Seguridad de la página de inicio
domingo, 01 agosto 2021
Log in

EL CAFÉ CONTRA EL DESARROLLO DE CARCINOMA HEPATOCELULAR

El carcinoma hepatocelular (CHC) es el principal y más frecuente tumor hepático maligno hoy en día. Su prevalencia ha ido aumentando constantemente en todo el mundo en las últimas décadas, su desarrollo está relacionado con enfermedades hepáticas crónicas causadas por virus de la hepatitis B y C, cirrosis alcohólica, esteatohepatitis no alcohólica y enfermedades metabólicas como la hemocromatosis primaria.

Cafe tazaEl café es una de las bebidas más consumidas en el mundo. Consta de varios componentes, como cafeína, triacilglicerol, tocoferoles, ácido clorogénico, cafestol y kahweol, con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias relevantes. Debido a sus propiedades biológicas, estas sustancias pueden tener efectos beneficiosos en el metabolismo. Durante muchos años, la ingesta de café se ha relacionado con efectos adversos, principalmente cardiovasculares, pero estudios recientes muestran que el consumo diario de café, puede ser beneficioso y protector, especialmente contra el desarrollo de enfermedades hepáticas crónicas como el CHC. Esta protección parece estar asociada con el hábito y la frecuencia del consumo de café.

Kellyane SD Carvalho y Helma P. Cotrim de la Facultad de Medicina de la Universidad Federal de Bahía de Brasil realizaron una revisión de la literatura teniendo como objetivo evaluar el papel del consumo de café en la protección contra el desarrollo de HCC. Mencionan que la mayoría de los estudios sobre este tema han sido observacionales, los mecanismos de protección del café contra diversas enfermedades siguen siendo inciertos. Sin embargo, Constance Ruhl del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales en Bethesda, Maryland, USA, sugieren que los polifenoles, antioxidantes que se encuentran en el café, pueden proteger a las células contra el estrés oxidativo y el daño a las moléculas de ADN. Mencionando que la protección conferida por el café ocurre a través de componentes antioxidantes, que influirían en la menor actividad enzimática hepática. De hecho, la gamma-glutamil transpeptidasa (GGT) y la alanina aminotransferasa (ALT) en estos estudios mostraron concentraciones séricas más bajas en bebedores de café en comparación con no bebedores.

También se ha discutido la importancia de las vías relacionadas con el orígen del cáncer, y se confirma qie el estrés oxidativo esta relacionado con agresión hepática y cambios metabólicos en los hepatocitos (las células del hígado). La acumulación de varios metabolitos oxidativos ataca directamente a las moléculas de ADN o hace que el funcionamiento general de la célula se altere, generando una variante de muerte celular programada (conocida como apoptosis). Así, se observa que los mecanismos protectores de las sustancias presentes en el café antagonizan las vías carcinogénicas hepáticas, lo que teóricamente apoya los hallazgos del consumo de café como protector del hígado. Incluso con la acumulación de evidencia a favor del consumo de café, su receta dietética sigue siendo controvertida.

Se estima que el 36% de los profesionales de la salud todavía creen que el consumo de café aumenta el riesgo de cáncer. Por lo tanto, todavía se necesita investigación que refuerce los beneficios del café, especialmente cuando los resultados son más impactantes y crónicos, como la incidencia de carcinoma hepatocelular.

coffee liverLos autores explican que la patogénesis del CHC es multifactorial, que inicialmente incluye un proceso inflamatorio mediado por células Kupffer en el hígado o macrófagos, que estimulan la producción de citocinas proinflamatorias [interleucina 6 (IL-6) y factor de necrosis tumoral (TNF-α)] y citocinas inmunosupresoras (IL-10). La acumulación de estos agentes inmunoestimulantes alrededor del foco de inflamación hepática induce desequilibrio mitocondrial en los hepatocitos (aumento de la absorción de oxígeno y aumento de la producción de aniones superóxido, radicales hidroxilo y óxido), lo que conduce a la producción de altos niveles de especies reactivas de oxígeno (ROS) y un consiguiente aumento del estrés oxidativo.

Además, las mitocondrias hepáticas también son esenciales en la supervivencia de los hepatocitos como mediadores de la apoptosis y la necrosis, controlando el equilibrio entre la supervivencia celular y la muerte mediante la regulación de la permeabilidad de la membrana y la activación de la vía intrínseca de la apoptosis, el aumento de la producción de ROS causa daño oxidativo a las proteínas mitocondriales. Estos mecanismos pueden inducir ciclos recurrentes de daño celular, reparación y regeneración en hepatocitos, lo que lleva a la formación de lesiones nodulares displásicas, que son lesiones precursoras del CHC.

 

CAFEÍNA Y CARCINOMA HEPATOCELULAR

La cafeína componente del café, parece desempeñar un papel central en la protección contra el desarrollo de enfermedades hepáticas crónicas y CHC. Reduce la proliferación de células de CHC, y se ha observado que la protección es menor cuando se utiliza el café descafeinado. Los mecanismos específicos de protección del café pueden incluir la inhibición de la actividad de la hepatitis viral y la prevención de la diabetes mellitus tipo 2. Además, el café tiene una serie de beneficios para la salud, incluyendo una menor incidencia de enfermedades neurológicas, varios cánceres y una reducción de la mortalidad por cualquier causa.

cafe en grano vs cafe molido

CANTIDAD DE CONSUMO DE CAFÉ Y EFECTO PROTECTOR 

Varios estudios informan no solo del efecto protector del uso del café en la patogénesis del CHC, sino también que la protección está relacionada con la cantidad de café ingerido. Inoue y colaboradores del Centro Nacional de Cáncer en Tokio Japón llevaron a cabo una cohorte prospectiva de 116.686 individuos japoneses para evaluar la influencia del consumo de café en el riesgo de carcinoma hepatocelular. El café demostró ser un factor protector hepático, con un 51% menos de riesgo de desarrollar cáncer por parte de los consumidores diarios en comparación con aquellos que nunca bebieron café. También se observó una relación inversa mayor entre el consumo y la incidencia de esta neoplasia en las personas que sólo tomaban de 1 a 2 tazas por día.

