Seguridad de la página de inicio
miércoles, 01 diciembre 2021

EL PORTAL EDUCATIVO DE LA SALUD HEPÁTICA

Log in

RIQUEZAS DEL POTASIO

La dieta de nuestros antepasados cazadores-recolectores consistía principalmente en frutas, verduras y caza, proporcionaba pequeñas cantidades de sodio y grandes cantidades de potasio. Durante el tiempo final del Paleolítico, la ingesta dietética estimada de sodio era de 690 mg/día y la ingesta dietética de potasio era 11 g/día. Esto es muy diferente de nuestra dieta actual, que contiene grandes cantidades de sodio y pequeñas cantidades de potasio.

Equilibrio sodio potasio

Los estudios actuales basados en retiros dietéticos de 24 horas o excreción urinaria estiman que la ingesta media actual de sodio está entre 3.4 - 4.9 g/día y que la ingesta media de potasio está entre 2.1 g/día y 2.6 g/día. Esta transición dietética puede explicar, al menos en parte, la alta prevalencia de hipertensión, enfermedad cardiovascular y enfermedad renal crónica (ERC). La evidencia actual vincula la ingesta dietética de sodio directamente con la presión arterial (PA). En consecuencia, reducir su ingesta dietética disminuye la presión arterial.

Basándose en el supuesto de que cualquier enfoque para reducir la presión arterial resultará en una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, las campañas de salud pública y los esfuerzos de investigación se han centrado principalmente en intervenciones para reducir la ingesta dietética de sodio. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud recomienda una reducción a <2 g/día (equivalente a 5 g de sal por día) en adultos. Por otro lado, las estrategias para aumentar la ingesta dietética de potasio han recibido menos atención a pesar de acumular evidencia de que una mayor ingesta dietética beneficia la salud.

Funciones del potasio en el organismo


POTASIO ALIMENTOSAlgunas de sus funciones son su intervención en el funcionamiento neuromuscular y también ayuda en la transmisión del flujo nervioso. Este mineral es esencial porque realiza funciones básicas en el organismo, como la regulación del agua dentro y fuera de las células. Además, forma parte de los huesos e interviene en la producción de proteínas a partir de sus componentes principales que son los aminoácidos. A su vez, interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono y en la transmisión nerviosa. Mientras que nos ayuda reducir el estrés. El potasio equilibra y normaliza el ácido-base junto al sodio para controlar la cantidad de agua que se reparte entre las células de nuestro organismo. Hay que señalar que el exceso de potasio se elimina por la orina y cuando se da un defecto es porque hay un desfase con el sodio. De manera que cuando queremos conseguir un equilibrio saludable, deberemos, entonces, aumentar la dosis de potasio degustando ciertos alimentos, y a la vez, reduciremos la ingesta de sodio.

Varias revisiones sistemáticas y meta análisis han demostrado que el aumento de la ingesta dietética de potasio disminuye la presión arterial y se asocia con una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares, concluyen que una dieta alta en sodio y baja en potasio contribuyen a la hipertensión, lo que aumenta la carga de enfermedades cardiovasculares y renales además de debilitar a nuestros músculos. Del mismo modo, el potasio participa en la transmisión del impulso nervioso, en la contracción muscular y a mantener el ritmo cardiaco dentro de la normalidad.

Una dieta alta en potasio también puede proporcionar efectos protectores independientes de la presión arterial, como efectos antiinflamatorios, antifibróticos y antioxidantes, mejora de la función endotelial y prevención de la aterosclerosis. Es por eso que te mostramos los alimentos ricos en este mineral que pueden ayudar a alcanzar la cuota diaria, la OMS recomienda una ingesta de potasio de al menos 90 mmol/día (equivalente a 3.5 gramos /día) en adultos.

 

NUTRICUADRO

NutriCuadro Potasio

 

Los efectos beneficiosos del aumento de la ingesta dietética de potasio en la presión arterial y los resultados cardiovasculares se están haciendo cada vez más evidentes a partir de estudios epidemiológicos, clínicos y experimentales. Generalmente, la carencia de este mineral (lo que se conoce como hipopotasiemia) se debe a una mala alimentación, o por un seguimiento erróneo de dietas estrictas. Para evitarlo, hay que consumir una cantidad variada y equilibrada de alimentos, suficiente como para cubrir las necesidades.

Referencias:

1. Kuang-Yu Wei, Martin Gritter, Liffert Vogt, Martin H de Borst, Joris I Rotmans, and Ewout J Hoorn. Dietary potassium and the kidney: lifesaving physiology. Clin Kidney J. 2020 Dec 13(6): 952–968.

2. Hoorn EJ, Gritter M, Cuevas CA et al. Regulation of the renal NaCl cotransporter and its role in potassium homeostasis. Physiol Rev 2020; 100: 321–356.

3. Kamel KS, Schreiber M, Halperin ML. Renal potassium physiology: integration of the renal response to dietary potassium depletion. Kidney Int 2018; 93: 41–53.

4. DuBose TD., Jr. Inadequate dietary potassium and progression of CKD. Clin J Am Soc Nephrol 2019; 14: 319–320.