Seguridad de la página de inicio
lunes, 27 septiembre 2021

EL PORTAL EDUCATIVO DE LA SALUD HEPÁTICA

Log in

Efecto de la dieta mediterránea y la formulación de antioxidantes en la enfermedad del hígado graso no alcohólico

Introducción: La enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA) es un problema de salud pública emergente, que no solo es una causa importante de morbilidad y mortalidad relacionadas con el hígado en todo el mundo, sino también un factor de riesgo independiente de enfermedades cardiovasculares. Se refiere a un amplio espectro de lesiones hepáticas, que van desde la esteatosis hasta la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), fibrosis, cirrosis y complicaciones relacionadas.

Se han formulado varias hipótesis patogénicas sobre el desarrollo de la EHGNA. Todas ellas sugieren que la acumulación de grasa en los hepatocitos expone al hígado al estrés oxidativo con producción de especies reactivas de oxígeno (ROS), desequilibrio inflamatorio, necrosis celular y, finalmente, fibrosis. 

En equilibrio las ROS y de nitrógeno tienen un papel fisiológico importante al participar en múltiples procesos celulares normales. Por ello los sistemas antioxidantes trabajan mediante dos tipos de mecanismos que permiten eliminar los excesos de especies reactivas de oxígeno y de nitrógeno, que son la protección estequiométrica y la catalítica. Los antioxidantes convencionales mejor conocidos y, tal vez, más investigados, incluyen las vitaminas, los fitoquímicos y los oligoelementos. 

El tratamiento de EHGNA implica un cambio constante en los hábitos de estilo de vida. Los datos bibliográficos y las directrices internacionales han destacado los beneficios para la salud relacionados con la pérdida de peso y el ejercicio físico. De esta manera, la dieta mediterránea parece encajar perfectamente en los pacientes con EHGNA, debido a su eficacia sobre el estado del hígado que conduce a la mejora de la sensibilidad a la insulina y el perfil lipídico, pero también por ser una forma primaria de prevención de las enfermedades relacionadas. 

Trabajos recientes de los mismos autores han descrito una serie de casos que involucran a pacientes con sobrepeso que padecen EHGNA, para los cuales cambios de estilo de vida asociados con la administración de un nuevo suplemento complejo antioxidante, recientemente introducido en el mercado italiano “BIL”, han provocado una disminución de la acumulación de grasa en el hígado y una reducción de peso.

estres 1
 

 

Objetivo: Este estudio aleatorizado tiene como objetivo evaluar los efectos del complejo “BIL” asociado con la dieta mediterránea sobre la acumulación de grasa hepática, el metabolismo de la glucosa y los lípidos y sobre los parámetros antropométricos en pacientes con sobrepeso de EHGNA.

 

 

 

Materiales y métodos: Para este estudio se incluyeron a 50 pacientes caucásicos con sobrepeso con índice de masa corporal (IMC) superior a 25 kg / m2, que asistían a la clínica ambulatoria de gastroenterología. 

Los pacientes fueron aleatorizados mediante un procedimiento de muestreo sistemático en tres grupos (Grupos A-C). Se concibió una dieta mediterránea personalizada moderadamente baja en calorías (1400-1600 kcal / día) y se prescribió a los pacientes de los grupos A y B durante seis meses. En asociación con la dieta, a los pacientes del Grupo B se les administraron dos píldoras de complejo BIL (silimarina 120 mg, ácido clorogénico 7,5 mg, protopina 0,04 mg, l-metionina 150 mg y l-glutatión 10 mg) al día, durante seis meses. La actividad física diaria se recomendó encarecidamente para los pacientes de los grupos A y B. Se controló la estricta observación de las prescripciones dietéticas y de actividad física mediante una entrevista telefónica mensual. Finalmente, los pacientes del grupo control (Grupo C), que no habían realizado ningún tratamiento farmacológico y cambios de estilo de vida, fueron monitorizados durante el mismo período, con la indicación médica de reducción de peso corporal.
 
Se hicieron medidas de parámetros fisiológicos y la recolección de muestras sanguíneas. Para diagnosticar EHGNA, se realizó un examen de ultrasonido hepático. El grado de acumulación de grasa hepática se calculó de la siguiente manera: ausente (puntuación 0), leve (puntuación 1), moderada (puntuación 2) y grave (puntuación 3), según la puntuación de Hamaguchi, que utiliza un sistema de puntuación de 6 puntos basado en contraste de eco hepatorrenal, brillo hepático, atenuación profunda y borrosidad vascular. Este sistema de puntuación mostró una especificidad del 100% y una sensibilidad del 91,7% en comparación con la biopsia hepática. Se utilizó el índice de hígado graso (FL) y la elastografía transitoria (TE) para la fibrosis hepática. 

Resultados: Los pacientes del grupo A mostraron a los seis meses una disminución estadísticamente significativa de peso, IMC, circunferencia de cintura y cadera (p = 0,0001) y una mejoría del perfil lipídico con una disminución significativa del colesterol total (p = 0,0001) y LDL-C (p = 0,005), También se detectó una disminución significativa en el índice FL (p = 0,002) y los valores de TE (p = 0,0001). 

En los pacientes del Grupo B, se observó una disminución estadísticamente significativa después de seis meses de tratamiento en el peso corporal (p = 0.02), IMC (p = 0.0001), cintura (p = 0.0001) y circunferencia de la cadera (p = 0.001), presión arterial sistólica (p = 0,012), así como valores en sangre de ALT (p = 0,007), glucosa en ayunas (p = 0,007), insulina (p = 0,0001), colesterol total (p = 0,0001) y LDL- C (p = 0,016).

Además, en el Grupo B, se observó no solo una disminución significativa en el índice FL (p = 0,003) y los valores de TE (p = 0,0001), sino también en ambos índices de resistencia a la insulina, HOMA-IR (p = 0,001).

Por el contrario, en el grupo de control (C), hubo mejorías estadísticamente significativas en AST (p = 0,023), γGT (p = 0,036), insulina (p = 0,041), colesterol total (p = 0,025) y LDL-C (p = 0,028). Los pacientes del grupo C incluso mostraron un aumento en el índice HOMA-IR (p = 0,024).

estres 2

El análisis entre los Grupos A y C mostró variaciones estadísticamente significativas en parámetros antropométricos, como peso e IMC (p = 0,0001), cintura (p = 0,0001), circunferencia de la cadera (p = 0,001), perfil lipídico: trigliceridos (p = 0,001) ) y colesterol total (p = 0,0001), sensibilidad a la insulina: insulina (p = 0,045), HOMA-IR (p = 0,021), índice TyG (p = 0,020), pero también en el índice FL (p = 0,017) y TE valores (p = 0,001).
 
Una comparación entre los Grupos B y C mostró sustancialmente las mismas diferencias en los parámetros antropométricos descritos anteriormente (peso (p = 0.030), IMC (p = 0.0001), cintura (p = 0.0001) y circunferencia de la cadera (p = 0.001)). Una mejoría significativa en el metabolismo glucémico (insulina (p = 0,0001), niveles de glucosa en ayunas (p = 0,006), HOMA-IR (p = 0,001), además, en la evaluación FL (p = 0,0001) y valores de TE (p = 0,0001) también se obervaron diferencias.

Sin embargo, los pacientes del Grupo B, que se sometieron tanto a dieta como a tratamiento con complejo BIL, mostraron una reducción estadísticamente significativa de la glucosa en ayunas (p = 0,016), los niveles de insulina (p = 0,0001) y, en consecuencia, el índice HOMA-IR (p = 0,0001), en comparación con los pacientes del Grupo A.

Finalmente, el análisis intergrupal de todos los parámetros evaluados mostró que los niveles de glucosa e insulina en ayunas, HOMA-IR, índice FL y valores de TE fueron significativamente más bajos en el Grupo B que en el Grupo A, después del período de tratamiento. 

Conclusiones y comentario: El estudio muestra claramente que los pacientes que siguieron una dieta equilibrada y tomaron el complejo antioxidante tuvieron una atenuación más significativa de la resistencia a la insulina, la acumulación de grasa hepática y la rigidez del hígado que los pacientes que siguieron la dieta sola. Estos resultados respaldaron la efectividad del complejo BIL para reducir la infiltración de ácidos grasos en el hígado y sus daños relacionados, al influir positivamente en la función mitocondrial y reducir el estrés oxidativo.

Los autores concluyen que la dieta mediterránea puede mejorar los parámetros antropométricos y el perfil lipídico y puede contribuir a reducir la acumulación de grasa hepática y la rigidez hepática. Además, la asociación de este régimen dietético con la suplementación con antioxidantes puede contribuir a mejorar los parámetros de sensibilidad a la insulina. Estos datos apoyan un posible papel de la suplementación con antioxidantes como terapia coadyuvante en pacientes con EHGNA.

 

Referencias.

1. Frey S, Patouraux S, Debs T, Gugenheim J, Anty R, Iannelli A. Prevalence of NASH/NAFLD in people with obesity who are currently classified as metabolically healthy. Surg Obes Relat Dis. 2020 Jul 14:S1550-7289(20)30411-1. doi: 10.1016/j.soard.2020.07.009. Online ahead of print.

2. Abenavoli, L., Greco, M., Milic, N., Accattato, F., Foti, D., Gulletta, E., & Luzza, F. Effect of Mediterranean diet and antioxidant formulation in non-alcoholic fatty liver disease: a randomized study. Nutrients. 2017; 9(8), 870.

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas.