Seguridad de la página de inicio
jueves, 15 abril 2021
Log in

EFECTO ANTIVIRAL DE LA INMUNOLOGÍA DEL EJERCICIO

  • Escrito por Nut. Frida Gasca
  • Publicado en Auto-inmunidad

El sistema inmune es el responsable de defender el cuerpo contra bacterias, virus, hongos y macromoléculas extrañas al cuerpo. A su vez, nos protege de agentes que pueden tener un efecto perjudicial sobre el equilibrio dinámico del cuerpo y, en algunos casos, conducir a la muerte. Por este motivo, es esencial para la supervivencia de los seres humanos. El ejercicio induce adaptaciones cardiovasculares, respiratorias y metabólicas, que resultan en una mayor absorción máxima de oxígeno (VO 2max), producción de dióxido de carbono, ventilación minuta, frecuencia respiratoria, volumen sistólico y gasto cardíaco. La mejora de las funciones cardiometabólicas y respiratorias de todo el cuerpo estimula las defensas del sistema inmunológico a través de varios mecanismos agudos y a largo plazo, que se han destacado recientemente. Sin embargo, se informa menos sobre cómo estos mecanismos dependientes del ejercicio protegen contra las enfermedades transmisibles, especialmente las infecciones virales como la influenza y el reciente brote de COVID-19.

consejos expertos sistema inmuneAhmad Alkhatib de la Facultad de Ciencias de la Salud y la Vida en la Universidad de Teesside, Reino Unido, habla sobre el hecho de que el ejercicio impacta todas las células inmunes dentro del sistema inmunológico tanto innato como adaptativo, particularmente elevando la actividad de las células asesinas naturales (NK), neutrófilos y macrófagos después de un ejercicio moderado (menos del 60% de V˙O 2max). Por ejemplo, se ha demostrado que el ejercicio aeróbico agudo (correr, andar en bicicleta) aumenta el número de monocitos. Los monocitos desempeñan una función antiviral integral y se ha demostrado que en una variedad de virus de influenza A (incluido el virus de origen porcino circulante, similar a los virus de tipo COVID). Los episodios de ejercicio repetidos y agudos también se han implicado en la eliminación y regeneración de células inmunitarias envejecidas.

La respuesta inmunológica transitoria incluye un estrés temporal (p. Ej., Alteración de la homeostasis celular y estrés oxidativo) inducido por un desafío de ejercicio agudo, y puede desempeñar un papel en el mejoramiento del sistema inmunológico a largo plazo, especialmente cuando el ejercicio se repite de forma crónica (es decir, entrenamiento con ejercicio). Estos efectos entrópicos inducidos por el ejercicio en el sistema inmunológico pueden actuar como una vacuna natural contra infecciones virales como COVID-19. De hecho, ya se ha demostrado que el ejercicio excéntrico actúa como coadyuvante de la vacunación contra la influenza en humanos.

el beneficio del ejercicio en el sistema inmunolgico

Mencionando el ensayo donde se asignaron al azar a 60 hombres y mujeres sanos que realizaron ejercicio excéntrico de la parte superior del cuerpo (músculos deltoides y bíceps braquial) 6 horas antes de recibir la vacuna contra la influenza, y se controlaron los títulos de anticuerpos hasta 20 semanas. Los resultados mostraron que las respuestas de interferón-gamma mejoraron con el ejercicio en los hombres, mientras que los títulos de anticuerpos mejoraron en las mujeres, lo que coincidió con una mejor circunferencia del brazo (es decir, beneficio del resultado físico). La respuesta de interferón-gamma se asoció positivamente con el aumento porcentual de la circunferencia del brazo. El estudio sugirió que el ejercicio excéntrico del músculo en el sitio de administración de la vacuna podría actuar como un adyuvante conductual de la vacunación.

