Seguridad de la página de inicio
domingo, 01 agosto 2021
Log in

EL AGUACATE, UN AMIGO PARA LA SALUD Y , ¿UN ENEMIGO PARA EL AMBIENTE?

El aguacate es uno de los orgullos de la gastronomía mexicana y es altamente apreciado en botanas, ensaladas, sopas frías o aderezos. Además la cocina moderna la utiliza como fines especiantes para darle mayor cremosidad al platillo y contribuir a la saciedad en algunos postres, incluyendo helados que mezclan su sabor con el del chocolate. Desde hace apenas un par de décadas, también se le aprecia por sus múltiples beneficios a la salud.

aguate en manoEl aguacate Persea americana Mill, es una especie de árbol leñoso el cual fue domesticado en México y Centro América; pertenece a la familia de las Lauraceae, una familia principalmente subtropical o tropical. El fruto de este árbol es una drupa carnosa, periforme, ovoide, globular o elíptico, dependiendo de la variedad. Su maduración se observa con la pigmentación en color negro del exocarpo (cascara). Este cultivo ha sido clasificados en 3 variedades, denominadas: Mexicana (P. americana var. drymifolia), Guatemalteca (P. americana var. Guatemalensis) y Antillana (P. americana var. americana) (Galindo-Tovar et al., 2008). La variedad más cultivada en México y el resto del mundo es la “Hass”, un híbrido de la variedad Guatemalteca y la Mexicana (Alcaraz, 2009). La mayor parte de la producción del aguacate se destina al consumo humano debido a su alto valor energético. Este fruto es utilizado en la industria alimenticia y gastronómica por su alta cantidad de aceite (Pérez-Rosales et al., 2005; Vivero et al., 2019), así como también en la industria cosmetológica (Anacafé, 2004). Se caracteriza por su gran contenido de lípidos, además de ser una fruta altamente calórica por los ácidos grasos monoinsaturados (un tipo de grasa saludable) que contiene, es rica en potasio, vitamina E, y además de que contienen compuestos asociados a una fuerte actividad antioxidante (Vivero et al., 2019).


Numerosos estudios han demostrados que una dieta rica en ácidos grasos monoinsaturados disminuye factores de riesgo cardiovasculares (Pieterse, 2003). Tanto el fruto del aguacate como su aceite, se relacionan con un factor protector, esto al disminuir el riesgo de enfermedades coronarias, cataratas, diabetes y cáncer de próstata, atribuyéndose algunos de estos efectos a los pigmentos antioxidantes que contiene (Pieterse, 2003; Lu et al., 2005). También es efectivo como auxiliar en la prevención de padecimientos crónicos degenerativos como la arterosclerosis (Alvizouri y Rodríguez, 2009). Se ha reportado que la semilla del aguacate disminuye las complicaciones de la osteoartritis (Goudarzi et al., 2017), sin embargo es necesario contar con mayor evidencia experimental y clínica. Además, se ha reportado que los extractos de las semillas muestran actividad anti protozoaria contra dos parásitos causantes de la diarrea: Giardia lamblia y Entamoeba histolytica (Jiménez-Arellanes et al., 2013). Adicionalmente, existe evidencia que algunos extractos del aguacate muestran actividad antimicrobiana y antifúngica (anti-hongos) en macrófagos disminuyendo el biofilm de Candida álbicans (Jesus et al., 2015). En la siguiente ilustración podemos observar un resumen breve de los principales beneficios en la salud que contiene este fruto:

 Beneficios del cafe

 

Como hemos visto el consumo de aguacate trae consigo una serie de beneficios a la salud de los humanos, pero es importante también reconocer los impactos que se general al ambiente por la producción de este. El consumo del aguacate ha aumentado rápidamente en todo el mundo, y a como consecuencia su expanción rápidamente.


