Seguridad de la página de inicio
viernes, 18 junio 2021
Log in

RESISTENCIA A ABANDONAR EL CUBREBOCAS

Sin duda somos seres de costumbres. Se dice que para adquirir un nuevo hábito se requiere repetir y repetir una maniobra hasta dominarla. Así se hace en todas las artes, la música o el canto, o bien en los deportes, como la danza o cualquiera de las disciplinas olímpicas. La repetición te acerca a la perfección. Aplica además para ciertas destrezas que se aprenden de niño, como saltar la cuerda, andar en bicicleta o aprender a manejar. Pues así, poco a poco, con presiones o sin presiones, aprendimos a utilizar el cubre-bocas y ahora se ha convertido en un hábito. Podremos quitarnoslo y usarlo sólo cuando realmente se requiera?. Entérate en este artículo de la resistencia al abandono del cubre-bocas, un fenómeno ampliamente difundido. 

vacunas animacion 620x446La peste moderna que simboliza esta pandemia en pleno siglo XXI, sin duda nos ha dejado muchas enseñanzas que nos ayudan a reflexionar y a actuar. De acuerdo a la evolución de la pandemia por COVID-19, los seres humanos se dividen en varios segmentos:

  1. Los que les dió y no resistieron su gravedad y ya nos abandonaron. 
  2. Los que le dió y estan recuperados completamente.
  3. Los que les dió y aún siguen con diversos grados de afección.
  4. Los que no le ha dado pero que están en diferentes categorías de protección, gracias a la vacuna:
    • Los totalmente vacunados de acuerdo a la recomendación de la casa farmacéutica (1 o 2 dosis)
    • Los que han recibido parte del esquema de vacunación (primera dosis).
    • Los que estan en espera de ser vacunados.
  5. Los que no les ha dado y no planean vacunarse.

En realidad, a los que ya les dió, y sobrevivieron, se les ha recomendado que se vacunen. De esa manera pueden exponerse a un reto que mida a su sistema inmune y que reactive la producción de anticuerpos.   

Lo interesante es que ya hay muchos vacunados (en México, desde el 23 de diciembre al 03-Jun-2021, se han aplicado 34 millones de dosis de vacunas), la mayor parte con un esquema completo, segun el método de una o dos dosis recomendado por el fabricante de la vacuna. Las campañas del mes de junio incluyen a personas adultas de 40 a 49 años y se planea que en el mes de julio se inicie con la generación de 30 a 39 años. Es decir, pronto se tendrá vacunado a la mayoría de los adultos que son padres de familia y/o abuelos. Quedará el gran reto de los menores de 30, 20 y 10 años, que representan la gran base de nuestra pirámide poblacional. Interesantemente, entre más vacunados existan en un país, mas protegidos estaremos, incluso los no vacunados. 

A pesar de este gran avance, un amplio segmento de la población ya vacunada sigue sin atreverse a dejar las medidas aprendidas para prevenir el contagio por COVID-19:

  • No salir de casa
  • No viajar
  • Mantener el distanciamiento (por indicación oficial)
  • Usar el cubrebocas (por indicación oficial)

A los tomadores de decisiones de la Secretaría de Salud (un pequeño grupo de sabios) se les ha olvidado que los estudios de desarrollo y aprobación de vacunas tenían como propósito precisamente el liberarnos de esas medidas, gracias a que la vacuna nos protege al permitirnos desarrollar anticuerpos de protección al exponernos directamente a un contagio. Es decir, después de vacunados, ya estamos protegidos. Por ello, urgen actualizaciones a las recomendaciones para los diversos segmentos de la población, ya que no todos somos iguales. A continuación les presentamos las recomendaciones de los EEUU, nuestro país vecino con casi un 45% de su población ya vacunada, a la fecha de publicación de este articulo. Aclaramos que la Secretaria de Salud, de México, no avala estas recomendaciones, por diversos motivos y en particular porque las condiciones epidemiológicas de allá y de acá, no son iguales.

RECOMENDACIONES DE LOS CENTROS DE CONTROL DE ENFERMEDADES (CDC) DE LOS ESTADOS UNIDOS:

A continuación se presentan las recomendaciones actualizadas al 16-May-2021: 

1. Si está totalmente vacunado, puede reanudar las actividades que hacía antes de la pandemia.
2. Las personas totalmente vacunadas pueden reanudar sus actividades sin usar mascarilla ni mantener el distanciamiento físico, excepto cuando así lo requieran las leyes, normas y regulaciones federales, estatales, locales, tribales o territoriales, incluida la guía para empresas locales y lugares de trabajo.

De acuerdo a los CDC de los EEUU, se considera que las personas tienen la vacuna completa: 

  • 2 semanas después de su segunda dosis de una serie de 2 dosis, como las vacunas de Pfizer o Moderna, o
  • 2 semanas después de recibir una vacuna de dosis única, como la vacuna Janssen de Johnson & Johnson

Si no cumple estos requisitos, sea cual fuere su edad, NO está totalmente vacunado. Siga tomando todas las recomendaciones hasta estar totalmente vacunado.

Si ya completó su vacunación:

1. Puede reanudar las actividades que hacía antes de la pandemia.
2. Puede reanudar sus actividades sin usar mascarilla ni mantener 6 pies de distancia, excepto cuando así lo requieran las leyes, normas y regulaciones federales, estatales, locales, tribales o territoriales, incluida la guía para empresas locales y lugares de trabajo.
3. Si viaja dentro de los Estados Unidos, no necesita realizarse una prueba de detección antes o después de viajar ni ponerse en autocuarentena después de viajar.
4. Debe prestar especial atención a la situación de su lugar de destino internacional antes de viajar fuera de los Estados Unidos.
5. NO necesita realizarse una prueba de detección antes de salir de los Estados Unidos a menos que su lugar de destino así lo exija.
6. Igual deberá presentar un resultado negativo en la prueba de detección o documentación que acredite su recuperación si tuvo COVID-19 antes de abordar un vuelo internacional a los Estados Unidos.
7. Aún debe realizarse una prueba de detección 3-5 días después de hacer un viaje internacional.
8. NO necesita ponerse en autocuarentena después de llegar a los Estados Unidos.
9. Si ha estado con alguien que tiene COVID-19, no necesita mantenerse alejado de las demás personas o realizarse una prueba de detección a menos que presente síntomas.
10. Sin embargo, si vive o trabaja en una institución correccional o de detención o en un refugio para personas sin hogar, y está con alguien que tiene COVID-19, aún debería realizarse una prueba de detección, incluso si usted no presenta síntomas.


MW IL567 facema 20200731110836 ZQSi bien que un sector de la población ha ido abriendo espacios a la convivencia, en otros sectores las creencias prevalentes estan ligadas a que aún persiste un gran riesgo. Lo que se sabe es que, con independencia de las recomendaciones oficiales, la gente va construyendo y abriendo espacios de acuerdo a sus creencias, moldeadas por lo que oye o lee. Los medios (internacionales y luego nacionales) con la ayuda de algunos médicos catastrofistas o alarmistas han transformado la realidad gracias a la manipulación del contenido de diversos mensajes, dejando prevalecer el miedo sobre el conocimiento verdadero. El miedo intimida y a algunos los aleja, a otros los paraliza y pocos lo confrontan. Como seres humanos, muchas veces no sabemos que hacer con el miedo. Paradójicamente, da la impresión que a algunos les gusta la idea de vivir con miedo o de al menos prolongar el constructo "debemos tener miedo",. Parece una relación sado-masoquista, "porque se que me daña pero a la vez me atrae verlo", al menos de lejos y parece que les da motivos para justificar su encierro, para cubrirse, aislarse y hacer minuciosos rituales de protección, por si acaso. Para Noam Chomsky, "los medios producen toda una escenografía de creencias y valores que pasan por encima del fenómeno mismo y construyen una fabulación a partir de él. Lo importante en esta operación es eludir la actitud pensante, reflexiva, y basarse en posturas muy racionalizadoras o en la emotividad social del momento." 

 Por todo ello, yo pronostico una mediana a fuerte resistencia a abandonar el cubrebocas. Explicaciones hay muchas:

  1. Me siento más seguro.
  2. Hay gente que no se cuida y lo hago por aquellos que no respetan.
  3. Aun existe un riesgo (que por cierto podría durar meses, años o toda la vida) 
  4. La ley aun lo exige (aunque no tenga una vocación de actualizar frecuentemente el sustento científico de sus decisiones).
  5. Ya me acostumbré y tampoco es tan incómodo (upsssss).

Y así las cosas, recomiendo armarnos de paciencia para comprender y afrontar los retos que conlleva vivir en una sociedad mediatizada donde las creencias tienen diversos elementos de imposición ideológica, no siempre apegadas a la verdad científica sino a la conveniencia de los grupos de poder. Ojalá y los que se apropian del poder de la comunicación permitan que prevalezca el amor a la verdad y la búsqueda del bien común, aunque no siempre resulte en noticias taquilleras para los que se benefician de fabricar mitos que controlan a la población.

Y lo digo precisamente porque es ahora cuando se ocupa aplicar las recomendaciones de los CDC, de los EEUU, porque despertar a tiempo vale oro. Precisamente para que haya congruencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. 


Adiós al masoquista que todos llevamos dentro
. Si estás vacunado, prepárate a decir adiós al cubre-bocas y a la sana distancia. 

C8ADBD28 34AA 49D9 A2CD F484B25F5582

Referencias:

1. Página oficial de los CDC, de los EEUU: https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/fully-vaccinated.html

2. Chomsky, Noam 2002 "El control de los medios de comunicación", en El control de nuestras vidas, Fundación para la Investigación y la Cultura (Fica), Bogotá, pp. 136-191.