Seguridad de la página de inicio
sábado, 06 marzo 2021
Log in

COMPOSICIÓN NUTRICIONAL DE LA LECHE Y SU PAPEL EN LA SALUD HUMANA

La leche y sus productos lácteos se encuentran entre los alimentos más importantes de la dieta humana. El consumo comenzó a aumentar en mayor medida cuando la investigación mostró que la leche es rica en nutrientes. La leche es un líquido nutritivo, blanco o ligeramente amarillento, que es una secreción biológica de las mamas de los mamíferos, incluida la especie humana, destinada a la alimentación de sus bebés.

lecheSegún las Leyes y Reglamentos Alimentarios, la leche es el producto sin calostro del ordeño entero e ininterrumpido de un animal lechero sano, que vive y se alimenta en condiciones saludables. La composición química de la leche está influenciada por varios factores diarios, como la edad del animal, la lactancia (etapas de ordeño), la reproducción, la época del año, la temperatura ambiente, la dieta, el estado de salud y el período de gestación del animal. Se utilizan varias especies de animales para producir leche. La leche de vaca tiene el mayor consumo. Su participación en la producción mundial de leche es del 90%. Le siguen la leche de búfala con un 5%, la leche de cabra con un 3% y la leche de oveja con un 2%. La inclusión de la leche en la dieta de una persona y especialmente de un niño está directamente relacionada con una vida sana. La leche está directamente relacionada con el cariño y el cuidado materno.

Valor nutricional de la leche

La leche es el único alimento creado por la naturaleza específicamente para la nutrición animal y humana. El hecho de que la dieta de los recién nacidos dependa exclusivamente de la leche demuestra que la leche contiene todos los nutrientes necesarios. Por el término "leche" se considera exclusivamente la leche que:

  • Proviene de animal, generalmente vaca.
  • Es fresco
  • Está completo
  • No está deshidratado ni concentrado
  • No contiene aditivos (por ejemplo, azúcar, vitaminas, etc).

El consumo de leche de vaca es vital para los niños, porque se considera uno de los factores más importantes en la estructura y desarrollo del esqueleto y mantenimiento de la microbiota intestinal (flora intestinal) la cual ayuda a los procesos digestivos además de promover la absorción de calcio.

NUTRICUADRO:

NutriCuadro Leches

En cuanto al consumo de leche por los adultos, esta satisface de la mejor manera las necesidades del organismo ya que sus nutrientes se encuentran en forma digerible. Contiene una gran cantidad de ácidos grasos esenciales que se recomiendan en el tratamiento de enfermedades como la enfermedad coronaria, los trastornos intestinales y la fibrosis quística. Además, estos ácidos grasos tienen la ventaja metabólica especial de proporcionar energía mientras que al mismo tiempo reduce la cantidad de colesterol. 

Por otro lado, es importante recordar que los adultos no requieren "leche entera" por su mayor contenido en grasa, por lo cual se recomienda la semi-descremada o la light. Recordar que todas ellas conservan su cantidad de proteínas, tal y como se observa en el NUTRICUADRO. Por otro lado, se ha informado en varias ocasiones de intolerancia a la lactosa debido a la falta de la enzima lactasa en adultos y por ello existe la leche deslactosada. Notar que el contenido de proteínas y resto de nutrientes se conserva. 

lacteosLa leche de vaca es una buena fuente de proteína de bajo costo y a la vez de proteína de alta calidad, que proporciona 8.1 g por taza de 250 ml o 16.3% de la dosis diaria recomendada de proteína. La leche fresca se recomienda especialmente como un tipo de alimento para personas delgadas y enfermas. Al mismo tiempo, desintoxica el hígado, regula la microflora intestinal gracias a la acción de la lisozima y la lactosa. Además, regula la osteogénesis y es útil para el tratamiento de la aterosclerosis mientras previene las enfermedades cardiovasculares.

La leche también produce una variedad de productos, como leche espumada o nata, mantequilla, yogur y queso, así como productos de bajo consumo o de consumo local como leche acidófila, kéfir y Kumys (o kumiss o koumiss) varios tipos de queso, helados y leche condensada.

Los seres humanos son los únicos mamíferos que continúan consumiendo leche después del período de lactancia, y esto se debe a que su costo es bajo y altamente nutritivo. De hecho, forma parte de la canasta básica junto con el huevo, los frijoles y el arroz. Además, aporta aporta calcio y vitaminas al cuerpo. La leche es una excelente combinación de todos los macronutrientes, como carbohidratos, proteínas y grasas juntos, en excelente proporción entre sí, pero también ofrece varias vitaminas y minerales importantes para el organismo. La leche, por tanto, es un líquido invaluable e insustituible que ofrece considerables beneficios a largo plazo tanto para personas de todas las edades como para la sociedad.

 

El Dr. Jorge Luis Poo, Médico Internista comenta que la leche se convierte en un preciado bien alimentario para toda la humanidad. Su enorme versatilidad para utilizarse en forma pura o en cualquier de sus preparaciones (entera, semi, light, deslactosada) o sus muchos derivados (cremas, quesos, yogures, jocoques, natas, mantequillas, etcétera) la convierten en un gran aliado para la buena salud. A pesar de que algunos han intentado satanizar su utilidad, a la hora de alimentar a población de bajos o extensos recursos siempre resulta accesible y fácil de utilizar. Ojalá y este sencillo artículo de divulgación, que aporta el valor calórico y nutricional de algunas de sus preparaciones, sea leído y compartido en abundancia. 

Referencias:

1. Kourkouta L, Frantzana A, Koukourikos K, Iliadis C, Papathanasiou V, Tsaloglidou A. Milk Nutritional Composition and Its Role in Human Health. Journal of Pharmacy and Pharmacology. Enero 2021.
2. Malbon, K. “Neonatal Nutrition and Metabolism.”General Chemistry of the State. General Chemistry of the State. 2007.
3. Kechagias, C. Milk. Science, Technology and Quality Assurance Controls, 1st ed., pp. 34, 143-59. 2011.
4. Patton, S. Milk: Its Remarkable Contribution to Human Health and Well-Being. Taylor and Francis, pp. 1-263. 2017.