vinculados a anticuerpos y moléculas antivirales. Sin embargo, las personas con un bienestar hedonista, que es el tipo de felicidad que procede de la autosatisfacción y la obtención de placer, experimentan todo lo contrario: altos niveles de inflamación y escasos anticuerpos de defensa en sus organismos.

Será que como dijo alguien por ahí, “No es lo que comes, es lo que piensas” y si nos mantenemos tratando de permanecer en la línea mental de estar bien, en paz y sin estrés, y, si aprendemos a programarnos para engañar a nuestra mente y si solo ponemos en nuestra cara una sonrisa, pase lo que pase, nuestro cuerpo cree que estamos felices y eso activa motores químicos que nos hacen tener bienestar. No lo sé pero algo, aunque sea un poco de lo que hagamos, nos va a dar un poco de felicidad, y seguramente salud!

Aquí les dejo unas frases sobre la felicidad que inspiran:

"La felicidad frecuentemente se cuela por una puerta que no sabias que estaba abierta". John Barrymore.

"Cuanto más feliz soy, más compadezco a los reyes". Voltaire.

"Una mesa, una silla, un plato de fruta y un violín, ¿qué más necesita un hombre para ser feliz?" Albert Einstein.

"La felicidad es tener una gran familia, cariñosa, diligente, que se preocupe por uno y que esté unida; pero que viva en otra ciudad". George Burns.

"La felicidad es sencillamente buena salud y mala memoria". Albert Schweitzer.

"La felicidad no es algo que experimentas; es algo que recuerdas". Oscar Levant.

‎"La felicidad se alcanza cuando, lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía". Gandhi.

"La felicidad es íntima, no exterior; y por lo tanto no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos". Henry Van Dyke.

"La felicidad es darse cuenta de que nada es demasiado importante”. Antonio Gala.

"La felicidad compensa en altura lo que le falta en longitud". Robert Frost.

 

corazon 3Y vamos a la práctica, les dejo algunas técnicas que pueden ayudar a sentirte feliz:

Gratitud:
Dedica 5 minutos al día a repasar las cosas que tienes en la vida de las que estás agradecido, amigos, trabajo, familia, un lugar donde vivir, salud, comida, etc.…

Sé más optimista:
Trata de verle el lado positivo a las cosas antes que el negativo, y refuérzalo como una tarea cada vez que pienses en algo, primero que venga lo positivo y eso cambiara la forma en que lo vayas definiendo retrasando en tu mente.

Deja de sobre pensar:
Vive en el momento, deja el pasado y el futuro a un lado y utiliza tu tiempo en pensar cosas prácticas, cada vez que llegan los pensamientos derrotistas y negativos tienes 90 segundos para salir de una espiral de la que no va ser tan fácil salir, así que cambia el pensamiento, haz una lista de cosas felices en tu vida y cámbialas por las negativas. 

 

Foto 3. 23 de junio 2022. Fotografía tomada con cámara Nikon ZFC. Esta foto la tomé paseando y me encanto la perspectiva que tiene el corazón. Para mí es un reflejo o representación de lo que puedes alcanzar cuando encuentras la felicidad, no solo en el ámbito del amor, sino como un todo general.

Deja a un lado las adicciones:
Desde drogas, café, fumar, alcohol, televisión, sexo, chismes, juegos, televisión, redes sociales, comer compulsivamente, esas acciones drenan la claridad de tu mente, identifica porque lo haces y trata de cambiarlo por hábitos más saludables y positivos.

Construye relaciones:
Sanas, fuertes y ricas, riégalas y cuídalas como plantas y date más tiempo para disfrutarlas, construye relaciones de calidad y con futuro.

Date tiempo para disfrutar las cosas que más te gustan de la vida:
No estés a las carreras todo el tiempo, trata de disfrutar y apreciar las cosas más comunes y búscate un hobby como leer, o tocar un instrumento o ayudar a los demás La satisfacción de tus planes es una fuerza química a veces más fuerte que las mismas drogas.

Metas y propósitos de vida:
Propón unas metas con respecto a tu relación de pareja, o familia, planes de trabajo a futuro, propósitos que te llenen de alegría e imagina los resultados durante el camino. Que sean metas cortas no inalcanzables y visualízalas paso a paso.

Al final notarás que ser feliz es tu responsabilidad y que se puede lograr.

 

Escrito por: Luis M. Flores Landeta
Fotógrafo y Piloto de dron.
e-mail: luiflorla@yahoo.com.mx
Sígueme en Instagram: @luisfloresphoto y @asombra_photo
Sitio web: www.asombraphoto.com