Concluyendo que la respuesta de la función inmunológica al ejercicio está influenciada por varios factores, incluido el estado nutricional, el peso corporal, la higiene y la salud mental. Se sabe que la función inmunológica es superior en individuos altamente condicionados frente a individuos sedentarios. El estilo de vida sedentario y los niveles insuficientes de actividad física inducen varias alteraciones fisiológicas, que reflejan una reducción de la capacidad cardiovascular y respiratoria, obesidad y enfermedades crónicas cardiometabólicas asociadas. Las consecuencias del estilo de vida sedentario y la inactividad física incluyen un sistema inmunológico comprometido debido a la manifestación de inflamación sistémica, estrés oxidativo y mecanismos inmunosupresores asociados. Se ha informado de prevalencia de comportamiento sedentario y bajos niveles de actividad física en personas con obesidad, diabetes y resistencia subyacente a la insulina y estrés oxidativo, y se ha relacionado con una mayor susceptibilidad a contraer infecciones virales, incluidas las pandemias de influenza como H1N1 y COVID-19. Por el contrario, los niveles más altos de actividad física y condición física en adultos se asocian con una inmunidad optimizada indicada por un recuento reducido de glóbulos blancos, proteína C reactiva (PCR), interleucinas (IL-6 e IL-18), factor de necrosis tumoral alfa (TNF). -α) y otros biomarcadores inflamatorios. Por lo tanto, cualquier actividad física o dosis de ejercicio se considera beneficiosa en comparación con el sedentarismo, especialmente durante y después del encierro relacionado con COVID-19, el distanciamiento social o las medidas de cuarentena introducidas en varios países.

Recomendaciones de ejercicio para la prevención de COVID-19

ejercicio familiaEl autor recomienda una intensidad de ejercicio moderada, especialmente durante y después de un encierro de distanciamiento social, que requiere evitar intensidades severas. Un método práctico para lograr una intensidad de ejercicio moderada es utilizar entre el 40% y el 70% de la frecuencia cardíaca máxima (FCmáx = 220 – edad). El ejercicio en casa, especialmente para realizar actividades de resistencia utilizando el propio peso corporal interrumpiendo el comportamiento sedentario reduciendo el tiempo de estar sentado. El ejercicio en casa también es adecuado para evitar el coronavirus transmitido por el aire, especialmente durante la cuarentena, y puede incluir fortalecimiento, equilibrio y control, estiramiento o una combinación de estos (caminar, levantar y cargar, estocadas, subir escaleras, ponerse de pie sentarse y ponerse de pie usando artículos de la casa, sentadillas, abdominales, yoga). Se recomienda un aumento de volumen en el ejercicio semanal bajo la cuarentena COVID-19 de 150 min a 200-400 min de ejercicio aeróbico distribuido en 5-7 días, con al menos 2-3 sesiones de resistencia, para compensar la disminución de la movilidad durante el encierro. Esto resulta en lograr un aumento en VO 2max como objetivo práctico.

Aumentar el ejercicio es particularmente importante para aquellos que se consideran de alto riesgo de COVID-19, como aquellos que tienen sobrepeso o aquellos con obesidad, resistencia a la insulina y diabetes, que típicamente tienen inflamación crónica de bajo grado caracterizada por niveles elevados de varias citocinas inflamatorias que están predispuestos a mayores riesgos de infección junto con resultados más adversos.

Se recomienda que el ejercicio se realice como parte de un enfoque de estilo de vida personalizado multifactorial (nutrición personalizada, intensidades de ejercicio, tecnología, comportamiento, bienestar mental). Adoptar el ejercicio de manera constante puede contribuir como medicina preventiva contra las infecciones virales emergentes.

El Dr. Jorge Luis Poo, Internista y Hepatólogo Clínico comenta que en el portal www.artedecuidarte.mx se puede acceder a la sección de EJERCICIO y encontrar ejemplos de cómo calcular la intensidad del ejercicio entre el 40 y 70% de mi frecuencia cardiaca máxima y de acuerdo a mi edad. Atrevámonos a prevenir. Lo que mejor nos puede pasar es que estemos preparados, con un sistema inmune vigoroso. 

Referencias:

  • Ahmad Alkhatib. Antiviral Functional Foods and Exercise Lifestyle Coronavirus Prevention. September 2020. Nutrients.
  • Calder PC, Carr AC, Gombart AF, Eggersdorfer M. Optimal nutritional status for a well-functioning immune system is an important factor in protecting against viral infections. Nutrients 2020; 12: 1181.
  • Fact sheets from the World Health Organization (WHO). Influenza (Seasonal). 2018.