Seguridad de la página de inicio
lunes, 16 mayo 2022

EL PORTAL EDUCATIVO DE LA SALUD HEPÁTICA

Log in

¿TERAPIA YOOOO? ¿PARA QUÉ?

Esta vez quiero reflexionar sobre la decisión de ir a terapia, el trabajo que implica hacer esta elección, ¿trabajo?, así es. Es un compromiso contigo y con tu entorno, es querer descubrir el porqué de tus sensaciones y emociones, cómo te tropiezas con la misma piedra y no saber llegar a un lugar distinto. Así que considero importante escribir sobre ello.


Cuando comencé este camino de descubrirme, ir a terapia, y estudiar, pude ir encontrando que en la vida tomamos clase de matemáticas, biología y lengua, más esto de la gestión emocional, a menos que tuvieras una escuela en donde eso esté incluido, se iba aprendiendo a través de las relaciones primeramente con tus cuidadores primarios, luego en la escuela, amigos, clases, matrimonio, divorcios, trabajo, digamos que la vida misma. A veces parece, que caminas en espiral y que no evolucionas, o al menos no sabes cómo hacerle para ir a otro lado que te cause una sensación de calma y paz.
Así que lo pondré en siete puntos que básicamente se desarrollan y/o cuestionan en terapia.

Personas felizmente conscientes

  • Aquellas personas que toman responsabilidad de sus vidas. Es decir, se atreven a ver sus sensaciones, las emociones que siguen y se preguntan ¿qué hacer? Y no simplemente avientan la bola al entorno o a la vida. Primero sienten y luego van tomando consciencia de hacia dónde ir, y probamos muchas veces, más esta vez en un acompañamiento profundo, nunca hay un camino único.
  • Viven a corazón abierto. Se atreven, van y prueban, primero en el consultorio juntos y el siguiente paso con su entorno, con miedo o sin miedo, experimentando plenamente.
  • Sus sensaciones, emociones, pensamientos y movimientos apoyan su felicidad o plenitud. Una vez que se dan cuenta de la piedra en el zapato, no la tiramos enseguida, la vemos, la abrazamos y reconocemos que la metimos en el zapato para algo, más hoy empieza a molestar y vemos el por qué.
  • Saben cómo potencializar su cuerpo-mente. En terapia pregunto: ¿cuáles son tus hábitos de sueño, comida, diversión, relaciones, etc.? Es la higiene de la vida, recordemos que nuestro maravilloso cerebro tiene que ser cuidado y apapachado. El cerebro es el gran monitor y cuidarlo es importante.
  • Están conectados con su sabiduría corporal. A veces sentir el cuerpo es, para algunas personas, un lugar peligroso o innombrable, vivimos en un lugar que no se ha reconocido o es inhabitable, nuestro cuerpo. Y es la gran guía, a través de él leemos la vida, las relaciones. En terapia de alguna manera se dignifica y se recupera la su sabiduría y el susurro que hay en él.  terapia en

 

Viven con un sentido y un propósito. Una de mis preguntas recurrentes es: ¿esta mañana por qué te levantaste de la cama? ¿Cuál es la intención del día? A veces es costumbre, pero sí podemos indagar y descubrir, hay siempre una intención, una pasión. Reconocerla y nombrarla es esencial.

Se rodean de entornos/personas que suman. Muchas veces, cuando ha pasado un tiempo de terapia los pacientes deciden cortar amistades, inscribirse a lugares distintos, planear sus días de manera diferente, alejarse de ciertas personas o contextos que no aportan. Se buscan relaciones nutritivas y que den ganas de sonreír y vivir.


Así que, si después de leer esto, te dan ganas de ir a terapia para ensanchar alguna de esas áreas o formas, ¡bienvenidos! Porque terapia es crecer, es abrirte a distintos caminos y posibilidades. Es atreverte a vivir en consciencia plena y por consecuencia, sentir más y recuperar los movimientos naturales para vivirnos en plenitud.


Aclaración: también se experimenta dolor, tristeza, frustración, vergüenza, enojo, más reconocer todo esto también es vivir.


Elaborado por:

Mtra. Gabriela Rodríguez López
Psicoterapeuta
englishlab2013@gmail.com