Hepatitis virales son una epidemia silenciosa en América

Un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) revela este viernes que las hepatitis virales (B y C) se han convertido en una epidemia silenciosa al arrebatar 125 mil vidas cada año en el continente américano.

Según el escrito, durante el pasado año alrededor de 2,8 millones de personas presentaron la infección crónica por el virus de la hepatitis B y unas 7,2 millones, por la C.

A propósito de la última, tres de cada cuatro enfermos no saben que tienen la infección, la que puede derivar en cirrosis, cáncer hepático e incluso la muerte si no es tratada a tiempo, añade.

Por eso, las hepatitis son una epidemia silenciosa debido a que las personas que las padecen no presentan síntomas hasta que hay daños en el hígado, señaló el jefe de la unidad de VIH, Hepatitis, Tuberculosis e Infecciones de Transmisión Sexual de la OPS, Massimo Ghidinelli.

En tal sentido, con este informe empezamos a visibilizar la situación de la región y aportamos una herramienta para que los países puedan tomar decisiones, sobre todo hoy que existen intervenciones para la prevención de la B y la cura de la C, indicó Ghidinelli.

A decir del documento, en la región, solo 300 mil enfermos reciben tratamiento, es decir, un cuatro por ciento. Además, se estima que cada año cerca de 65 mil personas se infectan con la C.

A pesar de que los nuevos tratamientos disponibles tienen el potencial de curar a cerca del 90 por ciento de los infectados con la C, y de reducir el riesgo de muerte por cáncer de hígado o cirrosis, por su alto costo aún no son accesibles a todos, lamenta la OPS.

Por su parte, la hepatitis B puede transmitirse de madre a hijo en el momento del parto. Sin embargo, la vacunación a todos los recién nacidos garantizaría la prevención en el 95 por ciento de los casos, apunta.

La realidad es que todos los países de la región vacunan a los niños menores de un año contra la hepatitis B, pero el 31 por ciento no lo hace dentro de las primeras 24 horas de nacidos como recomienda la Organización Mundial de la Salud, reconoce la OPS.

En 2015 los ministros de Salud de las Américas acordaron un grupo de medidas para prevenir y controlar la infección por las hepatitis virales, y de esta forma contribuir al propósito mundial de acabar con ese problema de salud para 2030.

 

Referencia
http://www.nacion.com/vivir/medicina/millones-personas-sufren-hepatitis-America_0_1610039079.html