¿SUFRES DE INSOMNIO?

Aprende a manejarlo
 
El insomnio es uno de los trastornos del sueño que se presenta con mayor frecuencia. Se duerme poco o en pausas y finalmente no hay un sueño reparador. Dormir es necesario para realizar algunos procesos de "reparación" o renovación celular, mejora la memoria o la disposición al aprendizaje. Dormir menos de 6-8 horas puede ser fatal para la salud, según revela un estudio publicado en la revista Sleep, que ha estimado que reducir el descanso nocturno aumenta en 12 % el riesgo de muerte prematura.
 
Los ritmos circadianos (biológicos) si se ven alterados a largo plazo, como en las personas que viajan constantemente grandes distancias y cambian horarios drásticos de sueño-vigilia lo cuales tendrían consecuencias  adversas en múltiples sistemas, particularmente en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.
 
Es entonces de suma importancia procurarnos un sueño reparador. Si el insomnio no tiene un origen orgánico (producido por alguna falla orgánica), está relacionado con un exceso de procesos de pensamiento que no permiten el descanso mental y entonces físico. Es en definitiva lo que en Oriente llamaban "la mente del chango" o que los Toltecas llamaban "mitote"; es decir, el "ruido mental".
 
Debemos entonces enseñar nuevas rutas a la mente donde encuentre descanso y silencio en lo posible. Por eso, hoy te propongo un ejercicio que llamaremos: "Respiración Tao" para que aprendas a manejarlo:
 
1) Imagina un cielo muy hermoso
2) Imagina algo que hayas visto sobre la faz de la tierra también hermoso
3) Respira a un ritmo de 5 segundos para inhalar y 5 segundos para exhalar, sin detener la respiración, fluyendo.
4) Al inhalar, recuerda ése cielo y afirma en tu mente "Toco el cielo"
5) Al exhalar, recuerda esa playa, bosque, campo, cascada, etc y afirma "Toco la tierra"
 
Permanece en éste intento al menos 10 minutos. Si no consiguieras dormir habremos de seguir estos pasos posibles:
 
a) No te quedes a dar vueltas en la cama, levántate y en una silla incómoda lee un libro con letra pequeña y de un tema que no te resulte interesante
b) Cuando te sientas cansado regresa a la cama a intentar nuevamente la respiración que anteriormente mencioné.
c) Si nuevamente no consigues dormir, levántate y con un cepillo de dientes que ya no uses, cepilla los azulejos que tengas en casa, sin mojarte las manos ni usar sustancias tóxicas que despidan gases.
d) Cuando te sientas cansado regresa a la cama e intenta la respiración nuevamente.
 
Así mismo cuidaremos no cenar abundante y procurar que sea dos horas antes de ir a la cama, evitar carbohidratos, evitar ver noticias, hacer ejercicio físico energético, fumar y bebidas alcohólicas. Como en todo lo que de verdad deseamos aprender y hacer un hábito, necesitarás de ser constante y practicarlo frecuentemente para que veas resultados.
 
Dulces sueños !!!
 
Bibliografía:
 
1. Golonbek D.A "El ciclo sueño-vigilia" Cronobiología humana. Buenos Aires, Ed. Universidad Quilmes.
2. Moore R.Y (1982), Trends in Neurosciencies.