Seguridad de la página de inicio
jueves, 01 octubre 2020
Log in

LA EXPOSICIÓN VIRAL PREDICE EL RIESGO DE CÁNCER DE HÍGADO

El carcinoma hepatocelular (CHC), un tipo histológico principal de cáncer primario del hígado, se considera un tumor maligno en el que los virus de la hepatitis B y C (VHB y VHC) son factores etiológicos importantes. Las hepatitis virales, la inflamación y las enfermedades hepáticas crónicas, pueden provocar fibrosis, cirrosis y, finalmente, el CHC. Si bien los portadores crónicos de VHB o VHC tienen un mayor riesgo de desarrollar CHC, el riesgo varía entre las personas, y no todos los pacientes con enfermedad hepática desarrollan cáncer de hígado.

Virus carcinomaUna estrategia efectiva para prevenir el CHC es eliminar los factores causales. Sin embargo, si bien el tratamiento antiviral de acción directa es notablemente efectivo para eliminar la infección por el VHC, reduce, pero no puede eliminar, el riesgo de CHC. Del mismo modo, la vacuna contra el VHB, cuando se introdujo a principios de la década de 1980, ha tenido éxito en reducir significativamente el número de portadores del VHB. Aún así, solo reduce modestamente la carga de CHC en áreas prevalentes de VHB.

Diversos virus patógenos y no patógenos pueden interactuar entre sí y con su huésped para dar forma a la inmunidad de éste, lo que puede alterar su respuesta a nuevas infecciones y al riesgo de cáncer. En consecuencia, los virus que persisten o se eliminan en el huésped pueden dejar huellas moleculares únicas que pueden afectar la susceptibilidad al cáncer. La mezcla de huellas que cada persona tiene crea un patrón único, que los investigadores llamaron una “firma de exposición viral”.

Dicha firma puede servir como biomarcador de detección temprana y ofrecer conocimiento sobre factores potencialmente modificables para la aparición temprana de CHC.

Objetivo
Determinar si la firma de exposición viral refleja una cascada de eventos que alteren el riesgo de desarrollar CHC.

 

Material y métodos


VirScanEn este estudio, se analizó muestras serológicas de pacientes inscritos en un estudio de casos y controles del Instituto Nacional del Cáncer-Universidad de Maryland (NCI-UMD) de cáncer de hígado. Se utilizó una tecnología de viroma sintético, VirScan, basada en un método de secuenciación de alto rendimiento, para detectar el historial de exposición a todos los virus humanos conocidos.
El equipo de investigación verificó las huellas de más de 1,000 virus diferentes en muestras de sangre de alrededor de 900 personas, incluidas 150 que tenían CHC (estudio de cohorte). Identificaron una firma específica que podría distinguir con precisión a las personas con CHC de las personas con enfermedad hepática crónica y voluntarios sanos. Esta firma contenía huellas de 61 virus diferentes (fase experimental)

Luego, los investigadores probaron la firma en muestras de sangre de 173 personas con enfermedad hepática crónica que formaron parte de un estudio de 20 años (validación, longitudinal en el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales). Durante ese tiempo, 44 de los participantes desarrollaron CHC.

 

Resultados:
Utilizando muestras de sangre tomadas cuando se diagnosticó el cáncer, la firma de exposición a virus identificó correctamente a aquellos que desarrollaron CHC (área bajo la curva, AUC = 0.98). Es importante destacar que la firma también funcionó cuando los investigadores utilizaron muestras de sangre tomadas al comienzo del estudio, hasta 10 años antes del diagnóstico (AUC = 0,91).

La firma parece ser mucho más precisa que una prueba de alfafetoproteína (AUC = 0,91 frente a 0,62). El área bajo la curva (AUC) menor de 0.5 indica que una prueba no es mejor que el azar para identificar la enfermedad, mientras que un AUC de 1,0 representa una prueba con una precisión perfecta

 fx1

Conclusión:
Se identificó una firma de exposición viral que puede predecir el CHC entre pacientes en riesgo antes de un diagnóstico clínico, que puede ser útil en la vigilancia de CHC.

 

Comentario:

Este es un estudio interesante que explora la hipótesis de que es posible que las infecciones virales, incluso las que no causan cáncer, puedan cambiar el sistema inmunitario de manera que influya en el desarrollo de otros tipos de cáncer. Por ejemplo, ciertas infecciones pueden disminuir la capacidad del sistema inmune para mantener las células cancerosas bajo control.

Para explorar esa posibilidad, los científicos analizaron la sangre de las personas en busca de huellas dejadas por infecciones virales pasadas. Debido a que estas huellas se dejan en los anticuerpos, las proteínas producidas por el sistema inmune también reflejan cómo reaccionó éste a la infección.

Sin embargo, se deben realizar más estudios que sean prospectivos y con una gran población para evaluar la utilidad de esta sencilla pero innovadora propuesta en la vigilancia de pacientes con riesgo de CHC, lo cual permitiría detectar de forma temprana a las personas de alto riesgo de desarrollar cáncer hepático.

 

Referencia:
1. Liu et al., A Viral Exposure Signature Defines Early Onset of Hepatocellular Carcinoma, Cell (2020).

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas.