Seguridad de la página de inicio
sábado, 02 julio 2022

EL PORTAL EDUCATIVO DE LA SALUD HEPÁTICA

Log in

PATERNIDAD Y SUS FORMAS

Tenemos una sociedad en constante cambio, tanto de la forma económica, social, de relaciones y forma de hacer familia. Si bien seguimos teniendo estructura y leyes que están sustentadas en formas del pasado, no podemos cambiarlas de un día para otro. Y es así como la paternidad ha ido teniendo, cambios, reflexiones y al parecer no sabemos muy bien como acomodarnos ni los padres, ni los hijos, ni los abuelos, parece que ahora lo que los padres de hoy hacen es insuficiente, parece que no alcanzan y los que están al pie del cañón tratando de adaptarse tampoco son vistos con suficiente ánimo de ser aceptados en sus nuevas disposiciones de ejercer la paternidad.


¿De dónde nace esto? Cuando alguien acude a terapia generalmente llega con toda la carga generacional, de las formas en cómo fueron educados, de las vivencias de sus primeros cuidadores, y hoy viven en una sociedad que los modelos parece que van detrás, corriendo, pero sin poder llegar a tiempo. Y ser papá en esta época es todo un reto, al menos así lo veo con mis pacientes que son padres, los que se están preparando para ello, los que están en medio de un divorcio y son exigidos con poca correspondencia de afecto y amorosa, los que son hijos y ahora no saben muy bien cuando sus padres quieren acercarse más, no saber cómo construir esta forma de papá presente y amoroso.


En fin, que también padre solo hay uno, que también ser padre es reencontrarse con la propia infancia, con la idea de quienes fuimos siendo hijos, ser padre es también ser vulnerable, tener miedo, es ser maestro más con humildad, es no tener mapa en este mundo más es una aventura que no tiene retorno, es un regalo que viene envuelto en distintos papeles y que cuando vas abriéndolo poco a poco, te vas conociendo, vas conociendo al otro, vas comprendiendo y sorprendiéndote de que esta aventura ya no tendrá fin ni palabras para describirla. paternidad responsable


Tenemos dos partes, la vivencia de la persona cuando llega el hijo o hija al mundo, ser un padre presente, afectivo, cercano, en contra parte de las viejas enseñanzas de ser un padre guerrero, fuerte, proveedor y ausente, aunado a la expectativa familiar y social que se les ha colocado en sus hombros.
Un ejercicio sencillo de hacer: coloca en el buscador de cualquier sitio de internet “regalos del día del padre” ¿Qué te salió?: chocolates, botanas con cervezas y vinos, llaveros, artículos en forma de pelotas de soccer, corbatas, y claro el mandil con las herramientas para preparar cualquier desperfecto de la casa. Visto desde ahí ¿Qué papel está ocupando en nuestra sociedad la paternidad? No hay un regalo como unas cremas, una cafetera para hacer cappuccino, flores o un vale para invitarlo a comer a un lugar que le guste, no digo que no haya alguien aquí que ya haya cambiado la forma de hacerle regalos a sus padres, pero lo que privilegia la sociedad son regalos que los identifique con “los guerreros, proveedores, fuertes e invencibles”, no hay lugar para la vulnerabilidad, el descanso y el afecto.


Pienso en mi sobrina cuando estuvo hace unos meses de vacaciones en CdMx, y lo que le pidió a mi esposo, su padrino y tío fue: vamos a cocinar juntos. Ahí estaban los dos viendo si la masa estaba mejor con un huevo extra o si le agregaban más harina, era una imagen realmente bella, o cuando algún padre está en su terapia y llega el niño pequeño al espacio preguntando ¿qué haces papá? Y él contesta: mira ella es Gaby mi terapeuta, con la que platico cada semana, entonces los niños me preguntan algunas cosas y luego se van, y esto ahora en la terapia en línea ocurre muchísimo y ¿adivinen? Esos niños están al cuidado del papá porque mamá está trabajando en otro lado. Y hablamos durante las sesiones como esta nueva forma con la que no fueron criados por sus padres, ha sido una maravilla, como han tenido que enfrentarse a la idea de ser “diferentes” e incluso ser criticados por otros miembros de la familia por no ser los proveedores principales, por no dar esta imagen de fuerza y además ¡toman terapia! Esto ocurre con todos los papás que están conmigo, y me alegra mucho poder acompañarlos en este camino de reflexionar y plantearse nuevas formas de habitar su paternidad.


Esta imagen de que los hombres no hablan de sus sentimientos, son unas piedras, no muestran las lágrimas, es totalmente falsa, considero que la sociedad les ha mostrado este camino, y es difícil salirse de ahí, han tenido que romper con las estructuras en las que han sido encasillados, han tenido que ir pidiendo permiso para cambiar un pañal o querer ir a la junta de la escuela, eran los negritos en el arroz, y eso es lo que no hemos querido ver, solamente decimos “los hombre no ayudan en casa, no se involucran en cosas de los hijos, no conocen a sus hijos, no saben a qué juegan”, más habrá que preguntarse más de fondo, ¿les hemos permitido entrar ahí? O cada vez que lo hacen los vemos como entes raros que están ocupando un lugar equivocado.


Sí creo que hay muchas formas de ser padre, que cada vez están más involucrados, más es un ejercicio en comunidad. Recuerdo un día en alguna clase de la carrera que estábamos hablando de feminismo y de los derechos de las mujeres, y un hombre levantó la mano y dijo: “ustedes no saben lo que ha sido el divorcio, ya no puedo acostar a mis hijos todas las noches, ni leerles un cuento, he perdido la presencia en la vida de mis hijos y solamente porque la ley dice que son dos días a la semana y un fin de semana sí y otro no”, recuerdo que lo dijo llorando, con dolor, a veces, hay que atreverse a mirar desde el otro lado y saber que esta imagen de fortaleza y virilidad, la han tenido que construir para poder resistir también el dolor de perder presencia y afecto en su paternidad. papa nena


Los invito a todos a dejar habitar a los otros en estos nuevos lugares, será de mucho más aprendizaje y la riqueza de a quienes tienen a su cargo se verá más expandida. Conozco a padres que han ido haciéndose espacio, unos con algunos raspones y teniendo que no ser bien recibidos, otros haciéndose totalmente cargo y otros compartiendo, haciendo sopa de letras mientras ayudan a sus hijos a hacer la tarea, e hijos que tienen el regalo de que sea el papá quien le hace el disfraz de día de muertos o les cocina el mejor platillo de la semana. Y todo eso existe.


Como diría Darth Vader: “No, yo soy tu padre”, Luke contesta “No, ¡eso no es verdad, es imposible! Y el cierra con esta magnífica frase: “Busca en ti, en tus sentimientos, y sabrás que es verdad”, lo que sigue ya lo sabes, más aquí lo que me sorprende es que apela a los sentimientos, porque la paternidad es también sentida, no solamente es un proveedor, es lanzarte al vacío en esta experiencia de la paternidad.

Elaborado por:
Mtra. Gabriela Rodríguez López.
Psicoterapeuta
englishlab2013@gmail.com