Seguridad de la página de inicio
viernes, 04 diciembre 2020
Log in

HEMOCROMATOSIS: DE LA ANTIGÜEDAD AL FUTURO

  • Escrito por Dra. Juanita Pérez Escobar
  • Publicado en Arte y medicina

La descripción original de la hemocromatosis se suele atribuir al Armand Trousseau, distinguido médico del Hospital Saint Antoine y del Hotel Dieu de Paris, quien informó un peculiar caso clínico en el año 1865. En ese informe, se describía a un paciente con diabetes, cirrosis pigmentada y piel de color bronce, lo que más tarde dio lugar al término "diabetes bronceada" de Victor Charles Hanot, otro médico frances del Hospital Saint Antoine. El tratamiento con flebotomía para enfermedades médicas tiene una historia mucho más larga y fue utilizado comúnmente por curanderos y médicos chinos en la Edad Media . 

hemocromatosis medicina

La tinción de azul de Prusia de Perls para el hierro en los tejidos se desarrolló en 1867, pero se utilizó originalmente en tejidos obtenidos de autopsias hasta que se desarrollaron biopsias hepáticas percutáneas en la década de 1920. Se llamaba "azul de Prusia" porque se había utilizado para teñir los uniformes del ejército prusiano. En 1889, Von Recklinghausen determinó que el aumento de pigmento en el hígado era hierro, y debido a que se consideraba que el sangrado interno era la fuente de esta coloración del hígado, llamó a la enfermedad "hemocromatosis".

El campo avanzó significativamente con el 1935 publicación de un libro titulado Hemocromatosis por Joseph Harold Sheldon, en su revisión retrospectiva de 311 pacientes, Sheldon afirmó de manera profética que era probable que la hemocromatosis fuera un trastorno metabólico congénito. En su serie de 295 hombres y 16 mujeres, la esperanza de vida era de solo 18 meses. Sheldon concluyó que la hemocromatosis era la clave para comprender cómo las células procesan normalmente los metales, que en ese momento estaba envuelto en un misterio.

El progreso en el diagnóstico siguió al descubrimiento de los análisis de sangre para el hierro y la transferrina en suero en la década de 1950 y la ferritina en suero en la década de 1970. La ferritina sérica y la saturación de la transferrina (hierro sérico / capacidad de unión de hierro total [Fe / TIBC%]) fueron el pilar de las pruebas de diagnóstico durante muchos años, aunque se hizo evidente que estas pruebas tenían muchos resultados falsos positivos, y eran más específico para la deficiencia de hierro que la sobrecarga de hierro.

A mediados de la década de 1970, Marcel Simon en Rennes, Francia, buscó una etiología genética para la hemocromatosis y utilizó la tipificación del antígeno leucocitario humano (HLA) de sangre periférica, una técnica utilizada en la compatibilidad de tejidos de trasplantes renales, en familias de pacientes con hemocromatosis. La alta asociación con HLA-A3 y la concordancia de este antígeno con la sobrecarga de hierro dentro de las familias sugirieron fuertemente que el gen de la hemocromatosis estaba cerca del complejo HLA en el brazo corto del cromosoma 6.hemocromatosis

La era dorada de la investigación de la hemocromatosis avanzó a medida que la genómica evolucionaba como una nueva ciencia y se desarrollaron grandes grupos de investigación en muchos países en los que la población se veía afectada por la hemocromatosis. Sin embargo, el descubrimiento de genes no fue el dominio exclusivo de la investigación universitaria, ya que la mutación del gen HFE para la hemocromatosis hereditaria fue descubierta en 1996 por un equipo dirigido por John Feder en la empresa de Biotecnología llamada Mercator Genetics, en Menlo Park California, utilizando la clonación de identidad por descendencia. El descubrimiento del gen HFE y un análisis de sangre genético simple para la mutación C282Y de este gen que está asociado con la sobrecarga de hierro debido a la absorción intestinal de hierro sin restricciones marcaron el comienzo de una nueva prueba de confirmación para el diagnóstico de hemocromatosis.

En consecuencia, la sensibilidad y especificidad de las pruebas diagnósticas de hierro podrían juzgarse mediante un nuevo estándar de oro. Por lo tanto, la definición de caso de hemocromatosis tuvo que reevaluarse para que actualmente la mayoría de los investigadores utilicen una combinación de anomalías del hierro y una prueba genética positiva. Los diseñadores de ensayos clínicos, epidemiólogos y estadísticos habían introducido una nueva era de medicina basada en la evidencia, y se animó a los investigadores de hemocromatosis a avanzar hacia estudios basados en la población.

Otro descubrimiento importante en 2001 fue la hepcidina, una pequeña molécula sintetizada en el hígado que regula el equilibrio de hierro. Se encontró que varias enfermedades relacionadas con el hierro, incluida la hemocromatosis ligada a la mutación C282Y, se asociaban con niveles bajos de hepcidina sérica que lógicamente conducirían a una mayor absorción intestinal de hierro. Se ha hecho evidente que la proteína HFE interactúa con los receptores de transferrina 1 y 2 en la membrana celular. Una mutación homocigótica de C282Y desencadena una cascada de eventos con muchas otras proteínas, incluida la hemojuvelina, la proteína morfogenética ósea 6 (BMP6) y las proteínas SMAD, que finalmente conducen a una disminución de la hepcidina, lo que conduce a un aumento en la absorción intestinal de hierro.

hemocromatosis ciclo

Sin duda, esta historia parte de la clínica francesa, muy enfocada al buen interrogatorio, a la observación y a la exploración físicas y termina con modernas tecnologías que llegan al nivel del gen y que seguramente permitirán en un futuro no muy lejano optimizar la terapéutica.

Referencias:

1. Adams, PC. Hemochromatosis: Ancient to the Future. Clinical Liver Disease, VOL 16, NO S1, October 2020.

2. Pablo Young, Marcelo A. Bravo, María G. González, Bárbara C. Finn, Mariano A. Quezel, Julio E. Bruetman. Armand Trousseau (1801-1867), su historia y los signos de hipocalcemia. Rev Med Chile 2014; 142: 1341-1347.

 

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas.