Investigadores previenen cáncer de hígado en ratas con una molécula presente en los cítricos

El carcinoma hepatocelular es una neoplasia que representa la quinta malignidad más común en todo el mundo y la tercera causa de muerte por cáncer. Las dietas con alto contenido en frutas y verduras son ampliamente recomendadas por sus propiedades promotoras de la salud, entre ellas, la protección contra la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. La hesperidina es el fenol más importante en la fruta de naranja con beneficios para la salud bien conocidos. Los componentes de la dieta se han usado como posibles agentes moduladores de la metilación del ADN en células cancerosas y la terapia epigenética contra sus efectos dañinos podría ser una herramienta potencial en la quimioterapia.

Un experimento llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Córdoba en España, ha conseguido evitar un cáncer de hígado en ratas, utilizando una molécula presente en los cítricos.
Según informa dicha Universidad, la aparición de nódulos tumorales de los roedores se redujo prácticamente a cero después de haber recibido dosis de hesperidina.

La hesperidina es una molécula perteneciente al grupo de los flavonoides que se encuentra en la capa interna blanca de las cáscaras de algunos cítricos. Se cree que juega un papel importante en la defensa de las plantas y, a tenor de las últimas investigaciones, también podría ser propuesta como una sustancia candidata en la lucha contra el carcinoma hepatocelular, un tipo de cáncer de hígado que representa el quinto maligno más común en el mundo y la tercera causa de muerte por cáncer.

La investigadora Zahira Fernández Bedmar del Departamento de Genética de la Universidad de Córdoba, junto a otros investigadores, ha conseguido evitar este tipo de tumor en roedores utilizando esta sustancia presente en los cítricos. Mientras que a un grupo de ratas se le indujo un cáncer de hígado a través de un compuesto químico cancerígeno, a otro se le suministró hesperidina a una concentración equivalente a la presente en un vaso de zumo de naranja en combinación con este elemento cancerígeno. Según la propia investigadora, a aquellas que habían ingerido el flavonoide presente en cítricos “se les redujo la aparición de nódulos casi a cero, como si no hubieran ingerido el carcinógeno”, por lo que se consiguió revertir el efecto nocivo de esta sustancia.

Según reflejan los resultados de la investigación, la hesperidina era capaz de inducir una reducción de los niveles de metilación sobre las secuencias repetitivas LINE-1 (hasta un 50%) y ALU-M2 (hasta un 32%), lo que da ciertas pistas sobre la utilidad de este flavonoide como herramienta potencial en quimioprevención y quimioterapia.

Aunque aún sería necesario desarrollar ensayos clínicos que determinen hasta qué punto estos resultados son extrapolables a humanos, lo interesante de esta molécula es que, a diferencia de otras sustancias utilizadas hasta la fecha para el mismo propósito, como es el caso de la decitabina, no es sintética ni tóxica ni tiene efectos secundarios.

En la investigación también han participado los científicos Ángeles Alonso Moraga y Jaouad Anter, del Departamento de Genética, y Juana Martín de las Mulas, Yolanda Millán Ruíz y Silvia Guil Luna, del Departamento de Anatomía y Anatomía Patológicas Comparadas.

 

Referencia
Fernández‐Bedmar, Z., Anter, J., Alonso‐Moraga, A., Martín de las Mulas, J., Millán‐Ruiz, Y., & Guil‐Luna, S. (2017). Demethylating and anti‐hepatocarcinogenic potential of hesperidin, a natural polyphenol of Citrus juices. Molecular Carcinogenesis, 56(6), 1653-1662.