PARA CUANDO QUIERAS QUITARTE EL DOLOR CON UNOS VERSOS

Villaurrutia 2El poeta de este pequeño pero sensible homenaje murió muy joven, apenas a lo 47 años, una mañana de 25 de diciembre en la colonia Roma. Se ignora si fue un infarto fulminante al corazón (mal del cual su familia no sabía nada, pero apoyado en que su madre encontró medicamentos para ese mal, en su camisa) o si fue un suicidio, del cual tenía al parecer razones (y del cual no sabemos, porque la carta póstuma que dejó es un secreto).

Lo que si sabemos es que Xavier Villaurrutia era un hombre extraordinario que vivía en un mundo poblado de amor, de melancolía y de muerte. Su obra es inmensa, su pensamiento profundamente humano, su sufrimiento seguramente sublimado, en miles de versos que sin duda son una buena medicina para el corazón y para el hígado, ese compañero tan cercano que aguanta muchas noches de desvelo y excesos como solo un buen amigo sabe hacerlo.

He aquí una muestra de la sensibilidad del poeta, una rosa muy especial, para ti...

 

NOCTURNO ROSA

A José Gorostiza

Yo también hablo de la rosa.
Pero mi rosa no es la rosa fría
ni la de piel de niño,
ni la rosa que gira
tan lentamente que su movimiento
es una misteriosa forma de la quietud.

No es la rosa sedienta,
ni la sangrante llaga,
ni la rosa coronada de espinas,
ni la rosa de la resurrección.

No es la rosa de pétalos desnudos,
ni la rosa encerada,
ni la llama de seda,
ni tampoco la rosa llamarada.

No es la rosa veleta,
ni la ulcera secreta,
ni la rosa puntual que da la hora,
ni la brújula rosa marinera.

No, no es la rosa rosa
sino la rosa increada,
la sumergida rosa,
la nocturna,
la rosa inmaterial,
la rosa hueca.

rose 7771 960 720Es la rosa del tacto en las tinieblas,
es la rosa que avanza enardecida,
la rosa de rosadas uñas,
la rosa yema de los dedos ávidos,
la rosa digital
la rosa ciega.

Es la rosa moldura del oído,
la rosa oreja,
la espiral del ruido,
la rosa concha siempre abandonada
en la más alta espuma de la almohada.

Es la rosa encarnada de la boca,
la rosa que habla despierta
como si estuviera dormida.

 


Es la rosa entreabierta
de la que mana sombra,
la rosa entraña
que se pliega y expande
evocada, invocada, abocada,
es la rosa labial,
la rosa herida.

Es la rosa que abre los párpados,
la rosa vigilante, desvelada,
la rosa del insomnio desojada.

Es la rosa del humo,
la rosa de ceniza,
la negra rosa de carbón diamante
que silenciosa horada las tinieblas
y no ocupa lugar en el espacio.

 

 1. https://www.biografiasyvidas.com/biografia/v/villaurrutia.htm

2. https://www.escritores.org/biografias/150-xavier-villaurrutia

3. http://literalmagazine.com/villaurrutia-o-el-asedio-de-la-muerte/