Seguridad de la página de inicio
viernes, 12 agosto 2022

EL PORTAL EDUCATIVO DE LA SALUD HEPÁTICA

Log in

SERÁ EL SEXENIO DEL DESABASTO

En México los pacientes atendidos en el sistema público llevan viviendo más de 3 años de un severo desabasto de medicamentos y demás insumos de salud. La falta de planeación en las compras continúa. Los problemas con el reparto hasta la última milla persisten pues desde un principio rompieron la cadena de insumo y es la hora en que el actual gobierno no ha encontrado una manera alterna efectiva de hacer las compras y distribuirlas en forma eficiente.


Si no lo han logrado resolver en este tiempo no se ve por dónde lo consigan en lo que resta del sexenio. Por más que traten de contrarrestarlo con declaraciones asegurando que ya está resuelto, la realidad se sobrepone y los problemas de falta de insumos saltan a la luz. Así como van las cosas, será inevitable que éste pase a la historia como el sexenio del desabasto. Por más que el presidente López Obrador declare en su conferencia que ya no hay desabasto, la realidad es que los pacientes siguen viviendo carencias, intermitencias y retrasos en tratamientos y diagnóstico debido a la falta de insumos en las instituciones públicas.


En su último reporte, el colectivo Cero Desabasto, de la asociación Nosotrxs, dio cuenta con datos recientes de cómo hoy estamos lejos de tener los niveles de abasto que el sistema público de salud tenía antes de 2019; si bien no eran perfectos, no estaban tan abajo como han permanecido en los últimos 2 años. En el 2021 no se surtieron efectivamente más de 24 millones de recetas a derechohabientes de las instituciones de salud de IMSS, ISSSTE, Pemex, Sedena y Semar. Adicionalmente, durante el primer trimestre del 2022, el IMSS ha negado más recetas que todas las que negó en el 2019. Para tener una idea de lo lejos que estamos, tan sólo en los primeros tres meses del 2022 el IMSS ya había negado más recetas que todas las que se negaron en 2019 o en 2017 y 2018 juntas.desabasto


Adicionalmente, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Indicadores de Calidad en Salud (Indicas), la población sin seguridad social que es atendida en unidades de la Secretaría de Salud (SSA), IMSS-Bienestar o INSABI sigue siendo la más afectada y el porcentaje de surtimiento de medicamentos en unidades de primer nivel tiene una tendencia a la baja. Por un lado, las unidades rurales de la SSA en el tercer cuatrimestre del 2021, conforme Cero Desabasto, tenían un 80% de surtimiento y en el primer cuatrimestre del 2022 bajó a 73%. Por otro lado, a inicios del 2021 IMSS-Bienestar registró 74% de surtimiento y en el primer cuatrimestre del 2022 cayó a 71%, el nivel más bajo de los últimos 6 años. En ambos casos, tanto en la Secretaría de Salud como en IMSS-Bienestar, más del 25% de la demanda de los medicamentos en 2022 no se ha surtido efectivamente.


El desabasto se agudizó también en INSABI. Conforme su propia Encuesta sobre Percepción de los Usuarios de los Servicios Estatales de Salud en 2021, el surtimiento completo de las recetas médicas identificado fue de 67% en los centros de salud y de 63% en los hospitales comunitarios. Todo esto significa que la población en mayor situación de vulnerabilidad con afectaciones en su salud ha visto afectado también su bolsillo porque ha tenido que adquirir sus tratamientos en farmacias privadas. Aquí el dato que da Cero Desabasto es el impresionante crecimiento de los consultorios privados, en su mayoría adyacentes a farmacias. Los avisos de funcionamiento nuevo para consultorios de medicina general ante Cofepris fueron 3,430 en 2020 y para 2021 subieron a 8,220. Eso conforme información de Cofepris obtenida a través del INAI. Un factor que suaviza el golpe de la carencia de insumos médicos en el sistema público es que en el sector privado existe un gran número de medicamentos genéricos a precios accesibles, algo que hay que reconocer como positivo.


LA SECRETARÍA DE SALUD, CANTINFLEA ANTE LA VIRUELA SÍMICA


Pues como aquí lo proveímos, la Organización Mundial de la Salud emitió su declaración de emergencia ante la viruela símica, y la demanda de vacunas ya se disparó. Mientras, en México deshojan la margarita sobre si se compran o no. La Secretaría de Salud emitió un comunicado con asegunes. Por un lado, secretaria de Salud menciona que las dos vacunas existentes “tienen una efectividad imprecisa para prevenir la símica”. Y por otro, dicen que analizarán la pertinencia de adquirirlas, y en todo caso serían de uso limitado. SS se agarró de que OMS dejó la puerta abierta a los países que no quieran comprar vacunas contra esta viruela, previendo la opción de donaciones. Por ahí también hubo algún miembro asiático que manifestó dudas en torno a la efectividad de la inmunización contra dicho virus pidiendo estudios clínicos exprofeso. Los reguladores sanitarios más exigentes, tanto FDA como los reguladores europeos, dicen que las 2 vacunas existentes tienen efectividad contra viruela símica de al menos 85% conforme la ciencia que se tiene.
Por más que los países ya estén muy gastados tras el Covid19 que aún no termina, la realidad es que siempre es más eficiente prevenir que gastar a posteriori si el brote se extiende y sale de control.


MÉXICO SE REZAGA EN VACUNA PEDIÁTRICA


Y siguiendo con vacunas, resulta que Argentina lleva la delantera en vacunación anticovid para menores de 5 años. La ministra de Salud de Argentina, Carla Vizzotti, anunció que a partir del 1 de agosto estarán disponibles en todas las provincias de ese país más de 2.7 millones de vacunas pediátricas de Moderna. Seguirán en esa línea Chile o Cuba, en el Caribe, que ya en otros tiempos se adelantaron a vacunar a sus menores ¿Y México para cuándo? Hace apenas un mes inició el registro para vacunar a los menores de entre 5 y 11 años. Y eso después de una larga discusión y de que incluso el gobierno federal impugnó el amparo que determinaba que debería vacunar a todos los menores de edad. Así que no sabemos para cuándo la vacuna a menores de 5 años y si también tendrá que seguir el camino largo.


Escrito por Maribel Ramírez Coronel.
maribel.coronel@eleconomista.mx
https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Sera-el-sexenio-del-desabasto-20220725-0002.html