cafe tazasEl estudio de Johnson y colaboradores del Centro de Cáncer de la Universidad de Minnesota analizó 63.257 individuos chinos de mediana edad durante aproximadamente 5 años entre 1993 y 1998. Ellos mencionan que el 18.5% de las personas no bebían café, el 11.1% eran bebedores ligeros y bebían menos de una taza al día, el 36% eran consumidores promedio que bebían entre una y dos tazas al día y el 34.4% eran bebedores intensos y bebían más de dos tazas de café al día. De los 362 pacientes diagnosticados con CHC, se encontró una relación inversa entre el consumo de café y el riesgo de CHC, con un menor riesgo por cada aumento en el número de tazas de café bebidas (P = 0.05). Los consumidores pesados tenían un riesgo 44% menor de HCC que aquellos que no bebían café.

Un estudio europeo de Bamia y colaboradores del Departamento de Higiene, Epidemiología y Estadísticas Médicas, Facultad de Medicina de la Universidad de Atenas, Grecia evaluó a más de 521.000 individuos entre 1992 y 2000 en 10 países europeos para buscar los factores etiológicos de los cánceres y otras enfermedades crónicas. Los datos dietéticos, incluida la ingesta de café, se obtuvieron a través de cuestionarios previamente validados. Después de 11 años de seguimiento, 133 hombres y 68 mujeres fueron diagnosticados con CHC, y los resultados mostraron un consumo promedio de 354 ml por día de café entre los hombres y 290 ml de café por día entre las mujeres. El siete por ciento de los participantes no bebieron café. Hubo una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de CHC, el consumo de café demostró ser un factor protector hepático en todos los grupos. Cuanto mayor sea la ingesta de café, menor será el riesgo de carcinogénesis hepática, con resultados estadísticamente significativos.

IMPACTO DEL CONSUMO DE CAFÉ EN LA MORTALIDAD POR CÁNCER 

Kurozawa y colaboradores de la Facultad de Medicina, Universidad de Tottori, Japón a través de un estudio prospectivo de cohortes de 1988 a 1999, evaluaron el impacto del consumo de café en la mortalidad por CHC en un total de 110.792 individuos. En los análisis de mortalidad por CHC, los consumidores de menos de una taza de café al día tenían un menor riesgo de muerte por CHC, y este riesgo fue aún menor en los consumidores de al menos una taza de café al día, mostrando una asociación cuantitativa entre el consumo y la mortalidad por carcinoma hepatocelular. En los sujetos que reportan antecedentes de enfermedad hepática, el consumo de café fue un factor protector aún más prominente en comparación con aquellos que no bebieron café o bebedores sin antecedentes de enfermedad hepática.

Esta revisión sugiere que un hábito diario de beber café parece proteger contra el desarrollo del CHC. La cafeína es solo uno de los componentes cruciales del café ya que parece desempeñar un papel central en la protección contra el desarrollo de enfermedades hepáticas crónicas. Algunos estudios también han sugerido un impacto del consumo de café en la mortalidad por carcinoma hepatocelular y estudios recientes mostraron que el consumo de café está asociado con un menor riesgo de recurrencia. Estos resultados son alentadores, principalmente debido al aumento de la incidencia de CHC y su pronóstico.

 

cafe varias tazas

 

El Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico comenta que esta excelente revisión confirma el efecto protector del café. Tristemente algunos pacientes no lo toleran porque les produce gastritis y/o reflujo. Sin embargo, en todos aquellos que si lo toleran, les invitamos a tomar 2-3 tazas por día, de preferencia sin azucar, como bebida tónica, que sin duda ofrece muchas propiedades como anti-oxidante y por lo tanto protector contra el cáncer. Interesantemente, también existen evidencias de un efecto anti-fibrótico. Por todo ello, LARGA VIDA AL CAFÉ

Referencias:

1. Kellyane S. D. Carvalho, Helma P. Cotrim. Coffee protection against the development of hepatocellular carcinoma: review article. Hepatoma Res Noviembre 2020;6:6.
2. Christina B, Pagona L, Mazda J, Antonia T, Veronika F, Et al. Coffee, tea and decaffeinated coffee in relation to hepatocellular carcinoma in a European population: multicentre, prospective cohort study. Int J Cancer. 2015 Apr 15;136(8):1899-908.
3. Asbaghi O, Kashkooli S, Mardani M, Rezaei Kelishadi M, Fry H, Kazemi M, Kaviani M. Effect of green coffee bean extract supplementation on liver function and inflammatory biomarkers: A meta-analysis of randomized clinical trials. Complement Ther Clin Pract. 2021 Mar 4;43:101349.
4. Constance E, James E. Coffee and Caffeine Consumption Reduce the Risk of Elevated Serum Alanine Aminotransferase Activity in the United States. gastroenterology 2005;128:24 –32.
5. Manami I, Itsuro Y, Tomotaka S, Shoichiro T, Influence of coffee drinking on subsequent risk of hepatocellular carcinoma: a prospective study in Japan. J Natl Cancer Inst. 2005 Feb 16;97(4):293-300.
6. Shane J, Woon-Puay K, Renwei W, Sugantha G, Mimi C, Jian-Min Y. Coffee consumption and reduced risk of hepatocellular carcinoma: findings from the Singapore Chinese Health Study. Cancer Causes Control. 2011 Mar;22(3):503-10.