Seguridad de la página de inicio
viernes, 18 junio 2021
Log in

¿MEDICINA DE OCÉANO AZUL O DE OCÉANO ROJO?

La Medicina es la ciencia y el arte de cuidar  a los individuos y asegurarles la mejor salud posible, de acuerdo a los recursos disponibles. Incluye acciones curativas (de océano rojo) y accciones preventivas (de océano azul). Si bien que ambas son necesarias, las primeras son de alto costo individual y cuando se aplican con buena calidad, alcanzan para pocos. Las segundas, administradas de manera oportuna, alcanzan para muchos. Los profesionales de la salud nos ocupamos de preservar el cuerpo y la mente en las mejores condiciones de funcionalidad posible.

Por otro lado, en una definición formal, la Política es una rama de las ciencias sociales que se ocupa del bien común, de cómo los seres libres resuelven los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Para la maestra en filosofía por la Universidad Panamericana, Monserrat Salomón, hacer política es hacer pasión. Pasión de buscar el bien, de conocer la sociedad, llegarla a amar para luchar por ella, es patriotismo, dedicación, corresponsabilidad, dar lo mejor de sí, buscar el bien común, construir una mejor nación. En pocas palabras, es buscar la plenitud humana a partir de una sociedad que prospera por el apoyo mutuo". Además de ciencia, la política es el arte de negociar para ofrecer la mejor salud a las empresas, para que a través de ellas, los ciudadanos tengan el mejor bienestar posible, de acuerdo a sus aptitudes. Los buenos políticos trabajan para que la salud social y económica de las comunidades sean lo mejor posible.

Dice el proverbio que de músico, poeta y loco, todos tenemos un poco. En una sociedad organizada además de músicos, poetas y locos creativos, se requiere muchísimos artesanos y cientos de profesiones, incluyendo buenos médicos y profesionales asociados de la salud. También requiere buenos políticos, sobre todo de los que se dedican a hacer y no tan sólo a planear o criticar. Decía el gran Aristóteles que "el hombre es un animal político", probablemente con la esperanza que fuera más de lo segundo que de lo primero. Los países reaccionan a las crisis de acuerdo a las decisiones de sus líderes. Entre mejor preparadas estén las instituciones, los lideres tendrán que apegarse a las mejores decisiones políticas posibles. Si no hay instituciones fuertes, los políticos pueden desviarse de las recomendaciones de esas instituciones. 

caminandoPor muchos años, la salud de las empresas ha sido un tema fundamental, en manos de los doctores en Administración, Economía, Finanzas, Mercadotectnia, Actuarios, etcétera. La Medicina de "océano rojo" simboliza la medicina heroica, intensa, llena de tecnología, invasiva, con gastos catastróficos, emociones intensas y vivencias no siempre gratas. La medicina de hoy es demasiado curativa y poco preventiva. El paciente espera, espera y espera tanto que el tren de la vida casi escapa. El remedio tendrá que ser muy vigoroso, a veces todo un cambio de estilo, una endoscopía de emergencia, una punción abdominal o incluso la posibilidad de un trasplante, acciones todas ellas en las cuales se vive en el borde entre la vida y la muerte.   

La estrategia empresarial del “océano azul” se enfoca a reducir costos e incrementar el valor de los beneficios. Por lo tanto, la Medicina de océano azul simbolizaría la intervención temprana, para identificar riesgos, neutralizarlos o evitarlos. Incluye las siguientes 12 acciones:

  1. Lavado de manos
  2. Sanitización de áreas
  3. Lavado de instrumentos de uso médico de contacto frecuente entre varios pacientes
  4. No fumar 
  5. No beber alcohol en exceso
  6. No consumir drogas llamadas de esparcimiento
  7. Comer en forma sana
  8. Realizar ejercicio rutinario
  9. Vacunación a tiempo
  10. Controles anuales de salud
  11. Consultas periódicas a enfermos con padecimientos cronicos
  12. Surtir medicamentos en tiempo y consumirlos en la forma apropiada.

Prevenir también implica utilizar la tecnología y servirse de sencillas calculadoras de riesgo. La mayor parte de las personas no tienen riesgo alto y gracias a las calculadoras se puede identificar a los que si lo tienen y segmentar los apoyos y cuidados requeridos. Por ejemplo, ahora en la contingencia contra el COVID-19 sería útil activar calculadoras para los principales padecimientos crónicos que permitan identificar a los pacientes que, además de cuidarse contra el COVID-19, si deban acudir a consultas porque sus condiciones clínicas y bioquímicas son muy malas.  Además, en una sociedad con enfoque de "Oceano Azul" deberíamos generar reconocimiento público, confianza y orgullo hacia todos los que si se cuidan en los puntos del 1 al 8. En relación a los puntos 9 al 11, se debe garantizar la ejecución de programas de vacunación, activar los controles anuales de salud preventiva y desde luego las consultas a la población de mayor riesgo de descompensación de su enfermedad, ya sea activando "consultas telefónicas" o bien mediante protocolos de atención con población seleccionada y programada, en clínicas libres de COVID-19. Finalmente, el punto 12 se convierte en el verdadero catalizador de la salud. Al paciente cumplido y comprometido suele irle mejor o mucho mejor que a los incumplidos, y viceversa.

El cierre de la consulta externa al 100% de muchas clínicas del sector salud es una vergüenza porque no selecciona a la población por diferencia de riesgos y asume que todos son iguales. La difusión permanente de que todos los pacientes con Hipertensión, Diabetes o con Cirrosis son de alto riesgo, no es del todo cierto. Son de alto riesgo si estan descontrolados de sus padecimientos. Pero, NO SON DE RIESGO INTRINSICO MAYOR, si están bien controlados. Al contrario, se convierten en pacientes comprometidos con su enfermedad que son a los que les va mejor en temas de salud. Los que están más descompensados, no son los que deben parmanecer más encerrados, sino los que deben ser privilegiados y mejor cuidados. 

Las sociedades que fomentan el miedo y la (des) información catastrófica sobre un padecimiento concreto, lejos de ayudar a tranquilizar generan angustia, ansiedad y estrés, factores relacionados con el empeoramiento de muchos padecimientos crónicos.

Finalmente, a los políticos les corresponde cuidar varias cosas, pero en particular la salud de las empresas y deben ingeniárselas para generar planes de contingencia apropiadamente segmentados, por riesgo, para evitar que se mueran las empresas. Un gran reto sin duda, pero el ser humano es y ha sido grande. 

 

prevenir 1

 Referencias:

1. Conceptos básicos sobre la política. María Bueno. Aristóteles y el ciudadano. Tópicos (México) no.54 México ene./jun. 2018.

2. Benedicios de la prevención en salud: https://www.thebalance.com/preventive-care-how-it-lowers-aca-costs-3306074

3. Referencia a la importancia de ser más allá de un simple humano: https://www.up.edu.mx/es/noticias/30705/mas-alla-de-un-individuo-un-ser-politico