Aguacate exportacionesActualmente, la producción de aguacate en México (principal productor a nivel mundial) se concentra principalmente en los estados de Michoacán (635,140 toneladas anuales), Jalisco (49,505 toneladas anuales) y el Estado de México (39,74 toneladas anuales) (SAGARPA, 2017), y se encuentra en creciente expansión en los estados de Puebla, Guerrero y Veracruz, de manera acelerada y remplazando cobertura forestal original (SAGARPA, 2017 Gavito et al., 2012). Para el año 2019 la superficie sembrada era de 235 mil 317 hectáreas y para Enero del 2020 aumento a 241 mil 140 hectareas (SIAP, 2020).
Resulta interesante la poca información que existe en la literatura nacional e internacional sobre los impactos ambientales por la producción de aguacate. ¿Pero a qué se debe todo esto?, considero que al ser un fruto que es de gran importancia económica, no se le da la importancia ambiental que debería y por ende la falta de estudios en este sector. México es el principal proveedor de aguacate en el mercado internacional, aportando el 49.95% del valor de las exportaciones mundiales. Estados Unidos destaca como el principal consumidor del aguacate mexicano, por ejemplo solo para el Super Bowl se estima un consumo de 100,00 toneladas durante el día del evento (SAGARPA, 2017).

La producción de aguacate se realiza principalmente a través de sistemas convencionales, basado en una alta productividad con la utilización de insumos artificiales como fertilizantes, plaguicidas y herbicidas sintéticos. A este tipo de agricultura se le atribuye la pérdida del suelo, aumento de incidencia de plagas y enfermedades, alta demanda de recursos energéticos, pérdida de áreas boscosas dando como resulta una pérdida de la biodiversidad, y cambios negativos en los sistemas hidrológicos (Tilman, 1998; Gavito et al., 2012). Se calcula que la planta del aguacate requiere hasta de 1,100 litros de agua por árbol por mes, convirtiéndolo en uno de los cultivos con mayor requerimiento de agua. Se aplican alrededor de 30 mil toneladas por año de fertilizantes químicos, lo cuales contaminan los mantos freáticos; se utilizan 900,450 toneladas por año de pesticidas, muchos de ellos se acumulan en el suelo. El cambio de uso del suelo y la deforestación son procesos que aumentan los gases de efecto invernadero y a su vez la aceleración del cambio climático, los bosques capturan de cuatro a siete veces más CO2 que los monocultivos, incluyendo el cultivo del aguacate (INIFAP, 2009).

AguacateUna evaluación del impacto ecológico del cultivo de aguacate a nivel regional en el estado de Michoacán en el año 2012, por parte de la UNAM, concluyo que los problemas principales detectados en las huertas de estudio, fueron: problemas de erosión, baja calidad del suelo por exceso de fertilización, perdida de riqueza de plantas, perdida de riqueza de visitantes florales y polinizadores, y contaminación del agua saliente (Gavito et al., 2012).
Es importante reconocer que este cultivo no solamente es de importancia económica, sino también se ha convertido en un generador de empleos. Se generan alrededor de 304 mil empleos, además de que genera una ganancia de alrededor de 11,025 mil millones de pesos anuales. Por ejemplo, el aprovechamiento forestal solo alcanza 3,500 millones de pesos en todo el estado de Michoacán, siendo esto un desalentador para los silvicultores, optando por sustitución de sus bosques para cultivar aguacate. Los pagos por servicios ambientales de captación de carbono y los servicios hidrológicos, no son una actividad que refleje interés para la mayoría de los silvicultores, esto principalmente por el desconocimiento y restricciones de los programas existentes (INIFAP, 2009).

Una transición de los cultivos convencionales (con fertilizantes y pesticidas químicos) a los orgánicos es una de las alternativas que puedan disminuir el impacto ambiental. Esta transición podría generar una serie de beneficios, incluyendo los siguientes:

 

  • Económicos: reducir el gasto de insumos externos y eficientizar el uso de los recursos de los mismo cultivos.
  • A la sociedad: reducción del daño ecológico, particularmente de los costos de rescate ecológico, por el daño a la salud por el uso indiscriminado de fertilizantes y plaguicidas,
  • Al ambiente en general: que al ser menos degradado por la producción mantendrá sus procesos ecológicos en mejor estado y brindará la posibilidad de sostenes la producción aguacatera a largo plazo y por ende generando empleos a muchas generaciones (Gavito et al., 2012).

Existen pequeños productores que aún conservan técnicas amigables con el ambiente, por lo que consumir sus productos ayuda a seguir conservando estas prácticas. Por eso, te recomiendo elegir el aguacate orgánico que se puede adquirir en cualquier mercado alternativo o de productos con un proceso orgánico.

Referencias:

  1. Vivero, A., Valenzuela, R., Valenzuela, A., y Morales, G. (2019). Bioactive compounds and potential health benefits of avocado. Rev. Chil. Nutr, 46, 164-172.
  2. SIAP. (2020). Boletín mensual de producción de aguacate. Recuperado Julio, 2020, de Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural Sitio web: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/539271/Avance_producci_n_de_Aguacate_Enero_2020.
  3. Goudarzi, R., Taylor, J. F., Yazdi, P. G., y Pedersen, B. A. (2017). Effects of Arthrocen, an avocado/soy unsaponifiables agent, on inflammatory mediators and gene expression in human chondrocytes. FEBS Open Bio, 7(2), 187-194.
  4. SAGARPA. (2017). Planeación agrícola nacional (2017-2030): Aguacate Mexicano. Recuperado Julio, 2021, de SAGARPA Sitio web: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/257067/Potencial-Aguacate.pdf
  5. Jesus, D., Oliveira, J. R., Oliveira, F. E., Higa, K. C., Junqueira, J. C., Jorge, A. O. C., ... y Oliveira, L. D. (2015). Persea americana glycolic extract: In vitro study of antimicrobial activity against candida albicans biofilm and cytotoxicity evaluation. The Scientific World Journal, 2015.
  6. Jiménez-Arellanes, A., Luna-Herrera, J., Ruiz-Nicolás, R., Cornejo-Garrido, J., Tapia, A., y Yépez-Mulia, L. (2013). Antiprotozoal and antimycobacterial activities of Persea americana seeds. BMC complementary and alternative medicine, 13(1), 1-5.
  7. Gavito, M., Astier, M., Martínez, J., Ayala, R., Ramírez, E., Uribe, Y., ... y Sandoval, A. (2012). Evaluación del impacto ecológico del cultivo de aguacate a nivel regional y de parcela en el Estado de Michoacán: validación de indicadores ambientales en los principales tipos de producción. Informe. UNAM Campus Morelia Mich.
  8. Alcaraz M. 2009. Biología Reproductiva en aguacate (Persea americana Mill.). Implicaciones para la optimización del cuajado. Consejo superior de investigaciones científicas, Málaga, España. Pp: 189
  9. INIFAP. (2009). Impactos ambientales y socioeconómicos del cambio de uso del suelo forestal a huertos de aguacate en Michoacán. Recuperado Julio, 2021, de INIFAP Sitio web: http://www.inifapcirne.gob.mx/Revistas/Archivos/libro_aguacate.pdf
  10. Lu, Q. Y., Arteaga, J. R., Zhang, Q., Huerta, S., Go, V. L. W., y Heber, D. (2005). Inhibition of prostate cancer cell growth by an avocado extract: role of lipid-soluble bioactive substances. The Journal of nutritional biochemistry, 16(1), 23-30.
  11. Pérez-Rosales R., Villanueva-Rodríguez S. y Cosío-Ramírez R. 2005. El aceite de aguacate y sus propiedades nutricionales. E-Gnosis. 3 pp: 1-11.
  12. Anacafé. 2004. Programa de diversificación de ingresos en la empresa cafetalera. Fundación Salvador Sánchez Colin CITAMEX, México. pp: 89-99
  13. Pieterse, Z. (2003). Avocados (monounsaturated fatty acids), weight loss and serum lipids. Energy (kJ), 26, 65-71
  14. Tilman, D. (1998). The greening of the green revolution. Nature, 396(6708), 211-212.
  15. Página de información de productos orgánicos: https://mexico.infoagro.com/el-mercado-de-los-productos-organicos/